Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




"Lo que se invierte en prevención hace más sostenible el sistema sociosanitario"




Así lo cree la consejera de Bienestar Social de la Junta de Castilla-La Mancha, Aurelia Sánchez, en clara alusión a la apuesta de su ejecutivo por las medidas preventivas que fomentan el envejecimiento activo y saludable, como uno de los pilares esenciales del modelo de atención desarrollado en su región. Afirmaciones que realizó durante el II Encuentro Sociosanitario SENDA AESTE, celebrado ayer en la Cámara de Comercio de Madrid, centrado en esta ocasión en conocer y analizar la situación del sector en Castilla-La Mancha. Sánchez reconoció que estos foros son “muy importantes porque suponen un punto de encuentro en el que poder construir bienestar, construir entre todos un futuro mejor para los mayores”.

La presidenta del Grupo SENDA, Matilde Pelegrí recordó a los profesionales reunidos en este acto que el objetivo de esta iniciativa no es otro que “servir de punto de encuentro entre la Administración y el sector sociosanitario”, en el que poner sobre la mesa las inquietudes sobre cómo afrontar el futuro a corto plazo para poder ofrecer las soluciones más efectivas para responder a las necesidades de una sociedad en continuo cambio. Idea compartida por la directora General de Eulen Sociosanitario y Vicepresidenta I de Aeste, Natalia Roldán.

La consejera castellano-manchega, tras trazar un perfil general sobre las bondades de su Comunidad Autónoma  e invitar a todos a conocer una tierra “inmensa, con espíritu innovador, que para crecer también busca tener la mirada desde fuera”, reconoció que estamos en un momento “complejo desde un punto de vista social y político, y también desde el punto de vista de la atención a los mayores”, con un Sistema de Atención a la Dependencia que es “eminentemente joven, que le ha dado la vuelta a los cuidados de larga duración”. Un Sistema clave a nivel nacional, a la hora de hablar del Estado de Bienestar y de los derechos de la ciudadanía, y también “clave en nuestra región, donde consideramos que es prioritario y que hay que plantearlo claro y bien”. Y pasos importantes se han dado, reconoció la consejera. Como el hecho de que, por ejemplo la consejería de Bienestar Social sea independiente de la cartera de Sanidad, a la que perteneció durante muchos años.

“Llevamos unos años trabajando en un modelo de atención que queremos sea especializado, sólido y claro”, afirmó Sánchez. Un modelo que debe responder a las peculiaridades demográficas de Castilla-La Mancha. “Tenemos un componente de ruralidad, de comunidades vaciadas muy importante y una tasa de envejecimiento también relevante”, señaló Sánchez especificando que el 18 % de la población de su región, “es decir, 380.000 personas”, superan los 65 años de edad. “Cifras que irán incrementándose en el futuro significativamente”, aunque la responsable de Bienestar Social reconoce que cuando se habla de envejecimiento activo y de incremento de la esperanza de vida en nuestro país ella es positiva, ya que “el aumento de la esperanza de vida está íntimamente relacionado con el desarrollo del Estado de Bienestar en España. Un Estado que ampara los derechos a la ciudadanía en sanidad, educación, pensiones, servicios sociales y en dependencia”.

La consejera analizó los datos oficiales publicados por el Imserso y la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales del Sistema de Atención  a la Dependencia y el modelo de atención a los mayores en Castilla-La Mancha. Un trabajo que parece dar sus frutos, a tenor de los últimos datos oficiales recogidos por el Observatorio Estatal para la Dependencia, por la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales y del propio Imserso, que atestiguan que la región ha revertido los datos de dependencia pasando de situarse en la cola a nivel nacional a los primeros puestos en España. Una situación que Sánchez reconoce que es mérito de instituciones, administraciones y de los profesionales y las empresas que han creído en la inversión social, considerándola como una inversión que tiene retornos muy importantes a nivel económico y en la creación de empleo.  Por tanto, ha de considerarse la prioridad del sistema en un doble sentido: por un lado en la atención a las necesidades de la ciudadanía más vulnerable y, por otro lado, en la inversión que requiere esa atención “y que es generadora de riqueza, de empleo en los núcleos en los que se implanta. Por eso implantar el sistema es una obligación y es una oportunidad”.

 
Modelo de atención en Castilla-La Mancha
La consejera de Bienestar Social aseguró que el modelo de atención a los mayores es un “modelo claro y  permeable que nos permite ir mejorando. Es un modelo que a mí me gusta llamar de Bienestar Social”, atento a las nuevas necesidades que surjan en la población. “Hay nuevos riesgos a los que hay que hacer frente y a los que hay que responder, como los nuevos modelos de familia, los retos que plantea el envejecimiento, los cambios que genera la incorporación de la mujer al mercado laboral (cuando tradicionalmente ha sido la cuidadora principal en cuidados de larga duración), etc.”. En este último punto, Sánchez apostó por la coordinación entre las instituciones y el sector privado para complementar la atención y los cuidados de larga duración.

La consejera insistió que, ante todos esos retos, “planteamos un modelo con una doble vertiente: una parte preventiva que es esencial para fomentar el mantenimiento de la autonomía de los ciudadanos, y una segunda parte centrada en la atención a las personas más vulnerables, a las personas con dependencia”. De hecho, dentro del Marco de Envejecimiento Activo, la región trabaja en tres ejes fundamentales: las medidas que fomentan el envejecimiento activo y saludable, las medidas que responden a la prevención en la dependencia, y aquellas que se centran en los derechos y el buen trato.
La intervención preventiva se estructura a través de diversas actividades encaminadas a fomentar un envejecimiento activo y saludable, y es esencial la inversión destinada a estas actividades porque, asegura Sánchez, “no solo ganamos en salud para las personas, también se consigue un sistema más sostenible, porque lo que se invierte en prevención abarata el sistema sanitario”. 

En todos los casos la consejera destacó que en Castilla-La Mancha se trabaja para que el mayor pueda permanecer el mayor tiempo posible en sus domicilios. Para ello la región  cuenta con el Servicio de Promoción de la Autonomía Personal SEPAP-MejoraT,  un servicio público y gratuito de atención  a personas mayores de edad en situación de dependencia que consiste en  terapias de rehabilitación con la finalidad de realizar con mayor autonomía las actividades de la vida diaria.

La promoción del buen trato tiene un objetivo claro: “crear una cultura del buen trato en la sociedad”.

El modelo de atención implantado en Castilla-La Mancha es un modelo “centrado en la persona, que es el que necesita adaptar todos los recursos a la persona y no al contrario. Se trata de un modelo que necesita inversión, presupuesto y profesionalización”. Sánchez también aseguró que este modelo debe ser “transversal porque debe coordinarse con Sanidad (sobre todo al hablar de dependencia), pero también con otros ámbitos porque el objetivo final es construir ciudades abiertas que respondan a las necesidades de la ciudadanía, construir comunidades cada vez más inclusivas”. Y se trata, además, de un modelo transdisciplinar, en el que todos los profesionales complementen su actividad para dar respuesta a las necesidades reales de las personas.

Es un modelo “de cercanía, que necesita el diálogo con dos sectores fundamentales: el Tercer Sector y el sector privado, para poder creer creando sinergias que mejoren la concertación, porque es necesario crear modelos armónicos”.

La consejera también señaló que su ejecutivo cree firmemente en la apuesta por la investigación en este sector, y en ese sentido está trabajando en el Decreto del Observatorio de los Servicios Sociales y la Dependencia, que será un foro de conocimiento, innovación y transferencia, para el que se cuenta con la Universidad, concretamente con las facultades sociales y económicas, para asegurar un modelo de calidad y de efectividad, que busca en último término su sostenibilidad.
 
 

Retos a afrontar en el futuro
El trabajo debe continuar, dijo la consejera, para alcanzar los objetivos propuestos y “tenemos que dar respuesta a necesidades de futuro y otras que ya se plantean”. Así, reconoció que le preocupa, entre otros asuntos, “cómo atender a las personas mayores en las zonas más despobladas y cómo atender a los mayores que están solos”. Atajar la soledad pasa, aseguró, por diseñar proyectos, por invertir “para atender a las personas en su entorno aprovechando los recursos de ese entorno. Hay que ordenar los recursos de proximidad, y aunque el impulso debe partir de la Administración, necesitamos para ello de todos los sectores”.

Del mismo modo, reconoció que el nuevo perfil de mayor que llega a los centros residenciales, con más especificidades, “requiere de una mayor profesionalización de los centros. Y se trata de una demanda que ya no es social, es sanitaria, que necesita de un modelo y un replanteamiento diferente”. La consejera concluyó insistiendo en que “entre todos hemos de construir un mayor bienestar”.
 
El II Encuentro Sociosanitario está organizado por Grupo SENDA y AESTE, y contó con la colaboración de Asispa, El Corte Inglés Empresas y Ucalsa.


 



Jueves, 4 de Abril 2019

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.