Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Los sindicatos dan por agotada la mesa negociadora del VII Convenio colectivo estatal de atención a la dependencia




Tal y como ha podido saber BALANCE Sociosanitario, las patronales FED, Lares y Aeste y los sindicatos CCOO y UGT mantuvieron el pasado jueves la última reunión de la mesa negociadora del VII Convenio colectivo estatal de servicios de atención a las personas dependientes y desarrollo de la promoción de la autonomía personal. A pesar de que todos coinciden en señalar la necesidad de desbloquear la situación actual y abrir un nuevo marco de negociación, no lograron acercar posturas. Por este motivo, los sindicatos CCOO y UGT han dado por agotada la mesa negociadora del VII Convenio.
 
El responsable del Área de Negociación Colectiva de CCOO, Luis Álvarez, ha explicado a este periódico que hasta la fecha se han plateado dos alternativas. Por una parte, “firmar el VII Convenio, que sería una continuidad del VI Convenio, incluyendo los acuerdos alcanzamos por conflictos planteados en el SIMA, algunas sentencias judiciales que se han ido produciendo por falta de negociación y los incrementos salariales pactados como consecuencia de la ultraactividad del convenio”. A partir de ahí, “iniciaríamos una nueva negociación con una representación más ajustada a la realidad, tanto sindical como empresarial. Sobre todo porque quien ostenta la mayoría empresarial, actualmente ya no representa al sector”.
 
Por otra parte, Álvarez ha señalado que también “propusimos no tocar el texto del VI convenio, firmarlo para cerrar esta etapa e iniciar, inmediatamente, una nueva negociación”. Teniendo en cuenta la incertidumbre sobre la constitución de una nueva mesa negociadora, “pedidos al banco empresarial que adquiriera el compromiso de tratar de presentar su certificación empresarial para constituir una nueva mesa negociadora. Para ello, les dábamos un plazo de dos meses, hasta el 30 de junio”.
 
Ante el rechazo de ambas propuestas, “declaramos el agotamiento de la mesa negociadora de este VII convenio colectivo y damos por finiquitada la negociación con la actual composición de la mesa negociadora”. El siguiente paso, asegura Álvarez, es emprender un nuevo proceso: constituir una nueva mesa negociadora para empezar a negociar un nuevo Convenio “sin que una patronal ejerza una situación de bloqueo”. “Para eso, primero CCOO y UGT nos tenemos que poner de acuerdo con nuestra representatividad, aunque no vamos a tener ningún problema. Después, tendremos que hablar con todas las asociaciones empresariales que hay actualmente en el sector y que puedan acreditar su representatividad”, añade.
 
En la misma línea, el secretario regional del Sector Autonómico y Sociosanitario de UGT, Luis Manuel Monforte, ha asegurado a este periódico que los sindicatos “han presentado varias alternativas a las patronales, que pasaban por una solución coyuntural para lo que queda de año, pero con la premisa de constituir inmediatamente la mesa negociadora del VIII Convenio con los nuevos actores que han entrado a formar parte del sector. Ante la negativa empresarial, debemos seguir avanzando”.
 
En este sentido, desde CCOO “ya estamos trabajando para constituir una nueva mesa del VII Convenio. Para ello, estamos abriendo la negociación a otras organizaciones que acrediten su actual representación empresarial en el sector. Realidad que ha cambiado sustancialmente desde que, en diciembre de 2014, constituimos la última mesa negociadora”, subraya Álvarez.
 
Hasta entonces, el VI Convenio seguirá en vigor, en una situación de ultraactividad. “En ningún caso, va a existir un vacío legal para los trabajadores. El VI convenio desaparecerá el día en que se firme un nuevo convenio, que queremos tenga una vigencia muy corta. Necesitamos desbloquear la actual negociación y, de una manera más serena y con las actuales propuestas, firmar el VIII Convenio para uno o dos años, y, sobre todo, iniciar otra dinámica diferente a la que hemos tenido en los últimos años”.
 
Por consiguiente, CCOO y UGT convocarán a todas las organizaciones empresariales para ver su predisposición para constituir una nueva mesa negociadora y, si la mayoría de estas asociaciones deciden emprender este camino, “iniciaremos una nueva negociación del VII convenio. Si, por el contrario, la mayoría decide que no, nos quedaríamos con el VI convenio en ultraactividad con incrementos salariares idénticos al IPC real del año anterior y ante cualquier tipo de avance, al carecer de negociación, tendríamos que hacerlo a través de demandas judiciales, SIMA, etc. Todo lo contrario a lo que supone la negociación colectiva”, señala Álvarez.
 
Movilizaciones y judicialización del proceso
Mientras avanza el proceso, los sindicatos se plantean iniciar las movilizaciones. “Hemos hecho algún amago de concentración o manifestación regional. Pero, desde ahora, vamos a coordinar con la Federal ruedas de prensa y concentraciones en las principales empresas del sector en las diferentes comunidades autónomas. Culminaremos con algo más grande en Madrid, junto con CCOO, movilizando a delegados sindicales y trabajadores del sector. Aún no tenemos fecha, pero estamos en conversaciones”, asegura el secretario regional del Sector Autonómico y Sociosanitario de UGT, Luis Manuel Monforte
 
Por otra parte, desde UGT “vamos a iniciar también ronda de contactos con los grupos parlamentarios para visualizar el tema y exponer a todos los partidos políticos una situación que afecta a cerca de 200.000 puestos de trabajo directos. La próxima semana iniciamos los contactos con diputados nacionales del PSOE y seguiremos con los demás grupos políticos”, afirma Monforte.
  
De forma paralela, al dar por agotada la vía de la negociación, desde UGT “nos planteamos acudir a mediación y judicializar el proceso para demostrar la mala fe negociadora de la patronal que tenía la mayoría cuando se constituyó la mesa negociadora, mayoría que a día de hoy no ostenta porque hay otros actores”. A este respecto, Álvarez de CCOO se pregunta: “¿Es legal la mesa negociadora con la actual formación? Sobre todo, teniendo en cuenta que no sabemos si representa a más del 50 % de los trabajadores?”.
 
Banco empresarial
Sin embargo, el secretario general de FED, José Alberto Echevarría, asegura que “la falta de acuerdo se debe a una postura intransigente de los sindicatos. La posición del banco patronal es muy clara, necesitamos un marco jurídico estable en el tiempo que permita a las empresas establecer políticas a corto y medio plazo teniendo en cuenta su estructura de costes. Por tanto, firmar un convenio con una duración de un mes es absurdo y contrario a la seguridad jurídica”. Por el contrario, Echevarría señala que para la patronal firmar un Convenio a dos años sería fácilmente aceptable con el resto de las condiciones ya acordadas, porque permite un marco de seguridad jurídica y una situación de estabilidad.
 
Otra cuestión de fondo, en la que no existe acuerdo es que “los sindicatos pretenden que en nuestras empresas solamente podamos atender a las personas en situación de dependencia, excluyendo la atención a las personas no dependientes. Y si atendiéramos a estas últimas necesitaríamos aplicar otro convenio diferente, el de Acción e Intervención Social, que haría incrementar el gasto de las empresas en un 30 %. De aceptar la propuesta de los sindicatos, la mayoría de nuestras empresas tendrían que aplicar dos convenios colectivos diferentes, con la dificultad y coste sobreañadido”, detalla Echevarría.

Por su parte, el secretario general de Aeste, Jesús Cubero, subraya que tras varios años de negociación sin alcanzar un acuerdo para el nuevo Convenio, “tanto los trabajadores como nuestras empresas merecen un Convenio mejor que el actual. En nuestra lucha por dignificar y mejorar el sector de la dependencia, es hora de contar con ese consenso que permita avanzar y mejorar las condiciones laborales de nuestros empleados. En Aeste, queremos contar con los mejores trabajadores y, por ello, debemos hacer todos un esfuerzo por mejorar las condiciones salariales”.
 
Cubero destaca que “los sindicatos han dado por agotada la capacidad negociadora de la actual mesa y, por ello, en Aeste abriremos un proceso de análisis y estudio de la situación actual para tomar en breve las mejores decisiones para nuestros trabajadores y empresas”.
 
Mientras, el presidente de Lares, Juan Vela, define la actual situación como “insostenible”. “Tendríamos que estar reclamando en el Congreso subidas presupuestarias para la atención a la dependencia, en lugar de invertir el tiempo en reuniones partidistas. La dignificación del sector es la de los salarios y no hemos sido capaces de aprovechar los tiempos”, manifiesta Vela. Por tanto, el presidente de Lares entiende que “es el fracaso de todos, no de una parte. Hay una crisis de confianza en sentido bidireccional. A nosotros nos importan los más vulnerables, a quienes atendemos, y las relaciones laborales en ese sentido”. En este contexto, Vela asegura que “nos da igual a cuántos trabajadores representemos, lo que nos importa es si podemos ayudar a mejorar el sector. Tenemos posiciones distintas en la parte patronal y sindical, pero las posiciones unilaterales no solucionarán los problemas de fondo”.
 
 
 


Lunes, 7 de Mayo 2018

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.