Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Oferta formativa de las patronales del sector de atención a la dependencia


La Formación Profesional para el Empleo se financia con las aportaciones de empresas y trabajadores en sus cuotas de formación profesional que recauda la Seguridad Social, el presupuesto del Servicio Público de Empleo y la cofinanciación del Fondo Social Europeo. La Fundación Tripartita, constituida por la Administración General del Estado, organizaciones empresariales y sindicatos, es la responsable de gestionar la dotación económica, que se reparte entre las patronales firmantes del VI Convenio Colectivo del sector de atención a la dependencia. A continuación, FED, LARES y AESTE exponen la oferta formativa que ofrecen a los trabajadores para actualizar sus conocimientos y mejorar su capacitación profesional, lo que redunda en una atención de mayor calidad a las personas mayores o dependientes.



Oferta formativa de las patronales del sector de atención  a la dependencia
La Fundación Tripartita asigna los fondos de la Formación Profesional para el Empleo a las patronales del sector firmantes del convenio colectivo en función de su representatividad y, en menor medida, teniendo en cuenta la calidad técnica del proyecto presentado y su adecuación a las necesidades de los trabajadores.

Si bien la Fundación Tripartita aún no ha definido los fondos que se adjudicarán al sector de atención a la dependencia para 2012 ni su distribución, las patronales firmantes del VI Convenio Colectivo (FED, LARES y, por primera vez, AESTE) se esfuerzan por continuar formando a sus trabajadores.
La FED y las empresas a las que representa defienden que para prestar una atención de calidad, los trabajadores deben tener una cualificación profesional adecuada. De esta manera, además de los requerimientos impuestos por la normativa vigente, la patronal subraya que con el fin de incrementar el nivel de excelencia de los servicios prestados, “la Federación adquiere el compromiso de facilitar el acceso a la formación de los trabajadores ocupados y en desempleo del sector de atención a la dependencia”.

Así, la FED se implica en todos los ámbitos de la Formación Profesional para el Empleo, tanto en la Formación de Demanda (Bonificada) como en la Formación de Oferta, dirigida tanto a trabajadores en activo como desempleados. Así como también en determinados ámbitos de formación privada muy especializada diseñada para el sector como, por ejemplo, formación para directivos: cursos superiores de dirección de centros, máster en RRHH, etc.
La formación para trabajadores en activo (continua) es una herramienta fundamental para actualizar y reciclar los conocimientos de los profesionales, así como una garantía de la prestación de unos servicios de calidad. “Los fondos para su desarrollo son aportados desde la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo y se distribuyen entre las diferentes patronales autonómicas en función del peso específico que representan en el ámbito de la dependencia (número de camas, trabajadores, etc...)”, explican desde la FED.

Tras el estudio de necesidades que la Federación elabora para conocer las carencias de las empresas y las demandas de los trabajadores, se diseña el Plan de Formación que se llevará a cabo durante el año. “Dado que los requerimientos normativos del sector son estrictos, gran parte de los fondos de la anterior convocatoria se destinaron al desarrollo de módulos para obtener el Certificado de Profesionalidad, tanto para atender en instituciones sociales como en el domicilio”, afirman desde la FED.

Pero no es la única materia demandada, ya que la formación específica técnica para la adecuación de los distintos profesionales (psicólogos, enfermeros, médicos, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales, gerocultores...) a los puestos que desempeñan también fue ampliamente solicitada. Además de otra formación más generalista (paquetes informáticos, idiomas, prevención de riesgos laborales, etc.), muy necesaria para los profesionales.

Como la financiación que aporta la Fundación Tripartita es limitada y no permite cubrir todas las necesidades de las empresas del sector, éstas hacen cada vez más uso de los fondos de la Formación Bonificada. Tal y como asegura la gerente de Human Overall, consultora responsable de desarrollar e impartir los planes formativos de la FED, Arancha Roca, “la ventaja de trabajar con estos fondos es que permiten hacer planes de formación globales, que abordan las necesidades del trabajador y la empresa desde todos los ámbitos, garantizando su gratuidad. Sin olvidar que el pertenecer a la FED aporta unos los parámetros de calidad y la posibilidad de abordar planes integrales, ya que actualmente es la patronal que más formación desarrolla”.

Si bien esta es la formación tradicional que la patronal ofrece a las empresas y trabajadores que desarrollan o tienen interés en desarrollar su actividad profesional en el sector de atención a la dependencia, la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo ha convocado adicionalmente este año ayudas para la formación de jóvenes desempleados. Se trata del programa orientado a la Recualificación de Jóvenes menores de 30 años.

En octubre de 2011, la FED presentó una solicitud que obtuvo una resolución positiva para desarrollar 40 cursos del Certificado de Profesionalidad de Atención Sociosa-nitaria a Personas Dependientes en Instituciones Sociales, de 450 horas (370 teóricas y 80 prácticas). Se presentaron 1.200 candidatos, de los que fueron seleccionados 600 jóvenes en toda España, 80% desempleados y 20% ocupados, el 100% de baja cualificación. Los cursos se imparten en 11 provincias de seis comunidades autónomas, que cuentan con la implicación de los servicios de empleo provinciales y regionales.

Esta actividad formativa ha generado empleo: más de 80 profesores y más de 50 administrativos han sido dados de alta en el Régimen General de la Seguridad Social (RGSS). Asimismo, la FED cuenta con un equipo de gestión compuesto por 25 profesionales de formación y otro de selección formado por 15 profesionales expertos.

Una vez impartidos los cursos, 88 empresas del sector acogerán en prácticas no laborales a los 600 alumnos, que estarán supervisados por 88 tutores remunerados en las empresas de prácticas.

El reto de futuro para la FED, dentro del área de formación, es seguir ofreciendo una formativa de calidad, “con una orientación más global e integradora para las empresas, es decir, desarrollando planes formativos integrados, en los que prime la satisfacción de la necesidad de cualificar al trabajador, independientemente del área en el que desarrolle su labor, con el fin de seguir contando con los mejores profesionales para prestar un servicio de la máxima calidad”, concluye la gerente de Human Overall.

Asimismo, LARES considera la formación de sus profesionales una prioridad, tanto en la Federación como en las diferentes asociaciones autonómicas que la compone. “La formación de calidad, impartida de manera continua a los diferentes profesionales, redunda en la mejora de los servicios que estos pueden ofrecer y, por tanto, en la calidad de vida de los mayores”, subraya la responsable de Formación y Programas de LARES Federación, Reyes Serrano.
La Federación gestiona el Convenio de Formación, a través del cual se ofrece a los trabajadores de los centros de Lares acciones formativas específicas del sector, dirigidas a diferentes perfiles profesionales. “Como novedad en la convocatoria de este año, entre los alumnos participantes debe haber entre un 20 y un 40 % de desempleados”, explica Serrano.

En cuanto a la Formación Bonificada, esta experta explica que su gestión se realiza desde las asociaciones autonómicas, “directamente o a través de proveedores que se encargan de impartir la acción formativa y de realizar las gestiones necesarias con la Fundación Tripartita para la bonificación de estos cursos. Las asociaciones de Lares trabajan para emplear de manera adecuada el crédito de las residencias y que puedan así impartir formación, utilizando este recurso, a los profesionales que en ellas trabajan”.

Desde la Fundación Lares, se está también llevando a cabo una importante acción de Formación Ocupacional para el empleo en Andalucía, con los contenidos del Certificado de Profesionalidad de Atención Sociosanitaria a Personas Dependientes en Instituciones Sociales.

Además, al igual que la FED, Lares está gestionando los recursos asignados para la ejecución del programa específico de ámbito estatal para la cualificación y mejora de la empleabilidad de jóvenes menores de 30 años. Se trata de una convocatoria que ha sido publicada, con carácter extraordinario, con los presupuestos de 2011.

En cuanto a la distribución de los fondos asignados por la Fundación Tripartita, “una vez que conocemos los recursos económicos que han sido concedidos a la Federación, estos se traducen en acciones formativas, que son repartidas entre las diferentes asociaciones autonómicas de Lares de manera equitativa. Así, el número de acciones formativas asignadas a cada comunidad, depende de los recursos económicos que haya recibido la Federación”, asegura Serrano.

Cuando los fondos han sido repartidos a las diferentes asociaciones autonómicas, la oferta formativa se da a conocer entre los trabajadores de los centros. “Los cursos se diseñan en función de un análisis de necesidades que detecta la Federación, teniendo en cuenta las demandas de las diferentes asociaciones autonómicas de Lares. De esta manera, se elabora un plan de formación cuyo objetivo es dar una respuesta lo más amplia y adaptada posible a las necesidades formativas detectadas”, indica la responsable de Formación y Programas de LARES.
En este momento, y debido a la exigencia de que el 100% de los gerocultores y cuidadores dispongan en el año 2015 de su cualificación profesional, Serrano reconoce que la prioridad formativa “se centra en todas aquellas acciones relacionadas con la obtención de los certificados de profesionalidad, a través del procedimiento de acreditación”.

Por su parte, AESTE tiene previsto facilitar a los trabajadores del sector Formación Bonificada, a través de los diferentes fondos de formación obtenidos, por primera vez este año, como patronal firmante del VI Convenio Colectivo del sector.

“Además, hemos recibido una subvención procedente de fondos de formación de la Comunidad de Madrid y la Xunta de Galicia. Si bien la convocatoria fue aprobada en 2001, es en 2012 cuando estamos ejecutando el presupuesto. Nuestra intención es presentarnos a todas aquellas convocatorias en las que reunamos los requisitos, con el fin de poder abarcar un abanico cada vez más amplio de formación y contribuir con ello a una mayor especialización y profesionalización del sector de atención a la dependencia”, explica la gerente de AESTE, Susana Valladolid.

Por otra parte, AESTE también ha participado en la convocatoria para desempleados menores de 30 años, impartiendo formación y facilitando el acceso a prácticas que, en su gran mayoría, están vinculadas a la obtención del certificado de profesionalidad. En este caso, la patronal ha formado a jóvenes de tres comunidades autónomas: Cataluña, Comunidad de Madrid y Andalucía.

La distribución de los fondos se lleva a cabo mediante repartos equitativos entre los asociados de AESTE, “respetando los porcentajes de desempleados, mujeres y demás colectivos que marquen las diferentes convocatorias”, manifiesta Valladolid.
Los profesionales de AESTE acceden a la formación de la manera más sencilla posible, ya que se procura adaptar los cursos a los horarios y turnos de trabajo. La formación se imparte en sus diferentes modalidades: teleformación, presencial, etc. “No obstante, entendemos que el futuro pasa por intentar que la mayoría de los cursos se impartan, en la medida de lo posible, de forma presencial. Actualmente, existe un amplio abanico de posibilidades, que permite a los trabajadores compatibilizar sus jornadas con la formación ofrecida”, afirma la gerente de la patronal.

AESTE diseña los cursos tras realizar un estudio exhaustivo de las necesidades del sector y de las demandas concretas que expresan los centros y el personal al que van dirigidos. Posteriormente, se seleccionan las acciones formativas que se consideran más interesantes, intentando impartir aquellas que resulten ser de mayor utilidad y despierten el interés de los trabajadores. “Debido a la exigencia del certificado de profesionalidad para todos los profesionales del sector, el hecho de que los cursos puedan ayudar a nuestros trabajadores a conseguir dichos certificados es una cuestión que se tiene muy en cuenta a la hora de seleccionar la formación”, asegura Valladolid.

No obstante, la gerente de AESTE reconoce que “todos los trabajadores han acogido muy bien los cursos propuestos, ya que se han orientado a las necesidades de cada empresa asociada”.


Miércoles, 6 de Junio 2012

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.