Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Mejor comunicación para una mayor inclusión


La comunicación puede suponer una barrera importante para las personas con discapacidad intelectual, porque en muchos casos estas personas tienen dificultades en el lenguaje, en la planificación de los pensamientos y la expresión de las ideas que quieren trasmitir, lo que interfiere en sus relaciones sociales y laborales, afectando de forma negativa a su autonomía y calidad de vida. Por tanto, intervenir en este aspecto desde la infancia puede convertirse en una herramienta efectiva para evitar el aislamiento y promover la inclusión y su autonomía. Además, actualmente, existen Sistemas Aumentativos y Alternativos de Comunicación (SAAC) que facilitan la vida de las personas con dificultades en la comunicación.



Por Carmen Moreno

Los humanos somos seres sociales por naturaleza. La comunicación y el lenguaje son vehículos que posibilitan que estemos en contacto con nuestros iguales y favorecen nuestra autonomía. Por tanto, cuando existen interferencias en esta comunicación es frecuente que la persona se sienta aislada e incomprendida en distintos planos de su vida.

Las personas con discapacidad intelectual pueden presentar dificultades en la comunicación y el lenguaje debido a que el desarrollo cognitivo y el lingüístico funcionan de forma recíproca. Para que esto no suponga un límite en la integración social y laboral de estas personas es necesario que se trabaje esta capacidad desde edades tempranas y se les enseñe a utilizar herramientas muy valiosas como los Sistemas Aumentativos y Alternativos de comunicación (SAAC) que les ayudarán a desenvolverse de forma autónoma en su entorno.

Esta disfunción comunicativa es observada habitualmente en las etapas de adquisición y desarrollo del lenguaje, por ello, Iván Amado, logopeda colegiado, especialista en atención temprana y coordinador del Equipo Iria del Centro de Atención Temprana y Tratamientos Psicopedagógicos Iria, entidad miembro de Plena Inclusión Madrid, recomienda que la intervención del logopeda comience desde edades muy tempranas con el fin de “aprovechar la plasticidad cerebral en las primeras etapas del desarrollo, para generar nuevas conexiones que compensen, con las ayudas necesarias, las dificultades presentadas”.

Además, establecer tratamientos específicos cuanto antes “favorece que las personas con dificultades adquieran las herramientas necesarias para poder manejarse con la mayor autonomía posible”, asegura Iván Amado. Y es que, según indica este especialista, las personas con discapacidad intelectual saben perfectamente lo que quieren y precisan pero, a veces, no pueden expresar sus necesidades o sentimientos.
 
Implicación del logopeda
El logopeda es el profesional cualificado para intervenir cuando existen problemas o dificultades en el lenguaje (oral o escrito, tanto en comprensión como en expresión), el habla y la comunicación, pero es importante que se trabaje de manera transdisciplinar, porque la visión de varios profesionales de diferentes ámbitos favorece este desarrollo.

Asimismo, puesto que cada persona es un mundo, Iván Amado considera clave valorar a cada una de forma individual, adaptando la gran variedad de recursos existentes a la necesidad concreta que presente, considerando sus prioridades en el día a día y sus necesidades, así como las de su familia. “Cada persona tiene su realidad, y debemos ajustarnos a ella al máximo. Esto es importante porque todas las personas tenemos puntos débiles y puntos fuertes, y tenemos que utilizar ambos, ya que unos se verán compensados por los otros. No debemos olvidar que también tienen sus inquietudes y en su día a día tienen prioridades, por lo que nosotros, como profesionales, debemos ajustarnos a estas necesidades y, en la medida de lo posible, otorgar herramientas que faciliten esta comunicación y, poco a poco, el desvanecimiento del ruido que la dificulta”, concretó el coordinador del Equipo Iria del Centro de Atención Temprana y Tratamientos Psicopedagógicos Iria.

Por otra parte, además de las terapias específicas, los logopedas puede ofrecer y enseñar a manejar adaptaciones tales como comunicación bimodal, pictogramas, dibujos, comunicadores, lectura fácil, implantes, etc. que son herramientas que abren un mundo de posibilidades a la persona (y al entorno más cercano) que los necesita. 

Todos estos factores propiciarán que la intervención del logopeda en la mejora de la comunicación de las personas con discapacidad intelectual tenga resultados satisfactorios. “A veces no tan rápido como cabría esperar o en relación a las expectativas, pero en la mayoría de los casos, cuando se tiene en cuenta el tratamiento individualizado, los apoyos, etc., la evolución es muy favorable”, comenta Iván Amado. 

Los beneficios de la intervención del logopeda, no solo los encontramos en el plano comunicativo y lingüístico, sino también en el cognitivo y emocional. En este último aspecto, el logopeda asegura que las ventajas son más significativas, ya que “cuando somos capaces de superar las barreras comunicativas, somos conscientes de que tenemos cierta autonomía y control sobre nuestro entorno”.
 
No obstante, este profesional reivindica que aunque hay que preparar y entrenar a las persona con discapacidad para que mejoran sus habilidades comunicativas, “la vida cotidiana tiene que estar preparada mediante prácticas que ayuden a identificar y derribar barreras comunicativas que impidan, en mayor o menor medida, que las personas con discapacidad puedan llevar a cabo acciones cotidianas sin dificultad extra, más allá de las que nos encontraríamos nosotros”.
 
Avances en SAAC
Las personas que no pueden comunicarse utilizando el lenguaje oral, pueden hacerlo de otra forma si se les proporcionan las herramientas adecuadas para ello. Este es precisamente el objetivo que persiguen los Sistemas Aumentativos y Alternativos de la Comunicación (SAAC). Como su nombre indica, estas formas de expresión distintas al lenguaje hablado tienen como objetivo aumentar (aumentativos) y/o compensar (alternativos) las dificultades de comunicación y lenguaje. Por tanto, como explica la psicóloga Sara Blanco, son herramientas que ayudan a las personas con dificultades de habla y lenguaje a comunicarse con las demás.

Blanco concreta que un sistema aumentativo de comunicación tienen como objetivo aumentar la capacidad de comunicación de las personas que presentan dificultades para conseguir una comunicación verbal funcional. En aquellos casos graves en los que la expresión oral no es posible, los SAAC procurarán sustituir esta expresión oral y también la escrita con los denominados sistemas alternativos de comunicación, como pueden ser los signos, ayudas técnicas que se dirigen a sustituir y/o aumentar el habla, etc.



Jueves, 14 de Febrero 2019

Nota




En la misma sección...
< >