Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa
30% de descuento si te suscribes antes del 31 de enero - Código: N2020

Síguenos en:
Facebook
Twitter
LinkedIn




Sanitas Residencial Loramendi organiza un encuentro con familias para practicar la psicología positiva en el cuidado de la demencia




Practicar el pensamiento positivo, adoptar hábitos de vida saludable y evitar el aislamiento social son tres actitudes clave para asumir la responsabilidad de cuidar a un familiar con demencia. Así se puso de manifiesto en el encuentro con familias celebrado en Sanitas Residencial Loramendi, en Erandio (Vizcaya), con el objetivo de compartir experiencias y proporcionar recursos a los cuidadores y familiares de personas con Alzheimer y otras demencias.
 
La demencia afecta tanto al paciente como a su cuidador y familiares. La familia participa de la enfermedad en sus diferentes fases de evolución, un proceso que predispone a sufrir diversas alteraciones psicológicas, físicas y sociales, sobre todo, en la persona que asume el rol de “cuidador principal”. “Entre los efectos colaterales más habituales se encuentran el malestar general, las alteraciones del sueño, cefaleas, anemia, alteraciones en huesos y músculos, estrés, ansiedad, tristeza, sentimiento de culpa o aislamiento social”, explicó el doctor David Curto, jefe de gestión asistencial de Sanitas Mayores.
 
Para prevenir estos efectos, denominados, en menor o mayor grado, como “síndrome del cuidador”, las recomendaciones empiezan por “aceptarse cada uno como es e identificar las fortalezas personales. Además hay que cuidar la alimentación, descansar, desconectar de vez en cuando y evitar aislarse”, añadió David Curto. Estos y otros consejos se encuentran en el portal “Cuidar Bien”, promovido por la Fundación Sanitas para ofrecer recursos y ayuda a los cuidadores. 
 
Desde el punto de vista emocional, “es normal que los cuidadores se vean desbordados y experimenten sentimientos de tristeza, soledad o culpabilidad. El estrés emocional es comprensible. Por eso, aunque es aplicable a todas las esferas de la vida, en este ámbito es aún más necesario fomentar y practicar una actitud positiva, una estrategia del optimismo que ayude a afrontar mejor todo el proceso de la enfermedad y a dosificar la energía”, explicó el doctor Iñaki Ferrando, director Médico de Sanitas. 


Martes, 22 de Marzo 2016

Nota



Tags : demencia

Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >