Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




“Llevar tantos años activo en el sector sociosanitario es una ventaja”


Eduardo Rodríguez Rovira es Premio SENDA Profesional del Sector 2018 por su larga trayectoria en el sector sociosanitario fomentando el envejecimiento activo. Profesional incansable que se mantiene activo, actualmente es presidente del Consejo Asesor de la Fundación Edad&Vida, entidad que presidió de 2014 a 2017, desde donde promueve el envejecimiento activo y la calidad de vida de las personas mayores, a través de proyectos de investigación, jornadas, encuentros, etc.



Eduardo Rodríguez Rovira
Presidente del Consejo Asesor de la Fundación Edad&Vida
Premio SENDA Profesional del Sector 2018


Como presidente del Consejo Asesor de la Fundación Edad&Vida, ¿cuáles son sus principales competencias?
Siempre es un placer poder ayudar a la Fundación Edad&Vida. Además, llevar tantos años activo en el sector sociosanitario es una ventaja. Actualmente, mi labor es estar cuando se me necesita y dar consejo. 
 
¿Qué objetivos persigue la Fundación? 
La Fundación Edad&Vida trabaja para la mejora, promoción e innovación de la calidad de vida de las personas mayores y de aquellas que van a serlo, y quiere contribuir con sus actividades a la reflexión sobre aquellos temas en los que pueden proponerse acciones que mejoren el bienestar de este colectivo. 

Impulsada por un grupo de empresas de diferentes sectores económicos y con miembros colaboradores del mundo académico y de asociaciones de personas mayores, la Fundación es el punto de encuentro en el que convergen los intereses de estos diferentes actores. Al mismo tiempo, tenemos la clara vocación de colaborar con las Administraciones Públicas para dar una respuesta eficaz a los retos económicos y sociales derivados del cambio demográfico y el progresivo envejecimiento de la población.

Por eso, nos hemos marcado unos objetivos muy claros: favorecer un envejecimiento activo, defender el buen trato a las personas mayores, que estas dispongan de la capacidad económica suficiente para cubrir sus necesidades y llevar a cabo sus proyectos e impulsar una atención integral e integrada adecuada a sus necesidades sociales, emocionales y de salud, incluyendo un final de vida digno y en paz. Objetivos por los que trabajamos en constante diálogo con los agentes implicados en el entorno de las personas mayores.

¿En qué proyectos están trabajando?
Ahora mismo estamos inmersos en los próximos Premios Edad&Vida Higinio Raventós, que se centran en cómo fomentar el ahorro entre los millennials y otro proyecto sobre rentas vitalicias que presentaremos después del verano. Además, estamos haciendo unas mesas técnicas sobre la atención sanitaria y la asistencia farmacéutica en centros residenciales y sociosanitarios muy interesantes, y de las que tendremos las conclusiones listas este próximo otoño, con el objetivo de presentarlas a finales de año.

La nueva ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón, ha anunciado que quiere poner la Ley de Dependencia “plenamente en vigor” en los términos de 2006. ¿Qué implicaciones puede tener para el sector sociosanitario?
La aprobación en diciembre de 2006 por unanimidad de los partidos políticos de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en situación de Dependencia (LAPAD) fue acogida con enorme satisfacción por la población española (Barómetro del CIS de mayo 2007), población que ya había manifestado que era su más importante necesidad (CIS noviembre 2004). Se trata de una gran conquista social, que ha sido denominada el cuarto pilar del Estado de bienestar.

Aunque según la propia Ley el Sistema de Dependencia debería haber estado en pleno funcionamiento en 2015, la implantación del Grado I se retrasó como consecuencia de la crisis económica. Hoy el Sistema está ya implantado, aunque con importantes limitaciones. 
Poner en pleno funcionamiento la Ley de Dependencia implica hacer una revisión previa de la misma. Hemos visto cómo miles de españoles se quedaban sin su prometida prestación económica.

Hay que volver a estudiar muy bien su financiación y funcionamiento para que llegue a todas las personas a las que debe llegar. 

¿Qué propone para agilizar el desarrollo de la Ley de Dependencia y mejorar su aplicación? 
Para agilizar el desarrollo de la Ley de Dependencia es importante que todos vayamos a una y ser rea–listas con el momento actual que vivimos. El actual Gobierno pretende relanzarla, pero para eso hay que trabajar para conseguir la financiación adecuada para que todas las personas reciban su prestación y no volver a dejar fuera o llegar tarde para muchos.

El consenso es total sobre que hay que reforzar la financiación del Sistema. No es necesario llegar al 3,5 % de participación el PIB de Holanda o Suiza, pero a medio plazo se debería aspirar como mínimo al 1,65 % del PIB, que era la media de la UE en 2006. Aumentaría la calidad de los servicios y prestaciones, los salarios del sector podrían ser más dignos y las tarifas propias de un país con el desarrollo económico de España.
Poner en pleno funcionamiento la Ley de Dependencia implica hacer una revisión de la misma. Hay que volver a estudiar su financiación y funcionamiento para que llegue a todas las personas 

En cuanto a la coordinación sociosanitaria, ¿qué pasos habría que seguir para que se convierta en una realidad?
Para que se convierta en una realidad, lo más importante es que haya voluntad política al más alto nivel. Para el King’s Fund no se puede abordar seriamente la coordinación sociosanitaria sin el establecimiento de un único presupuesto sanidad/dependencia, bajo la gestión de una única autoridad. La mayoría de los expertos coinciden en esta apreciación.

Para conseguirlo, habría que tomar la decisión de testar el modelo en una comunidad concreta, en la que se aplicarían las conclusiones y recomendaciones que se deducen de los estudios a los que tantos expertos han dedicado su tiempo, así como las buenas prácticas que se han realizado a nivel muy local.

Y para ello se debería crear un equipo director multidisciplinar de coordinación que compartiera, liderara y supiera trasmitir una visión que arrastrara a los profesionales. Después, la planificación de las diferentes fases del proyecto, con el establecimiento de un presupuesto único; los trabajos preliminares indispensables, como armonización de zonas sanitarias y sociales; la coordinación con la actividad privada sanitaria y de dependencia; organigramas; equipos multidisciplinares y su imprescindible formación; puesta en marcha de los medios electrónicos necesarios, por ejemplo la historia clínica y social compartida; protocolos de admisión, derivación, alta y seguimiento de pacientes; la figura del gestor de casos, etc. Es decir, planificar y testar todas las medidas propuestas por los análisis, estudios y las buenas prácticas conocidas. Y, por supuesto, la evaluación de los resultados.

Naturalmente, no sería un proyecto a corto plazo, porque exigiría una excelente planificación. Pero no veo otra forma eficaz de resolver un asunto trascendental para nuestro sistema de salud y el social como es la necesaria coordinación sociosanitaria que, presumiblemente, significa una mejora de calidad de vida para las personas y quizás un importante ahorro. Si estos beneficios aparecieran en el proyecto, las autonomías harían cola para clonar la iniciativa.

La ministra también ha asegurado que va a trabajar para universalizar la sanidad y para eliminar el copago farmacéutico. ¿Qué opina al respecto?
Universalizar la sanidad para todos los españoles es algo que viene en la Constitución. Pero creo que ampliarla a todo el mundo que quiera venir a vivir a España es muy peligroso y pondría en riesgo la universalización para los españoles, porque no habría financiación suficiente. Existe un fuerte déficit en sanidad y el efecto llamada de nuestra buena sanidad es muy fuerte.

Premio SENDA Profesional del Sector 2018

Ha sido un honor y quiero agradecérselo al Grupo SENDA y al jurado de los premios. Los asistentes pudieron darse cuenta de que fue una verdadera sorpresa para mí, hasta tal punto que con lo que me gusta hablar en público me quedé sin palabras.

Se trata de un premio que responde a una extensísima carrera profesional, ejemplo de mayor activo que continua inmerso en proyectos. Desde que empecé a interesarme en cosas de las personas mayores, según lo iba siendo yo, me convertí en ferviente partidario de lo que significa el envejecimiento activo. Y siendo dirigente de organizaciones de personas de edad tenía que confirmar con la práctica lo que yo defendía de pensamiento y palabra. Además, creo que es la mejor forma de disfrutar el privilegio de alcanzar una edad madura.


Miércoles, 29 de Agosto 2018

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.