Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Las posibilidades de la neurorrehabilitación en pacientes crónicos dependientes




El ictus, el alzhéimer, la esclerosis múltiple, el párkinson y el ELA, entre otras, son enfermedades crónicas que suelen provocar un grado importante de discapacidad y dependencia en las personas que las padecen. La pérdida de movilidad en las extremidades, los trastornos del lenguaje, la pérdida de visión y daños cognitivos y neuropsicológicos son las principales alteraciones que acaban afectando en el día a día y que equipos profesionales multidisciplinares tratan de prevenir a través de la neurorrehabilitación.

La dependencia por enfermedad neurológica crónica es cada vez más frecuente en nuestro país. Según el informe Las enfermedades neurológicas crónicas en España presentado por la Sociedad Española de Neurología (SEN), se estima que hay más de 1,6 millones de personas dependientes que padece una enfermedad neurológica crónica. El ictus es la dolencia que provoca más casos de discapacidad, de hecho supone casi el 9 % del total de los casos, pero también existen otras con alta prevalencia e impacto como las demencias, principalmente el alzhéimer; la esclerosis múltiple; los trastornos de movimiento, como el párkinson; la epilepsia o las enfermedades neuromusculares, como el ELA, la distrofia o la miastenia. Y, a medida que aumenta la edad de los pacientes, hay mayor implicación de las enfermedades neurológicas en su discapacidad. Los expertos aseguran que, a partir de los 80 años, las enfermedades neurológicas suponen más del 50 % de los casos de discapacidad.

Además de la importante repercusión para la calidad de vida de las personas, las enfermedades neurológicas son uno de los grupos de enfermedades más costosos. Los últimos estudios han estimado que el coste sanitario de las enfermedades neurológicas en España asciende a más de 10.865 millones de euros; a lo que habría que añadir otros costes no sanitarios que se han calculado como ocho veces superiores a los sanitarios. 

El aumento de la esperanza de vida en España hace muy previsible el incremento de la frecuencia de estas enfermedades, fundamentalmente de las neurodegenerativas y del ictus. Por esa razón, los últimos estudios apuntan que, en 2020, en España se necesitarían 28.000 millones de euros adicionales a los 50.000 millones que se destinaron en 2011 a la gestión de crónicos para poder hacer frente a las prestaciones sanitarias públicas necesarias.  

Estos datos dejan entrever la necesidad, presente y futura, de una mayor implicación por parte de la Administración, en colaboración con los profesionales sanitarios y sociosanitarios, con el fin de fomentar aquellas iniciativas que controlen y reviertan, en la medida de lo posible, las complicaciones que las enfermedades neurológicas pueden generar, así como la afrenta que supone su coste para la sostenibilidad del sistema de salud. 

Por Carmen Moreno



Jueves, 19 de Febrero 2015

Nota




En la misma sección...
< >

Lunes, 29 de Julio 2019 - 11:26 Innovaciones en el abordaje del dolor crónico

Jueves, 6 de Junio 2019 - 14:06 Abordaje europeo de la fragilidad