Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Nuevas tecnologías que mejoran la calidad de vida de las personas con discapacidad




Las nuevas tecnologías desempeñan un importante papel para reducir las situaciones de dependencia e incrementar la autonomía de las personas con discapacidad. Nuevas tecnologías que mejoran su calidad de vida integral: facilitan la comunicación con el entorno, aumentan las posibilidades de ocio y proporcionan mayores oportunidades para incorporarse al mercado laboral. 

Según el informe Tecnología y Discapacidad, elaborado por Keysight Technologies y la Fundación Adecco, las nuevas tecnologías han mejorado la calidad de vida integral de 6 de cada 10 personas con discapacidad. Este estudio basa sus resultados en una encuesta realizada a 300 personas, entre 20 y 58 años, con diferentes tipos de discapacidad. 

Las siguientes respuestas de algunos de los entrevistados confirman ese dato:

• “Permiten poder comunicarme con personas con mi misma discapacidad desde el otro lado del mundo, intercambiando experiencias y encontrando nuevos recursos”.
• “A través del whatsapp puedo comunicarme de forma escrita e instantánea con mi familia. Antes no podíamos hablar por teléfono por lengua de signos”.
• “Gracias al teléfono, salgo a la calle con menos miedo: si me pasa algo, sólo tengo que dar a un botón y llamar”.
• “Las app del Smartphone me permiten adaptarme mejor al entorno social. Por ejemplo, localizando rutas de ocio adaptado”.
• “Internet me permite tener al alcance de la mano herramientas para sobrellevar mis dificultades. Y todo a través del móvil, sin necesidad de un ordenador”.

Integración laboral
La contratación de personas con discapacidad está registrando un crecimiento imparable. De hecho, en 2014 alcanzó su máximo histórico: 82.977 contratos, un 19 % más que el año anterior, cuando se registró la cifra de 69.648.

Muchos son los factores que han influido en este incremento. Los autores del informe destacan un cambio de mentalidad por parte de las empresas y de las propias personas con discapacidad, ya que las nuevas generaciones se plantean un futuro profesional en el que puedan trabajar, rompiendo la anacrónica tradición que relaciona a la persona con discapacidad con la inactividad y la dependencia.

La revolución tecnológica también ha influido en este incremento de las contrataciones. De hecho, las nuevas tecnologías y adaptaciones tecnológicas permiten a las personas con discapacidad desempeñar puestos de trabajo en los que hace años estaban prácticamente excluidas. Estas adaptaciones mitigan las dificultades derivadas de la movilidad, la audición o la visión reducidas, posibilitando que las personas con discapacidad utilicen su potencial cognitivo en el ámbito laboral.

Algunas de estas adaptaciones son:

• Para personas con discapacidad física: mesas regulables en altura, teclados con cobertores o teclas de gran tamaño que impiden pulsaciones accidentales, ratones virtuales o ergonómicos, etc.
• Para personas con discapacidad visual: pantallas de gran formato, lectores de pantalla, impresoras de braile, magnificadores o lupas aumentativas, etc.
• Para personas con discapacidad auditiva: intérpretes de lengua de signos, emisoras de frecuencia modulada, prótesis auditivas, etc.
• Para personas con discapacidad intelectual la variedad es menor. Si bien en los últimos años han surgido las páginas de lectura fácil o las app basadas en pictogramas intuitivos, la oferta aún es muy residual.


Por Sonia García



Martes, 20 de Octubre 2015

Nota