Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Más de 200 profesionales participaron en el VI Foro Sociosanitario de Grupo SENDA, que abordó la ética asistencial




Para prestar unos Servicios Sociales de calidad resulta imprescindible incorporar la ética asistencial al modelo de Atención Integral Centrada en la Persona (AICP). Esta es la premisa sobre la que expertos y profesionales en la materia debatieron en el VI Foro Sociosanitario organizado por Grupo SENDA, en colaboración con la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de Castilla y León, que se celebró el pasado 3 de julio en Valladolid. Más de 200 personas asistieron a esta jornada, patrocinada por Tunstall Televida, que bajo el título Ética y servicios sociales: nuevos retos profundizó en cómo funcionan los comités de ética, qué implica convertirse en un centro libre de sujeciones, la necesidad de elaborar proyectos de vida, la importancia de promover la autonomía personal, la humanización de las nuevas tecnologías y, en definitiva, cómo la ética de los cuidados en los servicios sociales mejora la calidad de vida de las personas mayores, con discapacidad y en situación de dependencia.
 
La presidenta de Grupo SENDA, Matilde Pelegrí, y el gerente de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León, Carlos Raúl de Pablos, fueron los encargados de inaugurar la jornada. “Estamos volcados en dar a conocer todas aquellas iniciativas que mejoran la calidad de vida de las personas mayores, sobre todo de aquellas que son atendidas en centros sociosanitarios. Desde el año 2015 promovemos, con entidades públicas y privadas, jornadas que promueven el buen trato en las personas mayores. Iniciativas en las que está presente, de una u otra forma, la ética. Para resolver conflictos de valores no bastan las buenas intenciones, es necesario un equipo de profesionales formados que sepan actuar con solvencia ante situaciones complejas, que pueden surgir entre los usuarios, sus familiares, los trabajadores y la institución”, aseguró Pelegrí.
 
Atender a las personas debe llevar implícito cuidar también de su dignidad. Por eso, cada vez más servicios sociales cuentan con su propio comité de ética. Sin duda, señaló la presidenta de Grupo SENDA, “su puesta en marcha implica una clara concienciación por parte de los órganos de dirección. Una concienciación que se traslada al conjunto de los profesionales y que refleja, en definitiva, una cultura organizativa acorde con las exigencias de la sociedad”. De ahí la importancia de dar a conocer cuáles son los retos de la ética y cómo se afrontan desde distintas perspectivas profesionales.
 

Por su parte, el gerente de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León subrayó que los Servicios Sociales que atienden a las personas en los momentos más vulnerables de sus vidas, por edad, por discapacidad o por su situación social, tienen que orientar la atención desde un punto de vista ético, garantizando el desarrollo de la persona. “Hay que ayudar a la persona, pero sin suplantarla. Cada uno debe tomar sus decisiones y manifestar su voluntad, deseos y aspiraciones. En la atención que prestamos nos replanteamos si estamos actuando correctamente o podemos orientar la atención de una manera más ética”, expuso Carlos Raúl de Pablos.
 
Desde un punto de vista normativo, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades cuenta con la Ley de Servicios Sociales, el Plan Estratégico de Servicios Sociales, la Ley de Igualdad de Oportunidades para las Personas con Discapacidad, el Plan Estratégico para Personas con Discapacidad, la Estrategia de Envejecimiento Activo… “Y todas estas normas contemplan en su regulación aspectos de carácter ético”, apuntó.
 
“Por ejemplo, hemos creado un comité ético regional en el que los profesionales pueden plantear las dudas que surgen cuando se enfrentan a situaciones que generan conflictos. Este comité no sólo se ha centrado en asesorar a los profesionales o realizar dictámenes, sino que también cumple la labor de formación y divulgación. De hecho, el año pasado se formaron más de 227 profesionales en ética para promover los comités en centros y para divulgar la ética en la atención y cuidado de las personas”, explicó De Pablos.
 
Por otra parte, la Consejería desarrolla actuaciones vinculadas al pilotaje de proyectos innovadores que tienen un fuerte componente ético. Las últimas actuaciones realizadas, que buscan nuevos modelos de atención, incluyen aspectos éticos que permiten que los profesionales “nos replanteemos los criterios de atención”. En este sentido, el gerente de Servicios Sociales repasó algunos de esos proyectos innovadores que inciden en la parte ética:
 
  1. Eliminación de sujeciones. “En cuatro centros propios de personas mayores y con discapacidad estamos desarrollando un proyecto para implantar la atención sin sujeciones físicas y químicas. Durante 18 meses, expertos y profesionales asesoran, forman y examinan cómo eliminar esas sujeciones buscando lo mejor para las personas desde el concepto de la dignidad. La idea es que este pilotaje se extienda al resto de los centros”, destacó.
 
  1. El proyecto A gusto en mi casa aborda nuevas formas de atención a las personas mayores en su domicilio, desde la suficiencia de la atención y garantizando unos cuidados dignos.
 
  1. El modelo En mi casa, que se basa en la atención centrada en la persona en el ámbito residencial, donde se pondera y valora la necesidad de atender las aspiraciones de los residentes y su proyecto de vida. “El centro de la atención residencial debe ser la persona y no la institución”, añadió.
 
  1. El modelo de atención a las personas con discapacidad acordado con el Cermi, que se basa en el empleo, la vida independiente y el ocio inclusivo. Tiene unas profundas raíces éticas para dotar a las personas con discapacidad de los apoyos necesarios para tener una vida independiente, respetando su proyecto de vida.
 
“Somos la única comunidad autónomas que en el catálogo de servicios sociales ha implementado, hace ya cuatro años, una prestación que se llama Apoyo a la elaboración del proyecto de vida. En 2017, se beneficiaron más de 9.000 personas de esta prestación, que pone a la persona en el centro de la atención”, concluyó De Pablos.
 
 
En el próximo número del periódico BALANCE Sociosanitario publicaremos un amplio reportaje con declaraciones de los diferentes ponentes.
 
 
 



Miércoles, 4 de Julio 2018

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.