Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
LinkedIn




Las nuevas tecnologías contribuyen al mantenimiento de la salud física y mental de la persona mayor


El sector de atención a la dependencia se enfrenta a grandes retos de futuro, sobre todo teniendo en cuenta el envejecimiento de la población, puesto que en 2030 el 30 % de la población española tendrá más de 65 años. Además, asistimos a la aparición de un nuevo grupo de personas mayores más heterogéneo, autónomo, independiente y de diversos estratos económicos. Para todos ellos, las nuevas tecnologías juegan un papel clave para su salud.



Las nuevas tecnologías contribuyen al mantenimiento de la salud física y mental de la persona mayor
Por eso, el I Congreso Economía Plateada, que se celebra los próximos 17 y 18 de marzo en el Palacio de Congresos de Mérida, analizará cómo las TIC pueden contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas mayores en todas las etapas de la vida, fomentando un envejecimiento activo y saludable, que dé la oportunidad a las personas mayores de permanecer en el mercado laboral, seguir ejerciendo un papel activo en la sociedad y vivir una vida lo más saludable y satisfactoria posible, incluso en situaciones de dependencia.
 
“Las nuevas tecnologías en el campo de la salud nos abren un abanico de posibilidades, alargando el brazo de las personas y entidades responsables del cuidado (aseguradoras, sanidad pública y privada, servicios sociosanitarios, empresas, compañías de seguros, etc.) y de las personas objeto de los cuidados”, explica Juan Carlos Santamaría, director de Comunicación y Desarrollo de Negocio de Inithealth (Grupo Init) y miembro del Comité Científico del I Congreso Economía Plateada.
 
Además, este experto asegura que nos encontramos ante una especialización de la oferta en la que las aseguradoras han empezado a incluir los hábitos de vida saludables en la lógica de su negocio, creando nuevos productos. Un ejemplo es Inithealth, una plataforma de servicios modulares desarrollada por Grupo Init, que permite generar soluciones y planes de salud personalizados en diferentes ámbitos: sanitario, sociosanitario, modelo empresa saludable, etc. En concreto, para el sector asegurador la solución digital Salud es ganar permite incluir los hábitos de vida de los asegurados en la lógica del negocio de las aseguradoras.
 
Beneficios en la salud
Las nuevas tecnologías implican mejoras en la salud física y psíquica de la persona mayor. En cuanto a las ventajas psicológicas, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) señala que “la tecnología puede utilizarse para unir a las personas y contribuir de esta forma a reducir la marginación, la soledad y la separación entre las edades. Por consiguiente, habría que adoptar medidas para permitir el acceso, la participación y la adaptación a los cambios tecnológicos de las personas de edad”. Aportando así a la persona mayor sensación de seguridad, autonomía y comunicación con el mundo.
 
Respecto a los efectos positivos relacionados con la atención de las personas mayores, Juan Carlos Santamaría subraya el papel clave de las tecnologías en la detección precoz del deterioro cognitivo ayudando en la gestión de esa situación de dependencia y ralentizando el deterioro cognitivo, por ejemplo, con juegos y programas para entrenar y ejercitar la memoria.
 
Cuestión de accesibilidad
Según el Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas (Ceapat), las necesidades de atención social y sanitaria de las personas mayores, dependientes o con enfermedades crónicas han cambiado a lo largo de los últimos años y, por tanto, no podemos seguir actuando de la misma forma si queremos responder a sus demandas con garantías de independencia, seguridad y eficiencia. 
 
El Ceapat afirma que estamos viviendo una auténtica revolución digital. Las redes IP y la tecnología móvil permiten conectar toda la vivienda con una amplia gama de dispositivos, así como ofrecer servicios que, hasta hace unos años, eran una utopía, como la telemonitorización a domicilio o en centros asistenciales de las patologías crónicas más habituales, la telerrehabilitación, la teleasistencia para personas sordas o con problemas de comunicación e, incluso, la geolocalización de personas con demencia gracias a la teleasistencia móvil.
 
 “Todos tenemos la responsabilidad de hacer que cada día la tecnología sea más amigable, si de verdad queremos mejorar el engagement de los mayores”, concluye Santamaría.
 


Jueves, 13 de Febrero 2020

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.