Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Otorgar autonomía al paciente potencia la humanización de la asistencia sanitaria


Por Carmen Moreno



El Aula Magna de la Universidad CEU San Pablo ha acogido los días 28 y 29 de noviembre el X Seminario Internacional de Biomedicina, Ética y Derechos Humanos/III Encuentro Ética y Sociedad, un foro multidisciplinar que a lo largo de su recorrido ha dedicado su espacio a conversar, sentir, pensar y que, en 2017, ha querido hablar también de creer. La humanización de la asistencia sanitaria se ha convertido en uno de los temas protagonistas de encuentro, junto con la sostenibilidad del sistema de salud y la reflexión sobre ética y envejecimiento. Y, en el camino hacia la humanización, se ha debatido sobre cómo la mayor autonomía del paciente puede favorecer este trato más personalizo y humano.
 
En la mesa “Análisis crítico y controversia sobre la autonomía del paciente en el siglo XXI”, el doctor Benjamín Herreros, director del Instituto de Ética Clínica, aseguró que el modelo que se aplica actualmente en sanidad ha dejado el paternalismo para emprender la autonomía. El objetivo principal es informar para ayudar al paciente a tomar la mejor decisión posible, pero reconoce que no resulta tan sencillo en la práctica diaria.
 
Según explicó este experto, para que el paciente tenga autonomía en la toma de decisiones, tiene que tener capacidad legal y competencia clínica para ello. Una vez establecidos esos presupuestos, se administra información completa y adecuada para que el paciente ejerza su voluntad y tome aquella opción que considera mejor. No obstante, el doctor Herreros reflexionó sobre qué deben hacer los profesionales sanitarios cuando la decisión tomada por el paciente es claramente perjudicial para su salud. En su opinión la persuasión, que no la manipulación, es una alternativa válida.
 
Por su parte, Sara Bandrés, abogada y doctora por la Universidad Complutense de Madrid en Derecho Sanitario, recomendó a los profesionales sanitario adherirse al principio de precaución, que es un principio bioético, biojurídico, que apela a la virtud profesional y a la responsabilidad en sus acciones, pero aclara que la libertad de decidir la tiene el individuo. “Es el paciente el que debe asumir el riesgo de decidir a qué se enfrenta”, afirmó Bandrés.
 
La dignidad fue otro de los temas que se abordaron en esta mesa, así como la autonomía y muerte digna. También se trató del dilema que suscita la sujeción, en concreto la física, porque como indicó la médico especialista en Medicina Legal, Pilar Pinto, esta inmovilización terapéutica provoca angustia, frustración y miedo al paciente. “Además, ve reducida su dignidad al mínimo”, especificó. Esta especialista concretó cuándo debe utilizarse esta medida quién debe pautarla y quién y cómo llevarla a cabo para que existe un equilibrio entre beneficio del paciente y su autonomía.
 
Podrá encontrar más información el próximo número del periódico Balance Sociosanitario


Jueves, 30 de Noviembre 2017

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.