Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
LinkedIn




La vacunación del adulto, estrategia clave para la promoción del envejecimiento saludable y la sostenibilidad del SNS




La Fundación Edad&Vida ha comparecido ante la Comisión de Salud y Consumo del Parlamento Vasco para exponer los retos sanitarios, económicos y sociales que plantea el envejecimiento de la población y el consecuente incremento de las enfermedades crónicas. Con el objetivo de contener su elevada carga sobre el Sistema Nacional de Salud (SNS), han puesto de manifiesto la necesidad de adoptar estrategias que promuevan el envejecimiento activo y saludable, y preserven la calidad de vida de este colectivo.
 
El envejecimiento de la población es un fenómeno global imparable en las sociedades occidentales. El País Vasco no es ajeno a esa transformación de la pirámide poblacional. Según datos publicados por el Instituto Vasco de Estadística, el 21 % de los vascos tiene más de 65 años. Por ello, “urge tomar medidas encaminadas a dar respuesta a las necesidades y retos que plantea la población envejecida y que éstas contribuyan a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud. Es importante preservar el estado de salud y prevenir las enfermedades de este colectivo porque tendrán un elevado impacto en el consumo de recursos sanitarios”, señala Albert Vergés, director general de la Fundación Edad&Vida.
 
Por ello, desde la Fundación Edad&Vida se recomienda la creación de un calendario de vacunación del adulto que incluya las vacunas que se hayan demostrado coste-efectivas, priorizando si es necesario, grupos poblacionales con determinadas patologías.
 
Además, el envejecimiento de la población repercute a nivel social y económico. "Introducir medidas que mejoren la calidad de vida de las personas mayores, reducirá la dependencia y favorecerá una mayor participación social”, señala Albert Vergés, quien continúa reclamando "una postura activa y consensuada para promover el envejecimiento activo y saludable por parte de autoridades y profesionales sanitarios, organizaciones de personas mayores, asociaciones de pacientes y población general".
 
Durante la Comparecencia ante la Comisión de Salud y Consumo se ha planteado la necesidad de reforzar las medidas de prevención de enfermedades infecciosas entre la población adulta y de edad avanzada, por ser el grupo poblacional más desprotegido y con mayor riesgo a contraer una enfermedad.
 
"En materia de vacunación del adulto queda mucho por hacer", indica el doctor José Luis Cañada Merino, coordinador del grupo de enfermedades infecciosas de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), en Bilbao, y miembro del comité científico de la Fundación IO. "Las amplias coberturas alcanzadas en la vacunación de niños y adolescentes, contrastan con las bajas coberturas de la población adulta que se sitúan entre el 25 y el 50 %, en el mejor de los casos", explica el doctor Cañada.
 
Si bien, en la actualidad, todas las comunidades autónomas tienen y financian sus programas de vacunación en el adulto, básicamente se ciñen a coberturas de refuerzo, gripe y neumococo, dejando al margen una mayor cobertura para la población mayor -cada vez más numerosa y con mayores necesidades sanitarias-, así como el acceso a nuevas vacunas eficaces y recomendadas, como puede ser la del Herpes Zóster. "Mejorar la información en vacunas del adulto, ayudaría a incrementar las actuales coberturas vacunales", señala el doctor.
 
En palabras del Dr. José Luis Cañada, "hay que vacunar al adulto sano para garantizar su envejecimiento saludable, y al adulto con riesgo para preservar su calidad de vida en su situación de cronicidad, evitando nuevas complicaciones derivadas de su patología base. Asimismo, no podemos olvidar que la vacunación es un acto solidario para evitar la transmisión de enfermedades inmunoprevenibles a nuestros familiares y a las personas que nos rodean".
 
Las personas de 65-74 años padecen una media de tres enfermedades crónicas, y a la atención de estas personas se destina el 80 % del gasto sanitario. “Una de las consecuencias de las enfermedades crónicas es que debilitan el sistema inmune, y lo hacen más proclive a padecer nuevas enfermedades concomitantes, agravando también los procesos crónicos preexistentes de cada paciente”, indica el Dr. Cañada.
 
Tras la exposición de los hechos, la Fundación Edad&Vida ha solicitado una mayor apuesta y refuerzo del calendario de vacunación del adulto, incluyendo todas aquellas vacunas recomendadas por su eficacia demostrada. Asimismo, desde la Fundación Edad&Vida se propone "estudiar fórmulas de financiación parcial para las vacunas recomendadas en el calendario de vacunación, con el objetivo de lograr mayores coberturas vacunales y una mejor protección y calidad de vida para las personas mayores. Asimismo, deberíamos trabajar para evitar las desigualdades en el acceso a la prevención y a los programas de salud que se dan entre las diferentes comunidades autónomas".


Jueves, 5 de Mayo 2016

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.