Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
LinkedIn




“Pymes y autónomos se enfrentan a la falta de liquidez y de recursos financieros para obtener capital circulante”


El abulense Jesús María Terciado es ingeniero técnico agrícola y desarrolla su actividad empresarial como consultor en ingeniería y gestor de estaciones de servicio. Su trayectoria profesional le ha hecho merecedor de ocupar la vicepresidencia de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y la presidencia de la Confederación de Empresarios de Castilla y León (CECALE). Pero su máximo reconocimiento llegó hace ahora un año, en junio de 2010, cuando fue elegido presidente de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME). Desde su experiencia, Terciado apunta a la falta de flexibilidad y a la rigidez de algunos contratos como las principales disfunciones que tiene actualmente el mercado de trabajo. En este escenario, agravado por la crisis económica, “las pymes necesitan recursos financieros para asegurar su supervivencia, así como la mejora de la fiscalidad, desgravaciones que permitan reinvertir beneficios y mecanismos de compensación de impuestos y deudas contraídas por las Administraciones Públicas”, explica Terciado. En esta entrevista, el presidente de Cepyme realiza también un interesante análisis de la situación en la que se encuentra la reforma de la negociación colectiva.



Jesús María Terciado, Presidente de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa CEPYME
Jesús María Terciado, Presidente de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa CEPYME
En junio se cumple un año de su nombramiento. ¿Qué valoración hace de este período?
El balance de estos meses ha sido muy positivo, pese a las enormes dificultades a las que hemos tenido que enfrentarnos derivadas, sobre todo, de la grave crisis económica que estamos viviendo.
Por lo que respecta al funcionamiento de la Confederación, estamos trabajando intensamente en el impulso de Cepyme, la puesta en marcha de nuevos proyectos y una estrategia encaminada a mejorar el conocimiento y la valoración que sobre la Confederación tienen los pequeños y medianos empresarios, los autónomos y el conjunto de la sociedad en general. Para ello, hemos reforzado el equipo humano y estamos estrechando las relaciones con otros sectores representativos de la sociedad, para buscar ámbitos de colaboración que beneficien a nuestras empresas asociadas.

En este apartado, creo que estamos avanzando paulatina pero firmemente. Entre los proyectos más recientes, estamos participando activamente en el desarrollo de la iniciativa Conecta tu Negocio, auspiciada por Google, con el objetivo de facilitar a las pymes y a los autónomos el acceso a Internet a través de la creación de una página web. También estamos trabajando en la creación de un Consejo Asesor para las Pymes, integrado por representantes de pequeñas y medianas empresas destacadas en su sector de actividad.


¿Qué retos se plantea a corto y medio plazo?
Avanzar en el fortalecimiento de Cepyme como organización más representativa de las pymes y consolidar nuestra presencia en todos los ámbitos de interlocución públicos y privados. Además, queremos mejorar nuestros servicios para las pequeñas y medianas empresas y desarrollar otros nuevos, que satisfagan las nuevas demandas y necesidades de las pequeñas y medianas empresas y de los autónomos españoles en áreas como la innovación, la internacionalización, etc. Entre los retos inmediatos a corto plazo está el arranque del Consejo Asesor para las Pymes, ya que creemos que puede ser de gran utilidad como modelo de buenas prácticas para las pymes que ya existen, así como un aliciente para aquellos que están pensando poner en marcha una iniciativa empresarial.

¿Cuáles son las principales preocupaciones de las pequeñas y medianas empresas?
En estos momentos, la preocupación principal de las pequeñas y medianas empresas es conseguir los recursos financieros necesarios para poder seguir funcionando. Y no me refiero a recursos financieros para invertir en mejoras o ampliación del negocio, sino para financiar las actividades cotidianas. Muchas pymes están viendo en riesgo la continuidad de sus negocios por falta de financiación, ya que el acceso al crédito se ha endurecido para estas empresas desde que comenzó la crisis. A ello se añade como agravante el incremento de la morosidad que se ha registrado también en estos años, y que limita aún más los recursos financieros de las empresas de menor dimensión.

¿Qué disfunciones considera que tiene actualmente el mercado de trabajo? ¿Cómo valora la reforma laboral?
Principalmente, la falta de flexibilidad y la rigidez de algunos contratos, como el de formación, el contrato en prácticas o el de tiempo parcial, que los hacen ineficaces en la práctica. La reforma laboral aprobada por el Gobierno no ha servido para solucionar estos problemas y el resultado, como estamos viendo, es que no ha contribuido a mejorar el mercado laboral ni a favorecer la creación de empleo. Creemos que es necesario profundizar en la reforma laboral, facilitando la entrada y la salida del mercado de trabajo, así como extender el contrato de fomento del empleo y simplificar los contratos, adaptándolos al modelo europeo para facilitar a las empresas la creación de empleo.

¿Qué medidas defiende para acabar con el empleo sumergido?
Todo lo que se haga para que aflore la economía sumergida es positivo, porque esta realidad constituye un grave perjuicio para el conjunto de la economía y una competencia desleal para las empresas que cumplen con la legalidad, que son la mayoría. Partiendo de este punto, es primordial analizar la realidad de la situación para adoptar las medidas que sean más eficaces. En este sentido, es preciso valorar aspectos fiscales, además de los cambios laborales que se contemplan en la norma aprobada recientemente por el Gobierno.

En España hay más de 5 millones de parados, mientras que el sector de atención a la dependencia es un claro generador de empleo estable y no deslocalizable. Sin embargo, su capacidad inversora ha quedado paralizada.
¿Cómo se puede invertir esta situación?
Es fundamental que la financiación fluya de nuevo a la economía y que las Administraciones hagan frente a sus compromisos, entre ellos la dependencia, para que la recuperación empiece a ser efectiva y se pueda volver a crear empleo.

¿Están llegando los créditos a las pymes? ¿Qué propone para dejar atrás definitivamente la crisis financiera?
El mayor problema de las empresas, especialmente de las pymes y de los autónomos, es en estos momentos la falta de liquidez y de recursos financieros para obtener el capital circulante necesario. Lamentablemente, en las circunstancias actuales, pocas empresas piensan en invertir, sino que lo que piensan es en sobrevivir. Y es precisamente esta supervivencia la que se está poniendo en riesgo por la escasez de crédito. Aproximadamente el 50% de las pymes y los autónomos que han desaparecido en los cuatro últimos años se han visto obligados a cerrar por falta de financiación.
Por otro lado, el sistema financiero está inmerso en un proceso de reestructuración que está siendo más largo de lo que sería deseable y nos tememos que hasta que este proceso no se complete, el crédito va a seguir sin fluir al sector privado, por lo que la situación puede prolongarse aún durante bastante tiempo.

Es verdad que se han articulado líneas de financiación a través del ICO, pero han resultado insuficientes e ineficaces para afrontar el problema. La realidad es que, en estos momentos, las empresas españolas son las que tienen mayores problemas de financiación dentro de la Eurozona y, por el momento, no se atisba una solución al problema.

Además, a esta falta de recursos financieros se añaden las consecuencias de una creciente morosidad, sobre todo por parte de las Administraciones Públicas, que está limitando aún más los ya escasos recursos de las empresas y está abocando a muchas de ellas a la desaparición. En este sentido, creemos que es necesario que se aplique la reciente Ley en materia de morosidad y que se instrumenten los mecanismos adecuados para que se cumplan los plazos de pago establecido en dicha Ley.

¿Cómo valora las propuestas del Gobierno para reducir el déficit público?
Son claramente insuficientes y, además, los recortes han afectado fundamentalmente a la inversión productiva, una medida que indudablemente perjudica y condiciona la reactivación económica. Es necesario reducir los gastos corrientes y redoblar los esfuerzos para alcanzar la estabilidad presupuestaria.

¿Considera que la carga impositiva actual es adecuada a la situación de las pymes españolas? ¿Qué medidas deberían adoptarse en este sentido?
La fiscalidad sigue siendo una importante losa para las pymes. A pesar de la rebaja de impuestos de hace algunos años y la reducción de tipos en el impuesto de Sociedades para las pymes, la realidad es que seguimos cinco puntos por encima de la media de Europa. Es necesario mejorar la fiscalidad para las pymes y establecer desgravaciones para la reinversión de los beneficios, así como mecanismos de compensación de impuestos y deudas contraídas por las Administraciones.

Los costes de materias primas como la electricidad o el combustible se han incrementado de manera considerable ¿Cómo afecta a la competitividad de las pymes?
El encarecimiento de los costes de las materias primas supone un incremento de los costes productivos que, en circunstancias como las actuales, en las que la demanda se ha reducido considerablemente, difícilmente se puede repercutir en los precios, por lo que las empresas se ven obligadas a hacer ajustes en otras áreas productivas.

¿Cree necesaria la colaboración público-privada? ¿Cuál es el escenario hoy en día?
La colaboración público-privada es siempre positiva y, desde nuestro punto de vista, hay muchos servicios públicos que podrían mejorar si se fomentase esta colaboración o si la gestión se llevase a cabo por empresas privadas.

¿Cuándo considera que se puede producir una reactivación de la economía?
Es difícil de predecir y aunque no queremos caer en el pesimismo, la realidad es tozuda y todos los indicadores apuntan a que España está todavía lejos de iniciar el proceso de recuperación que ya empieza a apreciarse en otros países.

¿En qué situación se encuentran las negociaciones entre sindicatos y empresarios?
En un proceso tan complicado como es la reforma de la negociación colectiva, lo importante es que continuamos trabajando intensamente por conseguir una reforma de utilidad para las empresas que representamos. El proceso se alarga en el tiempo precisamente porque no queremos cualquier reforma, sino una realmente en profundidad que permita la flexibilidad para que el empresario pueda dar respuesta a la gestión de determinadas coyunturas de su empresa.

¿Qué le parece el último acuerdo vinculado al convenio colectivo alcanzado en el sector de atención a la dependencia entre patronal y sindicatos?
Los negociadores de los distintos convenios tienen plena autonomía para negociar las condiciones de los trabajadores y empresas a las que representan. Este es un principio básico de la negociación colectiva.

Dicho esto, en la parte que nos corresponde, como confederaciones firmantes de los Acuerdos Interconfederales de Negociación Colectiva y del último Acuerdo para el Empleo y de la Negociación Colectiva, establecemos orientaciones y recomendaciones que difundimos entre nuestras organizaciones miembro y que, como no podía ser de otra forma, defienden la necesidad de moderación salarial, como factor determinante en el mantenimiento y generación de empleo.

¿Qué opina acerca de que la productividad se convierta en el referente para incrementar los salarios en lugar del IPC?
En el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, vigente hasta 2012, establecimos por primera vez en un acuerdo de esta naturaleza, referencias objetivas que se desvinculan de la previsión o evolución de cualquier indicador económico estableciéndose bandas salariales. El concepto banda salarial permite dar flexibilidad a los negociadores para que dentro de estas referencias se determinen unos incrementos salariales adecuados a las necesidades específicas de cada sector o empresa. Por tanto, estamos en línea de, cuando corresponda, negociar con las organizaciones sindicales para que el modelo salarial salvaguarde los intereses de todas las partes y sea compatible con el objetivo de estabilidad de precios fijado por el Banco Central Europeo, tal y como ya hemos empezado a hacer con el AENC 2010-2012.

¿Cómo se está abordando uno de los temas más conflictivos: la caducidad de los convenios? CEOE y CEPYME abogan por un período máximo de duración de la prórroga del convenio.
Es una cuestión de gran importancia para nosotros. Estamos intentando hacer ver a las organizaciones sindicales la necesidad de que las partes negociadoras de un convenio tengan un plazo razonable para negociar antes del término de su vigencia y que la norma establezca un periodo máximo de duración de la ultractividad. Transcurrido el plazo sin acuerdo se puede prever acudir a arbitraje.

Entonces, ¿en qué consistiría el arbitraje o mediación, que se perfila como la solución para aquellos conflictos colectivos que se alargan, con el fin de evitar bloqueos indefinidos?
Para la reforma que estamos negociando será fundamental la revisión de los mecanismos de solución extrajudicial de conflictos vigentes en los ámbitos estatal y autonómico. Es necesario dotar de una mayor capacidad a los medios extrajudiciales, posibilitando una mediación y un arbitraje de procedimientos más ágiles. Será importante que esta renovación de los medios extrajudiciales para la solución de conflictos tenga muy presente la necesidad de facilitar la adaptación a las empresas de menor dimensión.

¿En qué situación se encuentra la flexibilidad interna de las empresas para enfrentarse a situaciones sobrevenidas?
La potenciación de la flexibilidad interna de las empresas es un objetivo básico para nosotros, para las empresas en su funcionamiento diario y para la estabilidad del empleo de los trabajadores. Supone actuar, entre otros ámbitos, en cómo se regulan en los convenios las distintas condiciones de trabajo (jornada, horario, remuneración...); en cómo se pueden modificar; en la posibilidad de introducir cambios terminada la vigencia y en la estructura de la negociación colectiva.

¿Qué otros aspectos de interés regulará esta reforma?
Esta reforma, que queremos que sea de utilidad para las empresas, además de las modificaciones relativas a la negociación colectiva, que son suficientemente conocidas, pretendemos que contenga modificaciones importantes relativas a la Ley reguladora de las Mutuas y al control del absentismo.


Lunes, 6 de Junio 2011

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.