Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




T2E: la terapia que obliga a sentir emociones positivas


El 8 de noviembre de 2013, la Fundación María Wollf presentó la Terapia de Estimulación Emocional, T2E. Una terapia no farmacológica que llega tras una década de estudio y que ha sido definida por el equipo de investigadores que la han desarrollado como “la primera intervención capaz de estimular sentimientos y emociones positivas”. Según esta definición, se trata de un instrumento útil en el tratamiento de varias patologías, en una herramienta que hará más fácil el trabajo de los profesionales encargados del cuidado, por ejemplo, de personas que sufren algún grado de deterioro cognitivo.



La Terapia de Estimulación Emocional, la T2E, se presentaba hace pocos meses y ya ha conseguido convencer a los profesionales de su eficacia, de su validez como instrumento de apoyo en los tratamientos que se realizan con algunos enfermos. De entrada, y solo como el primer paso, se ha constatado su utilidad para mejorar la atención en los centros de día y en los centros residenciales para mayores. El presidente de la Fundación María Wollf, Rubén Muñiz, confiesa que “se trata de una terapia no farmacológica, de una estrategia de intervención totalmente novedosa. Aunque todos, de uno u otro modo, trabajamos con emociones, desde el músico al banquero, sí es cierto que en nuestro caso, cuando trabajamos en centros de día o en centros residenciales, los psicólogos, los terapeutas ocupaciones, los fisioterapeutas, suelen trabajar a nivel emocional con estrategias que llamamos de acompañamiento, de apoyo emocional, centrándose en elaborar emociones y distraer al paciente de las emociones negativas a veces, empatía y aceptación. Pero lo que es estimular una emoción positiva, de forma deliberada, hasta ahora no he había hecho”, y ese es el objetivo de esta terapia.
 
Muñiz, que reconoce sentirse contento y esperanzado tras los diez años que su equipo ha dedicado a la investigación, nos explica que la Terapia de Estimulación Emocional consigue, con los protocolos y actuaciones oportunos, que en el usuario, en el destinatario de la misma se despierten hasta 32 emociones positivas diferentes, 32 sentimientos positivos que afloran de forma sistemática. 
 
El trabajo que ha de realizar el terapeuta pasa por “conseguir que un grupo de ocho o diez personas sean capaces, sí o sí, de sentir ternura, se sientan fuertes, confortables, libres, optimistas, atractivos, felices, armoniosos, orgullosos, que sientan gozo y deleite, que estén contentos, etc.”, explica Muñiz. No todas las emociones afloran con la misma facilidad. Unas son más complicadas de conseguir que otras. Así, las más sencillas son las que el presidente de la Fundación denomina “emociones básicas, es decir, aquellas que nuestro aparato biológico comparte con otras especies, como pueden ser la alegría o la curiosidad. Otras emociones que sentimos los humanos suelen ser mezclas de emociones con pensamientos, con elementos claramente cognitivos e, incluso, con el estado físico de nuestro cuerpo”. Por eso, otros sentimientos como la compasión son más complicados de generar, especialmente cuando la persona sufre una demencia moderada.
 

T2E: la terapia que obliga a sentir emociones positivas


Miércoles, 16 de Abril 2014

Nota




Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.