Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Situación actual de los Certificados de Profesionalidad


La primera parte del proceso para la obtención de los Certificados de Profesionalidad, es decir, la formación de la primera promoción de equipos de asesores y evaluadores del proceso de acreditación a través de la experiencia profesional, ya ha concluido.



Situación actual de los Certificados de Profesionalidad
Tal y como explica la adjunta a Dirección del Grupo Concepto, Pilar Castro, en un principio se convocaron 600 plazas para todo el territorio nacional, “pero este número ha disminuido, ya que no todos los candidatos presentados han conseguido terminar el curso, bien porque no lo completaron o bien por no haber superado la prueba final”. Por tanto, el número total de evaluadores y asesores puede ser inferior al convocado en un principio.
 
El desarrollo lógico del proceso llevaría ahora a proceder a asesorar y evaluar a todos aquellos candidatos que lo soliciten, pero esta parte del procedimiento no ha comenzado todavía y se desconoce cuándo empezará a llevarse a cabo, ya que primero tiene que realizarse una convocatoria de acreditación de competencias. Teniendo en cuenta que la normativa marca que en 2011, el 35% del personal debe estar en posesión de una certificación oficial; y que, a día de hoy, la única posibilidad de conseguir esa certificación, por otra vía que no sea la de la formación profesional, es este sistema de acreditación por medio de la experiencia profesional, hace que sea necesario que éste se ponga en marcha lo antes posible.
 
De hecho, a principios del mes de julio se volvieron a convocar, desde el Ministerio de Trabajo e Inmigración, nuevas plazas, tanto de asesor como de evaluador, con el objetivo de facilitar una mayor cobertura y celeridad de todo el procedimiento.
 
Este proceso, según indica Pilar Castro, consta, básicamente, de tres fases, que resumidas a grandes rasgos serían las siguientes:

  • Asesoramiento. Los candidatos que quieran acreditar su experiencia profesional, deberán inscribirse en la convocatoria y, una vez en la fase de asesoramiento, donde se valorará la documentación aportada, se les indicará si se detecta alguna carencia profesional y/o formativa, que debería subsanar antes de proseguir con el proceso. Es decir, lo que se busca es una primera criba que sirva, a su vez, para dirigir las necesidades formativas de los candidatos sin ser vinculante.


  • Evaluación. Una vez que el asesor considera que la documentación y experiencia aportada pueden ser suficientes para optar al reconocimiento, el expediente pasa a los evaluadores. La función de estos es determinar si la experiencia laboral y los conocimientos recibidos y adquiridos por el candidato durante su trayectoria laboral son suficientes como para permitir que se reconozcan y homologuen al mismo nivel que un título profesional, que permitiría al candidato seguir trabajando en el sector de atención a la dependencia con la titulación o acreditación exigida.

  • Acreditación. Superadas satisfactoriamente las dos fases anteriores, se acredita la capacitación del candidato y se procede al registro correspondiente.

 
Grupo Concepto ha participado de este proceso de formación de asesores y evaluadores, por lo que puede aportar un valor añadido apoyando y asesorando a todas aquellas instituciones o empresas que tengan que promover la acreditación de sus trabajadores por medio de la experiencia profesional.

Pero también impartiendo aquellos módulos formativos que sean precisos para completar el expediente de los candidatos.


Miércoles, 21 de Julio 2010

Nota



Tags : concepto

Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Miércoles, 18 de Julio 2018 - 13:56 Contratación pública de servicios sociosanitarios