Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn




"Los medicamentos genéricos producen un ahorro de alrededor de 1.000 millones de euros al año al SNS"


Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda
Director general de la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG)

Este año se cumplen 20 años de la introducción del primer medicamento genérico en nuestro país. Un momento ideal para poner en valor los beneficios que estos productos aportan a la sociedad y a la economía de nuestro país, y conseguir que España se sitúe en un porcentaje de prescripción similar al de la media europea. Según el director general de la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG), Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda, es necesario que se establezcan medidas que aumenten la penetración de los genéricos, estancada en nuestro país desde hace dos años, con el fin de fortalecer este sector que es Marca España y que está comprometido con el desarrollo, innovación y el empleo, además considera necesario construir una cultura del genérico que permita ser eficiente al Sistema Nacional de Salud (SNS) y que continúe favoreciendo el acceso al medicamento al mayor número posible de pacientes.



Por Carmen Moreno

¿Qué son  los medicamentos genéricos? 

El genérico es un medicamento de igual calidad, eficacia y seguridad que su homólogo de marca, lo único que es más económico porque sale al mercado cuando termina la patente de la marca, y como no tiene que amortizar ninguna inversión, porque ya está hecha, es capaz de dar un precio más bajo. 

 

¿En qué se diferencia un laboratorio de genéricos de los demás?

Hay dos tipos de laboratorios: los laboratorios innovadores y los laboratorios genéricos. Desde el punto de vista industrial, todos somos laboratorios farmacéuticos que desarrollamos medicamentos. La diferencia es que un laboratorio de marca tiene 20 años de patente, de exclusividad. Los 10 primeros años para que pueda investigar y desarrollar todas las fases de investigación y desarrollo que tiene un medicamento y los 10 restantes son para que los pueda comercializar en exclusiva, a un precio cerrado con la Administración, generalmente alto para que pueda amortizar la inversión realizada. Los laboratorios genéricos comienzan a desarrollar el producto una vez acabada la patente, siguiendo el mismo proceso de la industria innovadora, incluso en ocasiones mejorado (después de 20 años se han podido producir muchos avances).

 

¿Cuándo nacen estos medicamentos en España y ante qué necesidades?

El concepto de medicamento genérico se introduce en España legalmente con la Ley 13/1996 de 30 de diciembre y, en el 1997, se empieza a comercializar el primer medicamento genérico, un hipertensivo. Hasta ese momento, los medicamentos, después de haber terminado su patente, seguían vendiéndose en el mercado a un precio alto, lo que suponía un elevado coste para el Sistema Nacional de Salud (SNS). Ante esta situación, las Administraciones sanitarias consideraron la posibilidad de que otros laboratorios fabricaran esos productos a precios más económicos, puesto que no tenían que hacer la inversión en investigación. Las compañías farmacéuticas accedieron a desarrollar medicamentos de igual calidad, eficacia y seguridad que el de referencia y se llegó a un acuerdo de fabricar el producto, al menos, un 40 % más económico, a cambio de que se hiciera promoción del medicamento genérico, para que se aseguraran muchas unidades de mercado, con precios bajos.  

 

Además del precio, ¿qué ventajas tienen?

Un genérico desde el punto de vista del medicamento es igual que el de marca, pero al ser más económico tiene la ventaja de que va a reducir el importe de las facturas de medicamentos del SNS. Eso se llama contribuir a la sostenibilidad del sistema. Actualmente, los medicamentos genéricos producen un ahorro de alrededor de 1.000 millones de euros al año al SNS, cantidad que se puede  dedicar a otras áreas como la financiación de medicamentos innovadores, mejores dotaciones de estructuras en hospitales, etc. 

Por otra parte, el genérico obliga a la marca a bajar el precio si quiere competir. Somos un inductor de la competencia y de la bajada de precios, una vez que se termina la patente. Respetamos la patente, pero entendemos que una vez que ha terminado es el momento de los genéricos. 

Además, aportamos una gran ventaja social, pues gracias al genérico se ha incrementado mucho el acceso de los ciudadanos a los medicamentos de todo tipo.

 

¿Hay todo tipo de medicamentos genéricos?

Por supuesto. En España hay genéricos de todos los medicamentos cuya patente ha terminado. Hay que desechar la idea de que el genérico sólo es para los productos más facilones. Existen medicamentos genéricos para cualquier tipo de tratamiento, patología (aguda o crónica) y ámbito (hospitalario o de farmacia comunitaria). La única clave es esperar a que acabe la patente. Y una vez que termina, de forma automática, la compañía farmacéutica pone a disposición de la sociedad esa versión genérica. 


¿Qué es AESEG?

La Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG) se constituyó en Barcelona el 17 de marzo de 1998 como una organización de ámbito nacional sin ánimo de lucro, para impulsar el conocimiento y uso de los medicamentos genéricos, creando una verdadera cultura de genéricos en el seno de la sociedad española.
 
Actualmente representa el 95 % de los valores de los medicamentos genéricos, es decir agrupa a casi todas las empresas farmacéuticas españolas especializadas en el desarrollo y comercialización de medicamentos genéricos. Se trata compañías tanto nacionales como multinacionales.
 
Además de defender los intereses de sus socios y tener la interlocución con las Administraciones sanitarias, tanto con la central como autonómicas, así como con los colectivos profesionales (médicos y farmacéuticos), trabaja para impulsar una adecuada cultura del genérico.

 

¿Percibís que la población siente que los genéricos son seguros? 

En estos 20 años hemos pasado una travesía en el desierto, porque al principio el genérico era muy desconocido, y también hemos sufrido campañas de desprestigio, pero hemos sido capaces de superarlo y, según los últimos estudios de percepción del genérico, el 85 % de los encuestados confían en estos medicamentos. Y sobre todo son los pacientes crónicos, que son los que están día a día en contacto con los tratamientos, los que más confían. 

Otro aspecto importante para el paciente, que suele pasar desapercibido, es que el medicamento genérico favorece que se cumpla la legislación europea, española y también las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) referente a que la prescripción y receta, para medicamentos fuera de patente, sea por principio activo.  

Nosotros somos defensores del principio activo porque creemos que el paciente identifica perfectamente lo que está tomando. Y el principio activo se relaciona mucho con el medicamento genérico, de hecho, el medicamento genérico tiene nombre de principio activo.

Si produce ahorro, mayor acceso al medicamento y va relacionado con el principio activo, que es lo que recoge la ley y lo que reconoce el medicamento, creemos que es muy importante lo que aporta el medicamento genérico a la sociedad.

 

¿Cuál es la situación actual  en nuestro país?

La realidad de los medicamentos genéricos en España va por detrás de la media Europea. Nuestra penetración en el mercado, después de 20 años, es de un 40 % en unidades, poco  comparado con la media europea. En Europa la penetración de los genéricos actualmente es del 60 %. 

 

¿A qué se debe?

Es verdad que los genéricos entraron más tarde en España que en el resto de Europa, pero también hemos tenido mucho litigio en materia de patente que ha afectado a la penetración. Cuando terminaba la patente la marca intentaba por todos los medios extenderla para que durara más tiempo y los laboratorios genéricos tratábamos salir cuanto antes al mercado. 

También hemos tenido muchas campañas de desprestigio por parte del sector innovador, que generaban incertidumbre poniendo en duda la calidad, eficacia y procedencia de los genéricos. Pero eso se ha demostrado que es una falacia. Además, la que autoriza el medicamento es la Agencia Española de Medicamentos, que trata con la misma rigidez y escrupulosidad un producto genérico como un producto innovador.  Ya hemos demostrado quiénes somos y se confía plenamente en él. 

 

¿Habéis tenido esa promoción que me has comentado que esperabais de la Administración?

Tenemos la idea de que las Administraciones sanitarias nunca apoyaron decididamente al genérico de entrada. Siempre lo vieron como una herramienta muy útil de control de precio, pero no se esforzaron en defendernos. No hubo, ni hay, una ley de promoción que apoyase al genérico. Y es más, con el paso de estos 20 años la promoción ha ido a menos, porque el genérico ha ido cogiendo cuota de mercado, y se han ido relajando, de tal manera que 

hoy en día el genérico está parado. Nos hemos quedado en una penetración del 40 %  ya desde hace dos años y somos incapaces de elevarla.

 

¿Por qué motivo?

Creemos que el medicamento genérico ya no está en el foco de atención. Al principio era una novedad y, luego, con la época de crisis dura, todo el mundo empezó a mirar al genérico como fuente de ahorro, sobre todo las comunidades autónomas porque son las pagadoras. Pero, cuando el efecto de la crisis parece que se ha solventado, el sistema se ha relajado.

Actualmente el genérico no está en la agenda política como estuvo hace años. Quizá el foco de atención ahora está puesto en la financiación de los innovadores, como los tratamientos para la hepatitis C; el gasto hospitalario que está disparado por la financiación de los biosimilares, que son las versiones de los biológicos cuando acaba la patente, o de los medicamentos huérfanos, que son los que se investigan y se desarrollan para enfermedades raras.

Pero tenemos que recuperar esa atención perdida porque la clave no está en que los medicamentos genéricos produzcan ahorro ahora mismo, sino en desarrollar el concepto de genérico porque son útiles a medio y largo plazo. Si el genérico no existe en un futuro la marca no bajará el precio. 


Gracias al genérico se ha incrementado mucho el acceso de los ciudadanos a los medicamentos de todo tipo


¿Qué ha ocurrido con el sector industrial de medicamentos genéricos en estos 20 años? 

Actualmente tenemos un sector muy potente que, además, es un sector Marca España porque de cada 10 genéricos que se consumen en España, siete se fabrican aquí. Esto refleja que somos un sector muy comprometido con el Producto Interior Bruto (PIB) y con el empleo, tenemos trabajando a más de 24.000 personas.

También estamos comprometidos con la producción y con la inversión en innovación y desarrollo. Es verdad que no invertimos en la “I” mayúscula de investigación, pero si en la “i” minúscula de innovación y también en el desarrollo. De hecho, si lanzamos productos al mercado después de 20 años, es lógico que la tecnología haya cambiado mucho, y damos un producto mejorado, eso requiere de inversión y desarrollo. 

Como somos un sector industrial orientado a la producción en unidades, nuestras inversiones se centran en el punto de valor industrial, no invertimos en marketing, invertimos en tejido industrial, y eso nos permite exportar. Hemos incrementado las exportaciones en un 20 % en estos últimos años.

Un sector que el 70 % de su producción se realiza en España, que está comprometido con el empleo, con la innovación y el desarrollo y con las exportaciones es un sector que contribuye netamente al PIB, y eso es algo que las Administraciones sanitarias tienen que potenciar, porque además nos lo han pedido.

No sólo le damos un producto de valor, ahorro y acceso sino que, además, ofrecemos un sector industrial que interesa. Con lo cual habría que apostar por este sector decididamente desde las Administraciones sanitarias, tanto centrales como autonómicas, y apoyar el genérico más de lo que se está haciendo ahora, que no se hace nada. 

 

¿Existe enfrentamiento entre la industria innovadora y de genéricos?

Cada uno tenemos nuestro papel. Somos complementarios. Yo soy un defensor de la industria innovadora. Es un motor de desarrollo. Yo como ciudadano quiero productos innovadores. Ahora bien, también entendemos que cuando termina la patente esos productos ya han amortizado su inversión, es el momento de los genéricos. Porque producimos el mismo medicamento a un precio más económico. La marca intenta vender todo el tiempo posible el producto, y se basa en algo que es la libre competencia, y podemos competir, pero…

 

¿Dónde reside el problema?

En que la Administración a los laboratorios de genéricos nos ofreció entrar en el mercado y hacer negocio, pero no nos está apoyando, ni incentivando el consumo de genéricos, con lo cual no tenemos ninguna ventaja sobre el medicamento de marca, que ya tiene un recorrido y que lleva 10 años posicionado en el mercado cuando aparecemos los genéricos. 

Cualquier consumidor que esté tomando un medicamento durante 10 años y le vaya bien, ¿qué motivación iba a tener para cambiar de marca cuando el genérico es el mismo y está al mismo precio? Al final seguirá comprando el mismo.  Pero es que el acuerdo con la Administración no consistía en eso.

Al principio se incentivaba el genérico. Por ejemplo, si un farmacéutico se lleva un 25 % de margen de venta, si dispensaba el genérico en lugar del de marca era un 30 % e interesaba. Pero eso ha desaparecido.

Antes se daba un incentivo al médico si más del 20 % de sus  prescripciones eran genéricos. Eso es una promoción activa del genérico y se hacía porque al Estado le interesaba que hubiera un sector de genéricos fuerte. Ahora ya se ha descafeinado. Pero estamos muy lejos de la media Europea. Y si no conseguimos potenciar la penetración del genérico, al final, acabará repercutiendo en las arcas del Estado.


Penetración desigual en el territorio Español

La ley se aplica de manera diferente en cada una de las comunidades autónomas, lo que produce que la penetración de los genéricos sea desigual. En este mapa se refleja el porcentaje de penetración de los genéricos en 2016 y el crecimiento o descenso con respecto a 2015. 


Entonces, a la Administración ¿le reclamáis que siga promocionando y que siga apostando por el genérico?

Pero como un sector complementario del sector innovador. Que no se nos vea como competidor, porque estamos en diferentes niveles, ya que ellos están introducidos en el mercado y nosotros no.  

La situación actual impide que se desarrolle un sector saludable de genéricos, que industrialmente se podría desarrollar más, podríamos llegar a medidores a europeos, del 60 %. 

Por ejemplo, en EEUU, la cuota de genéricos es de un 85 %, sin embargo es el país donde más productos innovadores lanzan todos los años. Es lo perfecto. Es un país donde se alimenta la innovación de productos nuevos, pero cuando termina la patente se potencia mucho el medicamento genérico. 

 

¿Qué está sucediendo en el entorno europeo?

La regulación de los medicamentos genéricos es competencia de cada país. En este sentido, algunos países, como Portugal, en el que los medicamentos genéricos se quedaron estancados hace un año, se han puesto en marcha medidas para promocionar el genérico. El Gobierno portugués compensa a los farmacéuticos por la dispensación de genéricos. En Francia, los genéricos también estaban parados y el Gobierno ha resuelto medias de mejora influyendo en el copago. Así si un ciudadano compra medicamentos genéricos se los lleva con el descuento que tenga según su porcentaje de copago, y si desea de marca paga el 100 % del coste y tiene que esperar varios meses a que el estado le devuelva el porcentaje que le corresponda por el copago. Con lo cual, es posible que el paciente prefiera llevarse el genérico, sin tener que esperar a que se le haga un abono a los tres meses. Son medidas que funcionan muy bien.


Nueva app para socios de AESEG

Con el fin de facilitar a sus socios el acceso a los servicios y las noticias relacionadas con el sector, y mejorar la comunicación entre asociación y asociados, AESEG ha creado una nueva aplicación que estará disponible de manera gratuita para teléfonos móviles con sistemas operativos iOS y Android.

La app dispone de módulos específicos para acceder a prestaciones y servicios para los socios, crear y recabar su opinión de mediante encuestas, acceder a las noticias más relevantes del sector y a la agenda de eventos de interés, en los que podrán inscribirse a través del móvil.

La aplicación ofrece además estadísticas actualizadas, documentos, y la interacción con la asociación mediante consultas directas y valoración de cada usuario sobre los documentos publicados. También permitirá a los usuarios ver en el móvil aquellos actos que la patronal emita en directo, y recibir notificaciones que AESEG puede segmentar para grupos concretos, para asociados de forma individual o bien a todos los usuarios, de forma que no se pierdan ninguna información importante y la reciban con inmediatez.



Miércoles, 3 de Mayo 2017

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.