Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Retos del servicio de teleasistencia en el contexto social y en el sanitario


El futuro del servicio de teleasistencia en nuestro país tiende hacia la universalización de la atención y del cuidado, aunque en ese camino ha de afrontar algunos retos como la financiación, la diversidad territorial que implica diversidad también de modelos de atención y de gestión de los servicios, la correcta adaptación del servicio a la nueva era digital y la especialización de los profesionales que han de atenderlo, entre otros aspectos. Un servicio que juega, y ha de jugar también en el futuro a corto plazo, un papel decisivo en el ámbito social y en el ámbito sanitario, dando la respuesta adecuada a las necesidades de una sociedades que envejece.



Por Juani Loro

Hace algunos meses, en estas mismas páginas, analizábamos cuál era el futuro de la teleasistencia, el servicio que permite ofrecer a las personas mayores y a las personas dependientes una mayor calidad de vida, al mismo tiempo que permanecen en sus hogares y en su entorno habitual durante más tiempo. Un futuro marcado por las innovaciones tecnológicas, responsables de que tanto cuidadores como familiares puedan disfrutar de mayor tranquilidad en la prestación de cuidados. Hoy damos un paso más para conocer cuáles son los retos a los que este servicio habrá de enfrentarse en ese futuro, sobre todo en el más inmediato, y cuáles los escollos que habrá de solventar para seguir siendo un servicio universal, de referencia y de calidad en nuestro país. 
 

Hemos preguntado a los principales operadores y grupos residenciales de nuestro país y, a tenor de las respuestas obtenidas, esos retos son muchos y muy variados. Así, por ejemplo, el principal reto para el director general de Atenzia, Florencio Martín, es adecuarse a los desafíos que plantea el envejecimiento progresivo de la población y el aumento paulatino de las personas que viven solas. Reconoce que, en este sentido, “los servicios de teleasistencia son un excelente recurso para los adultos mayores, pero no sólo para ellos, sino para otras personas de cualquier edad que necesiten ayuda y estímulo en su autonomía”. De ahí, que desde Atenzia estén empeñados en “ofrecer cada vez más y mejores soluciones que faciliten a las personas gozar de independencia y seguridad dentro y fuera de sus hogares. Éste es el eje central de nuestra actividad: cuidar a las personas”. 
 

Para la directora de Desarrollo Estratégico de Negocio de Tunstall Televida, Mar Entrambasaguas, el reto es conseguir la integración sociosanitaria: “Que una persona mayor o con una enfermedad crónica pueda decidir permanecer en su hogar con la mejor atención es prioritario. Tenemos que convertir el hogar en un centro de cuidados y, para ello, contamos con el servicio de telemonitorización de la salud, asociado al de teleasistencia, que es un ejemplo de atención integral desarrollado por Tunstall Televida”. Una integración que debe entenderse, según Entrambasaguas, como un modelo de atención sociosanitaria centrado en la persona, en el que reconoce que la compañía lleva trabajando ya varios años y gracias al cual “se ha favorecido que se incorporen al servicio personas con todos los grados de dependencia. Nos sentimos especialmente orgullosos del Programa Apoyo al Cuidador, que lleva ya más de cuatro años implantado en Murcia, a través del IMAS, y ha sido merecedor de la confianza del Gobierno Vasco y del Ayuntamiento de Barcelona en su versión avanzada”, explica.   
 

En la misma línea, se pronuncia la responsable de Teleasistencia de Alares, Judith Mesa, quien considera que ese reto pasa por mejorar la vida de los usuarios con sistemas complementarios en telemedicina, “ofreciendo a la vez servicios que den respuesta a las necesidades de las personas. El mayor reto es conseguir el nexo de unión entre esas necesidades y el acceso a los servicios de una manera fácil y sencilla”. 
 

La directora de Ofertas y Técnicos Especialistas de Eulen Servicios Sociosanitarios, Emma Real, explica que el futuro a corto plazo del servicio de teleasistencia pasa por una mayor competencia en el sector de las tecnologías, lo que permitiría a los prestadores de servicios, “y a las Administraciones Públicas, tener otras alternativas”. Refiriéndose a las Administraciones, Real apuesta por buscar “otras fórmulas de contratación que permitiera competir a cada entidad en su core de negocio”. Es decir, considerando, por un lado, la tecnología y la prestación de servicio, por otro, porque “ahí es donde se encuentra el valor diferencial de la gestión y de la calidad percibida por cada persona”. Esta experta reconoce que es necesario que se mantenga la colaboración con las Administraciones, pero insiste en que esa colaboración “ha de poner la clave de valor en las propuestas de proyectos y metodologías de procesos de atención, frente a la valoración económica del servicio”. 
 

Por su parte, para el director de Servicios de Proximidad de Ilunion Sociosanitario, Domingo Manuel García, el futuro del servicio a corto plazo pasa por afrontar el cambio de paradigma que supone “la migración de la atención lineal actual y centrada en los profesionales, a una atención más centrada en el usuario y sus familiares, ofreciendo soluciones personalizadas preventivas y de autocuidado, enfocadas en sus necesidades”. Aunque también reconoce que, desde un punto de vista tecnológico, la nueva teleasistencia “inteligente y digital deberá ofrecer soluciones proactivas algorítimicas que faciliten la anticipación a posibles emergencias sociosanitarias dentro y fuera del domicilio”. García apostilla que, desde un punto de vista del modelo de negocio, la teleasistencia tenderá hacia una solución interconectada dentro y fuera de la casa, “que facilite principalmente la vida independiente”, reconociendo al prestador de servicios como una “entidad única que atiende en lo social y sanitario, facilita la tecnología” y ofrece al usuario y sus familiares seguridad y personalización. 
 

“Adaptarse a la digitalización” es el principal reto al que se enfrenta la teleasistencia en España para el Product&Marketing Manager de Neat, Íñigo Ruíz, “ya que estos deben ser capaces de ofrecer servicios que permitan crear entornos conectados y más seguros, en los que el Internet de las Cosas, la actimetría, aplicaciones móviles y las plataformas de gestión basadas en la nube, sean herramientas fundamentales”, explica. Aunque también asegura que otro de los retos es crear un modelo de servicio “cuyo pilar sea la prevención de las enfermedades”. 
 

Para la directora Territorial de Teleasistencia de DomusVi, Auxiliadora Galán, el futuro pasa por “conseguir que se mantenga el nivel de calidad y desarrollo” de un servicio que nació como “telealarma”, pero que ya se ha convertido en un referente “preventivo y proactivo centrado en las necesidades individuales” de cada usuario. Así, el servicio hoy está orientado “a incorporar todas las novedades del mercado, tanto a nivel social como tecnológico”, aunque “en su inmensa mayoría”, reconoce, el servicio se presta a través de las Administraciones Públicas, lo que “plantea el gran reto de mantener los estándares de calidad con la limitación presupuestaria actual ya que, mientras que las licitaciones mantienen o incluso incrementan la exigencia con respecto al servicio, los precios descienden de forma significativa”. 

 


https://www.balancesociosanitario.com/Publicacion-digital-interactiva_a81.html
https://www.balancesociosanitario.com/Publicacion-digital-interactiva_a81.html


Jueves, 8 de Febrero 2018

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Miércoles, 5 de Septiembre 2018 - 15:10 EQUIPAMIENTO SOCIOSANITARIO. Detalles que crean hogar