Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn




Los pacientes institucionalizados son los que más pueden beneficiarse de la atención ofrecida por los farmacéuticos de atención primaria


El 24º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (SEFAP) ha destacado la importancia de la labor de los farmacéuticos de atención primaria en los centros sociosanitarios en los que hay pacientes de edades avanzadas institucionalizados.



En la ponencia “Participación del FAP en la Atención farmacéutica en centros sociosanitarios, incluida dentro de la mesa redonda Liderazgo, estrategias y alianzas para la seguridad del paciente, Raquel Prieto Sánchez, farmacéutica de la Gerencia de Atención Primaria de Cantabria y coordinadora del grupo de trabajo de centros sociosanitarios de SEFAP, ha señalado que el perfil del paciente que reside en estos centros “es heterogéneo, pero presenta unas características comunes”: tienen una edad media de 85,7 años, son pacientes polimedicados (toman una media de 12 principios activos diarios) y padecen 9,2 enfermedades crónicas de media.

Todo esto, según la experta, conlleva que tengan una mortalidad un 23,6 % mayor y un alto grado de dependencia, por lo que acuden más a los servicios de urgencias y tienen más ingresos hospitalarios respecto a las personas que viven en su domicilio. “El gasto sanitario per cápita anual supone 6.139 euros, más del doble de los pacientes de referencia”, ha afirmado Prieto, que ha señalado que el hecho de que tengan pautados tratamientos complejos que pueden originarles problemas de seguridad y falta de eficacia (por interacciones, duplicidad, etc.), hace necesario que reciban una atención farmacéutica personalizada.

“Podemos concluir que los pacientes institucionalizados se encuentran entre los que más pueden beneficiarse de la atención farmacéutica centrada en la persona. El farmacéutico de Atención Primaria es el profesional sanitario idóneo y más capacitado para prestar esta atención farmacéutica, ya que además de poder participar en todas las actividades clínicas vinculadas a la cadena terapéutica, en las actividades de gestión del conocimiento y en las actividades de gestión y control de medicamentos, aporta su papel de farmacéutico de enlace entre ámbitos asistenciales y profesionales sanitarios”, ha argumentado.
 
Actividades del FAP en los centros sociosanitarios
Durante su intervención, Raquel Prieto ha explicado que el grupo de Trabajo de Atención Farmacéutica en Centros Sociosanitarios está elaborando un documento de posicionamiento de SEFAP, qué verá la luz próximamente, en relación a la atención farmacéutica que deben recibir las personas que residen en los centros sociosanitarios. En el marco de la elaboración del documento, desde SEFAP se hizo también una encuesta en la que participaron los vocales autonómicos con el fin de poder ver en qué estado se encuentra la atención farmacéutica desde la Atención Primaria en las distintas comunidades autónomas.

Según los datos de la encuesta, en España existen actualmente 381.343 plazas asistenciales repartidas entre 5.700 centros sociosanitarios. El problema, según Prieto, es que ninguna comunidad autónoma realiza la cartera de servicios completa necesaria para llevar a cabo la atención farmacéutica centrada en la persona en centros sociosanitarios; y que en la actualidad no existe un modelo único de atención farmacéutico, uno de los motivos que han llevado a SEFAP a elaborar el documento de posicionamiento.

Dicha atención por parte de los FAP, según ha explicado Prieto, se podría desglosar en tres tipos de actividades. La primera englobaría las actividades de gestión y control de medicamentos y productos sanitarios. La segunda abarcaría las actividades clínicas y asistenciales vinculadas a la cadena terapéutica (indicación, soporte a la prescripción médica, validación farmacéutica, preparación y ayuda en la administración de los medicamentos). “Los farmacéuticos de Atención Primaria tienen acceso a la historia clínica electrónica de los pacientes, paso previo necesario para poder llevar a cabo la revisión farmacoterapéutica individualizada por paciente. Hay 10 comunidades que ya están realizando desde la Atención Primaria la revisión y/o conciliación en estos pacientes”, ha argumentado.

La tercera, por último, sería la referida a las actividades de gestión del conocimiento, tales como resolución de consultas, monitorización de la prescripción o elaboración de documentación clínica. “Ya hay nueve comunidades que tienen editada una Guía farmacoterapéutica para personas de centros sociosanitarios”, ha concluido.

 


Jueves, 31 de Octubre 2019

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.