Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn




La innovación, clave para mejorar la calidad asistencial




La modernización de las empresas del sector de la salud y los servicios sociales a través de la aplicación de la tecnología sanitaria puede ayudar a mantener una asistencia de alta calidad. A su vez, el papel de los profesionales sociosanitarios es fundamental en la toma de decisiones sobre la incorporación de la tecnología en su labor diaria. Por eso, hay que seguir innovando para asegurar la calidad, la eficiencia y la sostenibilidad de nuestro sistema de salud y adaptarnos a los cambios demográficos, asistenciales y tecnológicos que se están produciendo :el incremento de la población y su envejecimiento, un nuevo perfil de paciente más informado y más exigente pero también más dispuesto a comprometerse con la salud y la demanda de nuevas prestaciones. Al respecto, las empresas dedicadas al desarrollo de software personalizados trabajan para hacer más eficiente la gestión de los servicios sociosanitarios dentro y fuera del domicilio.

Mantener una asistencia de alta calidad es una necesidad que surge en un sistema sanitario que tiene la finalidad de asegurar la calidad de vida de los pacientes y su seguridad en la atención, y que en los próximos años se enfrenta al progresivo envejecimiento de la población y al aumento de la prevalencia de enfermedades crónicas. En este sentido, una de las áreas clave en la incorporación de la innovación al sistema sanitario es la renovación del parque tecnológico, tal y como se puso de manifiesto en el XX Encuentro del Sector de Tecnología Sanitaria. Los expertos aseguran que es necesario abordar un plan de actualización tecnológica de los equipos instalados en los centros sociosanitarios y planificar la renovación urgente de los más antiguos para garantizar la eficiencia y la calidad de los procedimientos.

El modelo de atención sociosanitaria debe adaptarse, por tanto, a la nueva estructura demográfica, envejecida, crónica y dependiente para garantizar su sostenibilidad. Y es en este punto donde las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) aplicadas a la gestión en salud se convierten en una alternativa válida para la mejora de procesos operativos y de gestión en hospitales y centros de salud, centros residenciales y centros de día y para el sector de ayuda domiciliaria. Los sistemas de software agilizan una serie de operaciones rutinarias, tanto las de apoyo, como puede ser la admisión de pacientes, como las actividades inminentemente médicas (historias clínicas digitales o bancos de estudios de diagnóstico). Como resultado, se obtendrá más tiempo y de mayor calidad para salvaguardar la salud y la atención profesional de los pacientes.

Y para cumplir el objetivo de que los ciudadanos estén más sanos y alcancen unos mayores niveles de bienestar, calidad y esperanza de vida, es necesario innovar más e incorporar estas innovaciones en el sector de la salud y los servicios sociales, como han señalado los expertos durante las III Jornadas de Gestión Sanitaria Sedisa-Valdecilla “18 ideas transformadoras ante el futuro incierto”, que se han celebrando en Santander. La innovación en tecnologías sanitarias tiene un importante potencial para mejorar la productividad y la eficiencia de los sistemas sanitarios, supliendo déficits de personal, mejorando la salud de la población, permitiendo más años de vida productiva y conteniendo los costes sanitarios.  

Por Esther Eugenio



Martes, 16 de Junio 2015

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Viernes, 26 de Agosto 2016 - 11:19 GERAS: software de gestión de centros residenciales