Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




¿Qué puede hacer el Acuerdo marco de envejecimiento activo en relación al envejecimiento en el mundo?


Tras nueve meses de negociaciones, el 8 de marzo de 2017, en la Cumbre Social Tripartita, BusinessEurope, la Union Européenne de l’Artisanat et des Petites et Moyennes Entreprises (UEAPME), el Centro Europeo de Empresas Públicas y de Servicios Públicos (CEEP) y el Consejo Económico y Social (CES) firmaron el Acuerdo marco sobre envejecimiento activo y enfoque intergeneracional, el primer convenio firmado en los últimos siete años. Su finalidad es garantizar un ambiente de trabajo sano, seguro y productivo y una organización que permita a los trabajadores de todas las edades permanecer en el trabajo hasta la edad legal de jubilación. Además, trata de facilitar la transferencia de conocimientos y experiencias entre generaciones y tiene en cuenta las cambiantes realidades demográficas y laborales nacionales.



Por Jordi García Viñas. Director del Departamento de Relaciones Laborales de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE)

El envejecimiento de la población es un proceso intrínseco de la transición demográfica, que se produce cuando se transita de situaciones de alta mortalidad y natalidad a otros de niveles bajos y controlados. La disminución de la natalidad y el progresivo aumento de la esperanza de vida de las personas impactan directamente en la composición por edades de la población, al reducir relativamente el número de personas en las edades más jóvenes y engrosar los sectores con edades más avanzadas. La natalidad y mortalidad de la población mundial han tenido un considerable descenso particularmente durante la segunda mitad del siglo XX.

Así, la natalidad disminuyó entre los años 1950 y 2000 de 36,9 a 21,9 nacimientos por cada mil habitantes; mientras que la mortalidad pasó de 19.3 defunciones por cada mil habitantes a 8,7, en el mismo periodo. Este proceso ha provocado un progresivo aumento del tamaño de la población mundial y, simultáneamente, su envejecimiento.

Asimismo, se espera que los niveles de natalidad y mortalidad, continúen disminuyendo en la primera mitad del siglo XXI. La natalidad disminuirá hasta alcanzar 14,9 nacimientos por cada mil habitantes en 2050; mientras que la mortalidad se espera que alcance sus menores niveles alrededor del año 2015, aproximadamente 7,8 defunciones por cada mil habitantes, y a partir de ese momento aumente hasta alcanzar 10,5 en 2100, debido a su directa relación con el incremento de la población de edades avanzadas.

Si se comparan los datos totales de natalidad con los de Europa se aprecia que en los años transcurridos y en las proyecciones futuras, la natalidad en su cómputo global se ha reducido en dos tercios, mientras que las cifras en Europa sólo sufren una reducción de la mitad.

En cambio, la mortalidad ha tenido unos procesos muy diferentes, con una disminución a nivel mundial desde 1950 hasta 1990 y que tiene un repunte a partir de 2030 debido al envejecimiento del total de la población. En cambio, en Europa la evolución durante el total del período es mucho más lineal, con su punto más bajo en 1970 y con un pico en 2050, que se reduce, a partir de ese momento, probablemente por una disminución del número total de la población europea.

Es evidente que la población mundial avanza hacia un proceso acelerado de envejecimiento de su estructura si se tiene en cuenta la edad. Así, existe una disminución de los grupos de la población más joven, sobre todo entre los menores de 15 años, especialmente en las regiones más desarrolladas y concretamente en Europa, y el aumento de la población en edades laborales y de los adultos mayores. 

Por otra parte, debido a la mayor esperanza de vida de las mujeres, su número y peso relativo será mayor, especialmente en Europa en edades avanzadas y en Asia, África y la región de Latino América y el Caribe también en los grupos jóvenes y de mediana edad.

Entre 1950 y 1980 el porcentaje de adultos mayores con respecto a la población total se mantuvo alrededor de 8 %, mientras que en 2000 ascendió a 10 %. De acuerdo con las tendencias previstas del envejecimiento demográfico mundial, se estima que en 2030 este porcentaje ascienda a 16,6 % y en 2050 a 21,4 %. De esta manera, mientras que en 2000 una de cada diez personas en el mundo era un adulto mayor, a mitad de siglo será una de cada cinco.

Entre los adultos mayores el grupo que crece a un mayor ritmo es el de las personas de más edad. En 2000 había alrededor de dos adultos entre 60 y 69 años por cada adulto de 70 años o más; en 2050 esta razón se igualará e incluso será ligeramente superior para las personas de edades más avanzadas.

En 2015, el 12 % del total de la población pertenecían al grupo de los 60 o más años; este grupo de personas se situaba en Europa en el 24 %. El número de personas mayores está creciendo en porcentajes anuales del 3,3 %, más rápido que en cualquier otro grupo de edad y se espera que llegue en 2050 a representar el 22 % del total de la población mundial.

El envejecimiento de la población se aprecia especialmente en los países europeos y en Japón, ya que al menos una de cada cinco personas tiene 60 años de edad o más. Se estima que para 2050 alrededor de uno de cada tres sean adultos mayores en esos países. Mientras que en los países de las regiones menos desarrolladas los adultos mayores representarán a más de uno de cada cuatro habitantes.




Martes, 25 de Julio 2017

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Jueves, 27 de Septiembre 2018 - 12:55 Formación dirigida a profesionales sociosanitarios