Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Madrid acoge el II Encuentro de Economía Sénior que abordará “un nuevo modelo socioeconómico”


“El envejecimiento es una oportunidad económica. Las personas mayores, tanto por su capacidad productiva como por su capacidad de consumo, son una oportunidad para el mercado laboral y para el crecimiento económico, porque vamos a tener una sociedad caracterizada por una base en la pirámide laboral cada vez más estrecha: entrarán menos jóvenes en el mercado laboral como consecuencia de las bajas natalidades registradas en los últimos años”, ha manifestado Rafael Puyol, presidente de Secot y codirector del II Encuentro de Economía Sénior, organizado por CaixaBank, la Fundación Instituto de Empresa y Senior Economy Forum, que se celebrará en Madrid los días 30 y 31 de octubre.



Madrid acoge el II Encuentro de Economía Sénior que abordará “un nuevo modelo socioeconómico”
El periodista Manuel Campo Vidal ha presentado el encuentro en un acto, donde ha  subrayado la necesidad de “ordenar” qué papel puede también jugar la economía sénior en la lucha contra la despoblación, en un momento en el que ciudades como Ourense, Lugo y Zamora ya tienen más habitantes por encima de 75 años que por debajo de los 25. “La oportunidad existe, pero todavía estamos en una fase un tanto confusa y hace falta mucha clarificación”, ha señalado el también presidente de Next Educación y fundador de Sociedad Civil por el Debate.
 
“Los impuestos, en estos momentos, ya no pueden sostener el modelo socioeconómico diseñado en siglo XX para la última etapa de la vida”, porque “mientras que la esperanza de vida aumenta, la esperanza de tener un trabajo remunerado a largo plazo disminuye”, ha subrayado Benigno Lacort, codirector del II Encuentro de Economía Senior. La Comisión Europea afirma en el informe “The Silver Economy” (2018), que “si se agrupara toda la economía europea de la población mayor de 50 años en un solo país, en 2025 sería la tercera potencia económica del mundo”, ha explicado Lacort precisando que habrá “88 millones de empleos, directos e indirectos, adheridos a este sector”.
 
Economía intergeneracional
La población entre 50 y 86 años “es una potencia económica” y “puede generar esa proporción de PIB que necesitamos para que nuestra economía salga de su actual estancamiento y crezca”, ha afirmado Lacort, en referencia a una economía sénior “no de vejez” sino “intergeneracional”, basada en nuevos modelos de trabajo y de vida. “Por ejemplo, en España tenemos la infraestructura de fibra óptica más capilar de Europa, magníficas empresas tecnológicas y magníficas empresas de servicios, con lo cual se puede innovar y atender a la población en su propia casa”, explicó el directivo de Senior Economy Forum, tras advertir que, dado que nuestro país va a experimentar el reto del envejecimiento antes que los demás, tiene la gran oportunidad de empezar a trazar ya una hoja de ruta con soluciones.
 
En este sentido, el demógrafo Rafael Puyol ha hecho un llamamiento al Gobierno para “legislar a favor del sector”; a las empresas para que establezcan “estrategias” para el mantenimiento del empleo de mayores; a sindicatos para que flexibilicen su postura frente a la jubilación poniendo más en valor el talento sénior y a los ciudadanos, en general, para que asuman que “no es posible la jubilación a los 50 y tantos años”. Quedando en promedio más de 20 años de vida tras la edad de jubilación oficial, hay que cuestionar si realmente las personas quieren pasar abruptamente a un estado de inactividad o no.
 
El ex rector de la madrileña Universidad Complutense ha formulado un llamamiento al “optimismo” para acabar con el halo negativo y peyorativo asociado al envejecimiento. En su opinión, es prioritario “definir estrategias para que los séniors se mantengan más tiempo en la vida laboral”, porque en unos años se producirá un “déficit de jóvenes” y “alguien deberá cubrir la necesidad de población activa”.
 
“El sistema de reparto tiene los días contados, está en peligro de muerte”, ha contestado con rotundidad Rafael Puyol a la pregunta de si están en peligro las pensiones. El veterano demógrafo ha revelado algunos datos del segundo estudio europeo sobre economía sénior que ha dirigido desde el Observatorio de Demografía y Diversidad Generacional de la Fundación IE, una investigación que se dará a conocer a mediados de noviembre.
 
Reflexión y ahorro
“El envejecimiento de la pirámide poblacional es un hecho”, ha señalado Beatriz Dorado, directora del sector Senior de CaixaBank, para pedir que “reflexionemos todos” acerca de “una nueva realidad que requiere cambios sociales, económicos, tecnológicos y financieros”. “Los datos son tremendos: en España la edad media es de 43 años, el 19 % de la población tiene más de 65 años, el 6 % de la población ya es octogenaria y hay más de 16.000 personas que pasan de los 100 años”, subrayó.
 
¿Cómo vamos a sufragar las posibles necesidades derivadas de la dependencia? ¿Y ese proyecto vital en el que estaremos plenamente capacitados para viajar, para disfrutar de la vida? “Debemos y tenemos que anticipar soluciones”, ha dicho la directiva apelando al “ahorro financiero” y en referencia a los productos de CaixaBank que ya buscan soluciones a la pérdida de poder adquisitivo de muchos mayores.
 
Beatriz Dorado ha asegurado que con una vida más larga y mejor es imprescindible buscar alternativas para complementar “los ingresos que nos da la Seguridad Social”, porque la trayectoria profesional de los jubilados determina que haya “diferencias abismales” entre las pensiones, que pueden pasar de 1.800 euros a los 700 euros que cobra el 40 % de los mayores de 65 años.
 
Apelando a la “responsabilidad individual”, Dorado ha indicado que “necesitamos un cambio cultural y de mentalidad respecto al concepto de la propiedad, para generar soluciones alternativas que permitan obtener ingresos a través de bienes propios, como la vivienda en propiedad, dado que el 80 % de los mayores de 65 años tienen casa y la propiedad está libre de cargas en el 90 % de los casos”. La nueva realidad va a exigir mayor capacidad de ahorro. Y siendo conscientes del dilema social que viven muchas personas “con dificultades para llegar a fin de mes”, es esencial tanto una economía de valor añadido, que genere empleo, “como la existencia de productos financieros adaptados que faciliten el ahorro”, ha reconocido Dorado.
 
Sobre la preparación de los directivos para entender esta “revolución” sénior, Carlos Mas, vicepresidente de la Fundación IE, ha admitido que “aún no hay un marco conceptual integrado” para ver que “la economía sénior, aparte de suponer un cambio demográfico y tecnológico, viene acompañada de la oportunidad de desarrollar una economía de alto valor añadido”, que se sustenta en buena medida en la cultura y la creatividad. “No sabemos manejar los recursos dentro de la empresa. Estamos muy atentos a la diversidad de género, que tiene todo el sentido, pero olvidamos que la diversidad generacional es sustancial”, ha añadido. “La clase directiva y la clase política se han de formar en nuevas competencias que les capaciten para generar valor aprovechando el nuevo perfil demográfico, como mercado, y el nuevo paradigma laboral intergeneracional, como fuerza de trabajo”.

Madrid acoge el II Encuentro de Economía Sénior que abordará “un nuevo modelo socioeconómico”


Jueves, 26 de Septiembre 2019

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.