Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn




La negociación del VIII Convenio Colectivo de la Dependencia se encuentra en punto muerto


La negociación del VIII Convenio colectivo estatal de servicios de atención a las personas dependientes y desarrollo de la promoción de la autonomía personal se encuentra en uno de sus momento más complicados. Tras la última reunión de la mesa negociadora, celebrada el viernes 11 de septiembre, la negociación se encuentra en punto muerto: el banco sindical exigía un incremento salarial del 10 % en dos años, mientras que parte del banco patronal reclamaba vincular esta subida salarial a una mejor financiación de las plazas públicas por parte de la Administración. Por su parte, Lares decidió no acudir a la reunión por su disconformidad con la dinámica negociadora “de unos y otros”.



Así las cosas, CCOO anuncia movilizaciones en el sector ante la “pasividad de la patronal”; Aeste, Asade y FED, patronales mayoritarias en la mesa, van a continuar trabajando “en aras de alcanzar un acuerdo justo para trabajadores y empresarios”; Ceaps asegura que “las negociaciones están rotas” y se ha puesto a trabajar “para confeccionar un preacuerdo de Convenio”; y Lares subraya que “no es posible negociar desde posiciones que no admiten alternativas”.
 
Reparto de puestos: Ceaps 5, Lares 2 y de forma mancomunada Aeste, Asade y Fed, con 8 puestos. Mientras, en el banco sindical el reparto es de 7 puestos para CCOO, 7 para UGT y 1 para Ciga, con un porcentaje de representatividad del 0,9 %. 
 
En enero de este año, el banco patronal presentó una plataforma conjunta suscrita por todas las organizaciones que, a día de hoy, está rota. La FED ostenta la presidencia de la mesa negociadora y UGT la secretaría de la misma. 
 
Patronales mayoritarias
Las asociaciones empresariales Aeste, Asade y FED, que ostentan la mayoría en el banco patronal, manifiestan su más firme voluntad de continuar trabajando en la mesa de negociación para alcanzar un acuerdo “que satisfaga los intereses de los trabajadores y de las empresas del sector de atención a la dependencia”.
 
Ante la propuesta de los sindicatos que incluía una subida salarial del 10 % en 2019 y 2020, las patronales pusieron de manifiesto su inviabilidad “teniendo en cuenta que los precios de concierto con las Administraciones Públicas llevan años congelados y que, en la mayoría de los casos, no cubren el coste del servicio”.
 
Durante los últimos cinco años, los salarios de los trabajadores de este sector han sido incrementados de acuerdo con el Índice de Precios al Consumo (IPC), “lo que supone que los trabajadores no han perdido capacidad adquisitiva real. Desde el banco patronal, somos conscientes de que se debe continuar trabajando para que el sector de los mayores adquiera la importancia y el reconocimiento que se merece, teniendo en cuenta que se trata de un nicho de empleo muy importante presente y futuro. Sin embargo, no puede olvidarse que las empresas son las que han estado soportando las continuas cargas que la congelación de precios públicos ha supuesto, sin verse incrementados ni tan siquiera en el IPC y sin tener en cuenta otros gastos adicionales como la mayor exigencia de ratios de personal, la adaptación a nuevas normativas y los impactos derivados de la mayor necesidad de atención sanitaria hacia el colectivo de mayores a los que se prestan los servicios”, explican las patronales.
 
Y añade: “Estamos totalmente abiertos a continuar con la negociación del Convenio colectivo y continuaremos trabajando por encontrar cualquier solución que sea viable y beneficiosa para ambas partes, siendo conscientes de que el trabajador es un elemento clave en un sector en el que la actividad esencial es el cuidado de las personas mayores. Por ello, consideramos nuestro deber conseguir una buena herramienta que pueda dotar de estabilidad al sector y sus relaciones laborales y que, sin duda, no puede ser otra que un convenio estable y consecuente con la realidad actual”.
 
No obstante, y así lo han puesto de manifiesto al banco sindical, “debemos velar por la viabilidad de este sector y, por tanto, de sus empresas, no siendo posible la cesión ante pretensiones que, en la actualidad, podrían considerarse utópicas, a la vista tanto de la situación de nuestro entorno, como de los indicadores macroeconómicos españoles e internacionales”.
 
Aeste, Asade y FED finalizan subrayando la voluntad “de la posición mayoritaria y, por tanto, la única voz autorizada del banco patronal” de continuar negociando con nuevas propuestas, que acerquen las posturas y ofrezcan al sector de atención a la dependencia la estabilidad y seguridad que necesita.
 
Ceaps prepara un preacuerdo de Convenio
La patronal Ceaps ha propuesto trabajar para confeccionar un “preacuerdo de Convenio”, condicionado al correspondiente incremento de las tarifas por parte de las Administraciones Públicas, que permita un aumento de las retribuciones. “Evidentemente, en caso que se opte por la vía de confeccionar un preacuerdo condicionado al incremento de tarifas, éste no puede contemplar el pretendido por los sindicatos en tan solo dos años. Habrá que buscar necesariamente periodos más prolongados para que esa adaptación sea factible y no genere perjuicios ni al sector ni a los usuarios”, señalan desde la patronal. En este sentido, Ceaps lamenta “profundamente que los sindicatos y otras patronales no entiendan que esta herramienta es la única que puede desatascar la negociación".
 
En definitiva, Ceaps entiende, igual que los sindicatos y que el resto de organizaciones empresariales, “que es necesario un avance en las condiciones laborales de los trabajadores del sector de la dependencia, pero discrepa con la parte sindical en el modo de acometer ese objetivo”.
 
A partir de este momento, la intención de la patronal es la de continuar luchando por la dignificación del sector, “pero de forma débil que sea sostenible para los profesionales, para lo cual es imprescindible, por una parte, que la Administración cumpla sus obligaciones económicas y, por otra, que los avances no provoquen perjuicios al sector: usuarios, profesionales y a sus familias”.
 
En su opinión, “el panorama político y económico actual no es el más propicio, pero es cierto que en algún momento deberemos empezar a acometer ese objetivo”.
 
Lares, en desacuerdo  con la dinámica negociadora
Lares decidió no acudir a la reunión como forma de hacer público su desacuerdo con el enfoque de unos y otros: “No es posible negociar desde posiciones que no admiten alternativas y que solamente piensan en resolver las necesidades de una parte”, explica el representante de Lares en dicha mesa de negociación.
 
Y añade: “La actual mesa negociadora evidencia los mismos problemas que presentaba la del VII Convenio Colectivo”. A juicio de Lares, es un error que los agentes sociales actúen desconociendo que más de 10.000 personas mayores son atendidas todos los años en nuestro país en centros residenciales sin ánimo de lucro desde la solidaridad, “ya que el Sistema de Dependencia las ha excluido de atención y carecen de recursos económicos para financiar el coste básico de una plaza privada”.
 
Asimismo, Lares asegura que es un error plantear crecimientos salariales desconociendo que las Administraciones Públicas en España “están discriminando a las personas mayores en relación a las personas que se encuentran en situación de discapacidad y dependencia”. Por último, Lares entiende que tampoco puede negarse “la falta de reconocimiento social que tiene el sector de la dependencia y sus trabajadores, y que ese reconocimiento debe pasar porque los propios actores promuevan un salario justo”.
 
CCOO anuncia movilizaciones
Tras casi un año de negociación, CCOO anuncia movilizaciones en el sector de la dependencia “ante la pasividad de la patronal en la negociación del VIII Convenio colectivo. La patronal, ante la última propuesta presentada por unanimidad por la parte social, ha dado silencio por respuesta. La propuesta de la parte social garantizaba el salario mínimo de convenio de 1.000 euros mensuales, una propuesta que ya había sido consensuada en el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) 2018-2020, entre los agentes sociales (CCOO y UGT) y las asociaciones empresariales (CEOE y CEPIME)”.
 
En opinión de CCOO, durante el último año, “las organizaciones patronales han mostrado una falta de respeto total hacia los trabajadores del sector de la dependencia, enlenteciendo deliberadamente la negociación con excusas y sin propuestas. CCOO ha hecho una propuesta seria de subidas salariales que den cumplimiento a lo acordado con la CEOE: alcanzar un salario mínimo de 1.000 euros mensuales en 14 pagas para el 2021. La patronal no sólo la rechaza, sino que no hace ninguna propuesta”.
 
Por ello, el sindicato condena “esta actitud intolerable e instamos a la patronal a que reconsidere su actitud aceptando la mejora de las condiciones laborales y salariales del personal que cuida a las personas dependientes”.
 
Tal y como explica, se trata de un sector mayoritariamente femenino “con unas condiciones de trabajo penosas, una elevada tasa de enfermedades musculo-esqueléticas y nerviosas, un alto índice de automedicación y unos salarios ínfimos: esta es la realidad del cuarto pilar del bienestar. Se sustenta en las espaldas de sus mujeres trabajadoras”. Y apunta: “La representación empresarial ha dado muestras de una miopía intolerable con un sector donde cada vez más existen dificultades para contratar a profesionales que ejerzan su actividad en este sector; y la patronal no hace nada para revertir esta situación”.
 
Según CCOO, la firma del convenio, con la complicidad de todas las partes, podría significar la reversión de la actual situación, “evitando que las empresas tiren a la baja los conciertos que liciten las distintas Administraciones Públicas, ya que sería una herramienta para garantizar que se cumpla el Convenio y así garantizar unas mínimas condiciones laborales y retributivas. Igualmente, sería una herramienta para exigir a las distintas Administraciones que garanticen la financiación y que cumplan con lo recogido en Ley de Dependencia”.
 
Para CCOO esta situación es intolerable y anuncia movilizaciones, además de adoptar todas aquellas medidas necesarias para revertir esta situación.


Jueves, 17 de Octubre 2019

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.