Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn




Pavimentos seguros, que facilitan la higiene y crean espacios acogedores


Con la edad, las capacidades físicas disminuyen y las personas mayores sufren una pérdida de fuerza y una alteración de los mecanismos de coordinación y control, que provocan una merma de la estabilidad corporal y un aumento del riesgo de tropezar, resbalar y caerse. Por ello, es imprescindible diseñar entornos accesibles con un pavimento adecuado para facilitar su movilidad en condiciones de seguridad. Y para los centros sociosanitarios es aún más importante, porque deben prevenir caídas, facilitar la autonomía de los usuarios y trasmitir la sensación de confort. Actualmente, existen en el mercado empresas que ofrecen pavimentos que aúnan seguridad, ergonomía, resistencia y estética. Sin olvidar la higiene y desinfección de los suelos, imprescindible para su correcto mantenimiento y contribuir con el bienestar de los usuarios y trabajadores de los centros.



Pavimentos seguros, que facilitan la higiene y crean espacios acogedores
El suelo o pavimento es el elemento constructivo que más tiempo interactúa con las personas mayores en las residencias y centros de día. Por tanto, su diseño debe aumentar su seguridad y facilitar el desplazamiento de las personas, tanto en el interior como en el exterior del edificio.

“Un pavimento adecuado puede reducir el riesgo de sufrir caídas causadas por suelos deslizantes, con poca fricción o con resaltes entre las baldosas. Además, deben tratar de aumentar la sensación de seguridad en el usuario, mediante un diseño que evite brillos y reflejos”, asegura el director de Hábitat del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), Tomás Zamora. En su opinión, los pavimentos tienen que cumplir una serie de requisitos ergonómicos: uso, dimensiones, construcción y seguridad. “Además, deben suplir las necesidades emocionales del usuario en cuanto a percepción de seguridad, confort y limpieza; y desempeñar su función de orientación y señalización de zonas”, explica Zamora.

Profundizando en los requisitos ergonómicos, nos encontramos con:

1. Recomendaciones de uso. Debe existir una ausencia total de rugosidades distintas de la propia pieza, lo cual implica que el pavimento esté perfectamente colocado y, sobre todo, que se realice un mantenimiento y limpieza adecuados.

2. Requisitos dimensionales. El máximo relieve que se pueda dar en un pavimento sin señalización oportuna para disminuir el riesgo de producir un tropiezo por presencia de relieves o texturas es de 3 milímetros y se recomienda rematar el canto redondeándolo. En cuanto a la anchura de los huecos en el pavimento, ésta no debe superar nunca los 2 centímetros, siendo recomendable no superar los 1,5 centímetros. La dimensión mayor de dichos huecos debe orientarse en el sentido perpendicular a la marcha para no provocar el enclavamiento de las punteras de los bastones y muletas, tacones de zapatos, así como el bloqueo de las sillas de ruedas.

3. Requisitos constructivos. Los materiales de los pavimentos pueden ser varios como, por ejemplo, madera, terrazo, cerámica, hormigón y sus derivados, piedra natural, etc. Pero son sus propiedades mecánicas las que influyen en la percepción de confort, en la fatiga y la seguridad de uso.

4. Requisitos de seguridad. Además de afectar a la seguridad de uso, se relacionan con la ergonomía de los pavimentos. Se deben de tener en cuenta, entre otros, los elementos que se han mencionado en las recomendaciones de uso y requisitos dimensionales:

• Estabilidad. Los pavimentos, una vez colocados, tienen que ser totalmente estables como las baldosas hidráulicas, piedras, etc., evitando tierra suelta, grava, arena y demás. Esta estabilidad debe mantenerse durante toda la vida útil del pavimento.
• Ausencia total de rugosidades distintas de la propia pieza.
• Antideslizamiento. El pavimento debe ser antideslizante, tanto en seco como en mojado, para evitar resbalones y caídas. En este aspecto, el Código Técnico de la Edificación (CTE) es exigible para suelos de edificios o zonas de uso sanitario, docente, comercial, administrativo, aparcamiento y pública concurrencia, excluidas las zonas de uso restringido. Además, se debe evitar la sensación de brillo y reflejo para proporcionar mayor sensación de seguridad en el usuario.

El CTE clasifica los suelos según su capacidad de resbalar en clase 0, 1, 2 y 3 (máxima seguridad). A partir de esta clasificación, tal y como se observa en el siguiente cuadro, se establece que los suelos en función de su localización deben ser:

Fricción. Un nivel de fricción óptimo, tanto en seco como en mojado, es necesario para poder caminar con facilidad y seguridad. Una fricción insuficiente aumenta el riesgo de caídas por resbalón, mientras que una excesiva aumenta el riesgo de caídas por tropiezo.
Bandas antideslizantes y de señalización en escaleras. Se deben usar franjas de señalización en el inicio y el final de la escalera. Las franjas serán de textura y color contrastado y de la misma longitud que el escalón. Además, los peldaños deben tener una banda antideslizante con unas proporciones adecuadas (5 centímetros de anchura y ubicada a 3 centímetros del borde del peldaño).
Amortiguación de impactos. En lugares donde las personas tengan alto riesgo de caída por factores intrínsecos, como pérdida de equilibrio en el gimnasio, es recomendable un pavimento que amortigüe el impacto en caso de que la caída ocurra, siempre cumpliendo también con el resto de requisitos (estabilidad, antideslizamiento, etc).
Percepción de seguridad. Es tan importante que el pavimento sea seguro como que la percepción del usuario sea coherente con las propiedades físicas. Por tanto, se deben evitar brillos, destellos y reflejos. Además, es recomendable utilizar motivos que no produzcan ‘invisibilidad de contaminantes’ tipo agua, humedades, suciedad, objetos que se han caído al suelo, etc.
Mantenimiento de las propiedades funcionales. El pavimento tiene que mantener sus propiedades funcionales relacionadas con la seguridad y el confort durante toda su vida útil, es decir, con el paso del tiempo no pueden aparecer problemas de estabilidad, ruido al caminar debido a micro-deformaciones, etc.
Adecuación cargas electroestáticas. La electricidad estática es producida por la acumulación de cargas eléctricas en un objeto. Esta acumulación es capaz de provocar una descarga eléctrica cuando el objeto cargado se pone en contacto con otro. La acumulación de cargas electrostáticas provoca una serie de efectos nocivos, que perjudican el bienestar de las personas. Por esta razón, se recomienda evaluar la habilidad del suelo para disipar dichas cargas.

Además de lo expuesto, existen pavimentos especiales que, a través del color o la textura, pueden señalizar y transmitir información útil para el desplazamiento y la seguridad de las personas con algún tipo de discapacidad visual. “Estos pavimentos se utilizan para el aviso y la localización de elementos de riesgo como cambios de nivel, rampas y escaleras. En este sentido, los pavimentos táctiles advierten de la dirección a través de la textura y su correcta utilización supone una gran ayuda para las personas con problemas visuales”, concluye el director de Hábitat del IBV.

Tecnología aplicada a los pavimentos
Los avances tecnológicos aplicados a los materiales cerámicos han conseguido nuevas prestaciones y funciones, que se adaptan a las diferentes necesidades y que tratan de aumentar el bienestar de las personas y, sobre todo, de aquellas que se encuentran  en situación de dependencia.
 
El Instituto de Tecnología Cerámica (ITC), con más de 40 años de experiencia, realiza importantes proyectos de I+D+i, cuenta con laboratorios de ensayo y dispone de servicios tecnológicos y de asesoramiento. El Instituto, conocedor de las necesidades en materia de calidad y seguridad de las empresas fabricantes de pavimentos, ofrece un servicio integral dedicado al deslizamiento. En caso de presentarse alguna incidencia, el personal técnico del ITC visita el lugar donde está instalado el pavimento, realiza las medidas oportunas y efectúa el diagnóstico de las causas que hayan producido el problema, ofreciendo el asesoramiento necesario para solucionarlo. 
 
La cerámica y sus prestaciones han evolucionado de manera vertiginosa. “Los esfuerzos realizados en I+D+i, en colaboración con empresas o con otros centros de investigación, han hecho posible que las baldosas puedan integrar células fotovoltaicas para generar energía. Pero, además, pueden integrar sensores que proporcionan funciones domóticas a las piezas cerámicas, como detectar la presencia y permitir la apertura o cierre de puertas, el encendido o apagado de luces, etc. También se han desarrollado esmaltes que recubren las baldosas que, además de ser decorativas, poseen propiedades bactericidas”, expone la responsable del Laboratorio de Producto Acabado, Dori Muñoz. En cuanto a las soluciones arquitectónicas, esta experta afirma que la cerámica de gran formato y altas prestaciones técnicas está atrayendo la atención de prescriptores de materiales de construcción, especialmente para su aplicación en fachadas ventiladas. 
 
Además de las propiedades de estanqueidad, higiene, durabilidad, alta resistencia y otras muchas propias de las baldosas cerámicas, “cabe destacar las nuevas prestaciones que ofrecen en cuanto a antideslizamiento, ya que la seguridad, como la higiene, son cuestiones de primer orden en el ámbito sociosanitario”, comenta Muñoz. 
 
Por otra parte, el ITC colabora en importantes proyectos de investigación. En estos momentos, junto con el Instituto Tecnológico del Calzado (INESCOP), está desarrollando el proyecto europeo Ultragrip, que pretende generar conocimiento sobre los procesos de fricción en las diferentes combinaciones de tipologías de pavimentos, calzados, condiciones de marcha y contaminantes. Su objetivo es disminuir accidentes causados por resbalones, mediante el desarrollo de modelos predictivos y un software que permita simular las distintas combinaciones y optimizar las prestaciones de los pavimentos y del calzado frente al deslizamiento. 
 
Actualmente, existe poca o ninguna información respecto a las interacciones simultáneas que se producen entre pavimento-contaminante-calzado, ya que todos los estudios desarrollados en el pasado se han efectuado sin considerar conjuntamente todos los elementos. “Ultragrip aborda el problema del deslizamiento desde un enfoque global e integra todos los factores que contribuyen al riesgo de sufrir caídas (pavimento-contaminante-calzado-patrón de marcha), incluso los cambios derivados del desgaste progresivo de las superficies. Además de desarrollar herramientas para el diseño de pavimentos y calzados optimizados, este proyecto pretende desarrollar métodos de ensayo que permitan garantizar la durabilidad de las prestaciones antideslizantes de los materiales a lo largo de la vida útil”, subraya el investigador del proyecto Ultragrip en el ITC, Gonzalo Silva. 
 
Este proyecto, que concluirá en septiembre de 2012, cuenta con la colaboración de varias empresas privadas, tanto nacionales como extranjeras, dedicadas a la producción de pavimentos y calzado.
 
El conocimiento de los expertos
El director de Altro para el sur de Europa, Domingo López, destaca tres características que deben tener los suelos de una residencia o centro de día: seguridad, higiene y resistencia. “La seguridad es de vital importancia para este tipo de espacios destinados a los mayores y a las personas que les cuidan y atienden”, insiste. Y la estética no tiene por qué estar reñida con la seguridad: “Desarrollamos soluciones que conjugan seguridad, higiene y resistencia, con un resultado estético que se integra a la perfección con la línea de decoración elegida por los clientes. Ofrecemos diseños tradicionales, modernos y de estilo hogareño para que puedan optar por el que mejor se adapta a sus necesidades y gustos”, continúa López.
 
Por su parte, la directora de Marketing de Gerflor Iberia, Elena Osuna, considera que un suelo de un centro sociosanitario debe ser cálido y agradable en la pisada, seguro, fácil de limpiar y mantener y que dure en el tiempo. Además, el diseño de Gerflor ofrece múltiples posibilidades: “Hay pavimentos seguros con diseños, tanto tradicionales como contemporáneos”.
 
Pavimentos seguros, que facilitan la higiene y crean espacios acogedores

Pavimentos seguros, que facilitan la higiene y crean espacios acogedores
Baño, cocina, espacios comunes... son estancias que requieren suelos especiales. “Se trata de zonas que necesitan pavimentos antideslizantes para evitar caídas con la humedad. Por tanto, la elección del pavimento más adecuado para estos casos debe basarse en tres criterios: seguridad, mantenimiento y resistencia”, manifiesta Osuna.
 
En este sentido, el director de Altro para el sur de Europa subraya que las acciones en I+D “nos permite ofrecer un pavimento apropiado para cada necesidad. Así, los suelos de seguridad ofrecen un sistema impermeable y estanco que les convierte en la solución idónea para salas con humedad, como baños, que impide el desarrollo de bacterias y reduce el riesgo de infecciones de contaminación”. Asimismo, cuenta con una gama de suelos de seguridad dirigida a zonas comunes: pasillos, entradas, consultas médicas, habitaciones de residencias..., que también son resistentes a deslizamientos y cumplen con las condiciones de higiene, durabilidad y comodidad. Y para entornos con grasa y humedad, como cocinas, tiene suelos de seguridad duraderos y resistentes a deslizamientos.

Respecto al mantenimiento, la directora de Marketing de Gerflor Iberia, Elena Osuna, asegura que depende del fabricante: “El nuestro es mínimo, gracias a sus tratamientos de superficie PUR+, Evercare, Protecsol y Sparclean”. Al igual que el de Altro, “gracias a la tecnología Easyclean Maxis PURTM, ahorrando en limpieza y mantenimiento durante su ciclo de vida”, explica el director para el sur de Europa.
 
Con el paso de los años, los suelos más antiguos van perdiendo sus prestaciones y los avances tecnológicos hacen que el mercado ofrezca pavimentos más adecuados al uso para el que están diseñados. Cuando un centro residencial se propone rehabilitar y modernizar el pavimento, lo primero que se planteará será la dificultad y el trastorno que ocasionará en el día a día del centro. “Dado que los pavimentos de seguridad de Altro son continuos, su instalación es idónea en rehabilitaciones. La preparación de la base es mínima y permite instalarse en diferentes superficies, incluso sobre el pavimento cerámico o de mármol existente. Por tanto, es una obra rápida y limpia. Su acabado es perfecto, manteniendo los máximos estándares de seguridad e higiene”, indica Domingo López. En la misma línea, Gerflor cuenta en su gama con pavimentos especialmente adecuados para este sector del mercado que no requieren preparación de la solera y que, por su sistema de instalación, pueden colocarse sin necesidad de parar la actividad del centro. “Se trata de pavimentos autoportantes con una instalación extremadamente sencilla”, asevera Osuna.
 
Dirigido al sector sociosanitario, Altro destaca los siguientes modelos: Stronghold 30/K30, ofrece la máxima seguridad en zonas húmedas o grasas con alta probabilidad de derramamientos (cocinas); Walkway 20/VM20, con excelente durabilidad se instala en gran diversidad de estancias con los máximos estándares de salud y seguridad; Timbersafe II combina los suelos con acabados de imitación a madera, garantizando su atractivo y la resistencia a deslizamientos y Suprema II, ideal para pasillos con una gama de 40 colores. Asimismo, Altro acaba de lanzar al mercado AquariusTM, “el primer suelo antideslizante para uso combinado con calzado y descalzos. Se trata de una auténtica revolución que, conforme al CTE, su nivel de resistencia a deslizamientos recibe la clase 3, ahorra en limpieza y mantenimiento, y es la solución más apropiada para ámbitos sociosanitarios”, indica Domingo López. 
Por su parte, Gerflor ofrece pavimentos homogéneos, heterogéneos, acústicos, lamas y losetas de diseño, lamas y losetas autoportantes, antideslizantes, control estático, uso deportivo y residencial. “Nuestro último lanzamiento ha sido Mipolam Symbioz dentro de la gama de homogéneos, que se diferencia por su composición (75% de materia renovable y 100% de bioplastificantes), por su elevada resistencia (Grupo T de abrasión) y por su tratamiento de superficie Evercare, que lo convierte en el más resistente a las manchas del mercado. Es clase 2 de resbaladicidad”, afirma la directora de Marketing.


Pavimentos seguros, que facilitan la higiene y crean espacios acogedores
 
 
“Las nuevas tecnologías aplicadas a los pavimentos caminan hacia tres objetivos: máximo respeto por el medioambiente, facilitar al máximo la instalación y conseguir pavimentos que duren lo máximo en el tiempo con un mantenimiento mínimo”, añade Osuna.
 
La investigación acerca de los pavimentos antidelizantes de fácil limpieza,  que cumplan siempre con los máximos estándares de seguridad e higiene son otras características que destaca el director de Altro para el sur de Europa. “Por otra parte, las exigencias del mercado hacen que hoy los conceptos de seguridad e higiene estén más patentes en toda obra de arquitectura. Para ello, hemos desarrollado nuevos productos en los que la seguridad e higiene se conjuguen con el diseño para favorecer instalaciones acogedoras, higiénicas y seguras”, concluye Domingo López.   
 
Pero tan importante es escoger el pavimento más idóneo para cada estancia como contar con los mejores procesos de limpieza y desinfección. La higiene es fundamental para el mantenimiento de los suelos y, además, influye en la percepción que los usuarios tienen del centro. De esta manera, Proquimia contribuye a que los residentes se sientan cómodos en un entorno limpio, saludable y seguro. Esta empresa ofrece un servicio integral de soluciones higiénicas específicas para cada uno de los espacios de un centro sociosanitario. Para ello, dispone de productos específicos para la preparación, protección y mantenimiento de todo tipo de suelos, en diferentes formatos, que incluyen sistema tradicional, sistema concentrado y productos Eco, conjuntamente con los equipos de dosificación necesarios. 
 
Por su parte, Sucitesa también ofrece productos y servicios para la higiene profesional, con el fin de mejorar su calidad de vida, salud y bienestar de los residentes y de los trabajadores del centro. 
 


Lunes, 9 de Abril 2012

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Jueves, 5 de Septiembre 2019 - 10:48 Pavimentos y revestimientos en edificios sociosanitarios

Jueves, 20 de Junio 2019 - 09:32 Los ODS en el sector sociosanitario