Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Retos en el abordaje de la hiponatremia




La hiponatremia es el trastorno electrolítico más común en el ser humano. Se caracteriza por un descenso en los niveles de sodio por debajo de lo recomendable, lo que puede tener importantes consecuencias físicas y mentales, como mayor riesgo de caídas y fracturas o trastornos cognitivos. Asimismo, se ha relacionado con un aumento de mortalidad y de la morbilidad, sobre todo en los ancianos. Ante este panorama, el reto que se plantean los profesionales implicados se centra en mejorar la detección, tanto en hospitales como en centros asistenciales de atención a crónicos y dependientes, donde la prevalencia es muy alta.

Se considera que una persona tiene hiponatremia cuando presenta unos niveles de sodio en plasma por debajo de 135 mmol/L. El sodio es un electrolito que se encuentra sobre todo en los líquidos corporales fuera de las células, por tanto, cuando se produce un descenso de esta sustancia, tiene lugar un desequilibrio de agua y sales, y el agua se traslada hacia las células para equilibrar los niveles. Esto origina que las células se hinchen, sobre todo las del cerebro que son más sensibles, provocando muchos de los síntomas que se relacionan con la hiponatremia.

Esta alteración puede estar inducida por vómitos, sudoración excesiva, diarrea, ingesta de diuréticos, insuficiencia cardíaca, enfermedades renales, cirrosis hepática… pero la causa más frecuente de la hiponatremia es el Síndrome de Secreción Inadecuada de Hormona Antidiurética o vasopresina (SIHAD). Se caracteriza por una reabsorción renal excesiva de agua, con dilución de la sangre, concentración de la orina e hiponatremia. Además, aumenta los ingresos hospitalarios y su duración empeora la calidad de vida de los pacientes. Su aparición obedece a múltiples causas (tumores o neoplasias, enfermedades pulmonares, fármacos capaces de producir la hormona, enfermedades neurológicas, traumatismos craneoencefálicos…) y descubrirlo sigue siendo un auténtico reto para el médico. Lo único que está claro es que la excesiva secreción de la hormona antidiurética puede ocasionar una disminución de los niveles de sodio en sangre, provocando que los riñones sean incapaces de eliminar el agua de forma adecuada.

Por Carmen Moreno



Lunes, 17 de Noviembre 2014

Nota



Tags : hiponatremia

Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Jueves, 5 de Septiembre 2019 - 10:48 Pavimentos y revestimientos en edificios sociosanitarios

Jueves, 20 de Junio 2019 - 09:32 Los ODS en el sector sociosanitario