Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




“Queremos conseguir que los servicios sociales se coloquen a la misma altura que la sanidad y la educación”


Lograr que los aragoneses disfruten de la mejor calidad de vida posible, y con las mismas garantías, es la meta que la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales de Aragón, María Victoria Broto, y su equipo se han marcado. En este sentido, la dependencia, la promoción de la autonomía personal y la discapacidad son ejes fundamentales que abordan. Se muestra satisfecha porque “hemos hecho importantes avances en materia de mayores”, han incorporado casi 5.000 personas dependientes al sistema y han aumentado en un 34 % el concierto de plazas residenciales, pero reconoce que aún queda mucho por hacer. Reclama el cumplimiento de la aportación de financiación de la dependencia por parte del Estado y asegura que es necesaria la aprobación de unos nuevos presupuestos autonómicos para 2017. Asimismo, considera esencial la colaboración de todos en el ámbito de los servicios sociales para conseguir que sea tan importante como la sanidad y la educación, y trabaja para conseguir mayor eficiencia y más cercanía de los servicios que presta.


Por Carmen Moreno



María Victoria Broto. Consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales de Aragón

¿Cuáles son los principales retos de su consejería con el fin de mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos?

El principio en el que ha fundamentado este Gobierno y mi departamento su trabajo ha sido el de conseguir que todos los aragoneses puedan desarrollar su proyecto de vida con las mismas garantías. Hemos puesto a la persona en el centro de la política, anteponiendo la atención directa a las inversiones o a las infraestructuras. Por ello, hemos trabajado duramente tanto en el desarrollo y aplicación de la Ley de Dependencia, como en la puesta al día del Ingreso Aragonés de Inserción, o como en la presentación de una Ley de Renta Social Básica que lleva unos meses en las Cortes de Aragón y que queremos que se apruebe cuanto antes. Nuestro objetivo es que los aragoneses disfruten de la mejor calidad de vida posible.

 

Aragón cuenta con una población especialmente envejecida. ¿Cómo se está trabajando para dar respuesta a esta necesidad?

Hemos dado la vuelta a la aplicación de la Ley de Dependencia, que en la pasada legislatura no sólo quedó paralizada sino que sufrió un retroceso. Las cifras plasman esta realidad: en la pasada legislatura se perdían cinco dependientes al día y en esta hemos ganado casi nueve cada día. En año y medio de gobierno hemos incorporado a más de 4.900 dependientes al sistema. Si a ello le sumamos la puesta en marcha de los servicios para dependientes moderados y la concertación de plazas residenciales que se ha incrementado en un 34 %, podríamos decir que hemos hecho importantes avances en materia de mayores.

 

¿Tienen planes enfocados a promover al envejecimiento activo?

El Instituto Aragonés de Servicios Sociales cuenta con el Programa de Envejecimiento Activo que se desarrolla en los 31 hogares de mayores del Gobierno de Aragón y que es gestionado por la empresa Educate. Este curso, 4.200 mayores de nuestra comunidad van a participar en las cerca de las 200 actividades que hay programadas. En los hogares la oferta de cursos y talleres es muy variada. Y abarca las áreas de promoción y mantenimiento de las capacidades físicas y cognitivas, envejecimiento saludable, crecimiento personal, promoción y uso de las nuevas tecnologías de la información… Contamos, además, con el apoyo de la Obra Social la Caixa, sobre todo en el apartado de nuevas tecnologías.

 

Otra característica de Aragón es que la población mayor se agrupa en zonas rurales dispersas, por lo que se supondría que tienen mayor dificultad en el acceso a los recursos, ¿cómo resuelve y gestiona esta situación? 

La Ley de Servicios Sociales de Aragón deja muy claro que estos servicios deben  desarrollarse por la Administración autonómica, las locales (municipios y comarcas) y que hay que contar con la colaboración de las entidades sociales. He repetido en numerosas ocasiones que mi departamento no podría funcionar sin los servicios sociales de base localizados en los ayuntamientos y en las comarcas, ya que son los que están cerca del ciudadano. El Instituto Aragonés de Servicios Sociales firma convenios con estas administraciones locales para que puedan llevar a cabo estos servicios, como es el caso, por ejemplo, de la ayuda a domicilio o la teleasistencia. La proximidad es fundamental cuando hablamos de derechos sociales.

 

¿Cuál es su balance de la situación actual en lo que respecta a la aplicación de la Ley de la Dependencia en Aragón?

Hemos avanzado mucho en año y medio respecto al desmantelamiento que se produjo en la pasada legislatura. No obstante, soy consciente de que queda mucho por hacer. Además de los datos que mencionaba antes, tengo que destacar la puesta en marcha de los servicios para dependientes de grado I. Destacar sobre todo, el Programa de Promoción de la Autonomía Personal (PAP) para dependientes leves y moderados, cuyo objetivo es que el estado de estas personas no se agrave y puedan conservar la autonomía el mayor tiempo posible. En dos meses ya hemos llegado a más de 200 personas con este programa y nuestro objetivo es llegar a más de 900 en los próximos meses.

 

¿Qué objetivos se marca a corto y medio plazo para mejorar la situación?

Los objetivos los tenemos claros, pero para alcanzarlos debemos contar con un apoyo presupuestario. Por una parte, en lo que respecta a la Ley de Dependencia, si el Gobierno central aportara el 50 % de la financiación, como dice la ley, podríamos eliminar la lista de espera. Lo malo es que está aportando en el caso de Aragón el 16,4 %. Además, nuestra comunidad todavía no sabe si va a contar con unos presupuestos nuevos para 2017 o si va a tener una prórroga de los de 2016. Con unos presupuestos nuevos podríamos seguir avanzando tanto en la aplicación de la Ley de Dependencia, como en la concertación de plazas residenciales para dependientes y para personas con discapacidad. Por no decir que podríamos implantar la Renta Social Básica cuando se apruebe en las Cortes de Aragón.

 

¿Qué es necesario para conseguir estos objetivos?

Al margen del tema presupuestario, yo siempre defiendo que es necesaria la colaboración de todos en el ámbito de los servicios sociales. Y cuando digo todos me refiere al Gobierno de Aragón, a las comarcas, a los ayuntamientos y a las entidades sociales con las que colaboramos de forma muy estrecha. También hago un llamamiento a los partidos políticos representados en las Cortes para que apoyen un nuevo presupuesto para poder seguir avanzando en este ámbito y conseguir que los servicios sociales se coloquen a la misma altura que la sanidad y la educación.


http://www.balancesociosanitario.com/Publicacion-digital-interactiva_a81.html
http://www.balancesociosanitario.com/Publicacion-digital-interactiva_a81.html


Lunes, 17 de Abril 2017

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.