Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Otra vuelta a la discriminación por edad



José Manuel Ribera Casado
Catedrático Emérito de Geriatría de la Universidad Complutense de Madrid



Otra vuelta a la discriminación por edad
Hace pocas fechas ha tenido lugar la elección de especialidad y de hospital por parte de los médicos recién licenciados que habían superado el examen MIR. Por desgracia, la geriatría, un año más, no aparece entre las primeras opciones elegidas. Más bien figura cerca de la cola entre las especialidades clínicas. No pretendo aquí analizar las causas de este hecho. Las instituciones responsables, sociedades científicas de ámbito estatal y autonómico, Comisión Nacional de la Especialidad y hospitales con docencia acreditada deben reflexionar seriamente sobre este fenómeno y obrar en consecuencia. También quienes nos seguimos sintiendo implicados en esta materia. Yo mismo he escrito recientemente sobre ello. Mi objetivo hoy es muy específico. Se ciñe a intentar exponer algunas de las ventajas que para un médico joven, con ilusión, implicado con los problemas de la sociedad en la que vive y deseoso de de llevar a cabo la labor médica que representa ser geriatra, ofrece la elección de nuestra especialidad.

Cundo hace ya cerca de 40 años decidí cambiar una actividad profesional asumida y confortable, la de internista-profesor titular de patología general, por el reto de entrar en la geriatría, un mundo entonces casi inexistente en el campo asistencial, totalmente vacío de contenidos en el de la investigación y en el de la docencia del pregrado y con una presencia meramente simbólica en la del postgrado, personas bienintencionadas, amigos próximos a mi, se llevaron las manos a la cabeza. Lo menos que me dijeron es que se trataba de una especialidad triste por los pacientes con los que había que convivir y amarga por la muerte próxima de la mayor parte de ellos. Dos argumentos que se siguen escuchando hoy. No es verdad ni lo uno ni lo otro. Los pacientes se mueren como nos morimos todos, pero su supervivencia media se mide en muchos años. En cuanto a la tristeza ocurre justo lo contrario. La sociedad hace poco caso a la población de más edad. La evita y la discrimina abiertamente. También en el mundo sanitario. Por ello, cuando reciben tiempo, atención y cariño, estas personas resultan ser especialmente agradecidas, probablemente en mucha mayor medida que los pacientes más jóvenes.

Junto a ello, ser geriatra representa otros retos maravillosos. Desde el punto de vista clínico obliga a un conocimiento amplio y extenso de la patología médica que, en el viejo, se plantea en términos de complejidad superiores a los del paciente más joven. En paralelo, obliga al profesional a estar mucho más incardinado en la sociedad. Los problemas sociales en la persona mayor van de la mano de los médicos, lo que hace necesario conocer, buscar y ofrecer soluciones conjuntas. Ello determina la necesidad de un trabajo multidisciplinar tremendamente atractivo en el plano humano.

La geriatría sigue siendo una especialidad relativamente joven y, por eso mismo, con multitud de caminos abiertos, todavía apenas explorados. Ocurre en el campo asistencial y en el organizativo, con el desarrollo diario de nuevas formas de gestión y la aparición de simbiosis clínicas enriquecedoras en forma de unidades mixtas de trabajo, cuyo ejemplo más evidente tal vez sea el de la ortogeriatría. El infradesarrollo de la docencia geriátrica en el pregrado de nuestras facultades médicas supone otro reto al que más bien antes que después habrá que dar respuesta desde las administraciones. 

El recorrido para los años próximos en el campo de la investigación gerontogeriátrica resulta apasionante. No es casualidad que el epígrafe envejecimiento aparezca siempre desde hace años entre las áreas de investigación prioritarias enunciadas por las agencias públicas y privadas. Ocurre así en España, pero también en nuestros referentes europeos y americanos habituales. Cuestiones como la fragilidad, la pluripatología, la adherencia terapéutica, el uso más correcto de los fármacos, o el interés al alza por el estudio de determinadas enfermedades típicas de esta edad como los procesos crónicos de cualquier naturaleza o las enfermedades degenerativas del sistema nervioso, con las demencias como ejemplo más evidente, aparezcan siempre en un lugar destacado de cualquier intento de investigación en medicina.

Otro mito que hay que desmontar es el de la eventual falta de salidas profesionales. Existen muchas y habrá más. Incluso en épocas de crisis como la actual, la demanda de geriatras se ha mantenido por encima de la oferta. Es cierto que desde el punto de vista de la retribución económica luchamos en desventaja al compararnos con especialidades más tecnificadas, pero en nuestra profesión no todo es dinero. Mirando hacia adelante el panorama no puede sino ser alentador. En la práctica extrahospitalaria, las posibilidades son múltiples, en ocasiones todavía no exploradas. En los hospitales los organigramas muestran que la mayor parte de las especialidades clínicas –nosotros lo somos- tienen sus cupos repletos, justo lo contrario de lo que ocurre con la geriatría. Cubrir un perfil profesional típicamente geriátrico con especialistas procedentes de otros campos puede hacerse, pero no deja de ser un error conceptual y también en términos de eficiencia.

En resumen, considero que para un número muy importante de jóvenes médicos que deben seleccionar su futura dedicación profesional, la geriatría constituye una opción muy atractiva. Los que ya estamos dentro debemos abandonar toda suerte de complejos e inhibiciones a la hora de defender aquello en lo que creemos y transmitir sensaciones positivas cuando se nos consulta. Hacer ver que el producto que vendemos va a contribuir esencialmente a la realización personal y a la futura felicidad profesional del candidato.


Martes, 5 de Julio 2016

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Lunes, 29 de Julio 2019 - 13:32 Beneficios de la botánica artística