Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Tecnologías adaptadas que permiten una accesibilidad universal


El progreso tecnológico supone un gran avance en materia de accesibilidad y movilidad, ambos, elementos determinantes de la calidad de vida y el bienestar de las personas con discapacidad. La investigación de nuevos sistemas que tienen su aplicación en la vida diaria (mobiliario urbano, edificios, transporte, nuevas tecnologías...) constituyen la base de un entorno accesible para todos que propicia una mayor integración social, lo que repercute directamente en el desarrollo personal de estos ciudadanos y la mejora social del Estado.



Tecnologías adaptadas que permiten una accesibilidad universal
El creciente envejecimiento de la población está convirtiendo la accesibilidad del entorno en una necesidad para un mayor número de personas. De ahí que tanto instituciones públicas como privadas y ONGs se preocupen y actúen potenciando la supresión de aquellas barreras que dificultan la integración total de estos ciudadanos. Con este objetivo, cada vez existen más soluciones tecnológicas adecuadas que están consiguiendo trazar nuevos caminos hacia la igualdad de condiciones, pero su aplicación también es un reto.

A efectos de la presente Ley, se entiende que una edificación, itinerario urbano o transporte es accesible cuando puede ser utilizado por cualquier persona con independencia de su condición física, psíquica o sensorial. En este sentido, ¿podemos considerar que vivimos en un entorno accesible? La respuesta es que no porque aún existen barreras, impedimentos, trabas u obstáculos físicos o sensoriales que limitan o impiden sustancialmente la libertad de movimiento de las personas. Pero la buena noticia es que desde múltiples ámbitos sociales se está trabajando e investigando con el fin realizar diseños con tecnologías adaptadas que permitan solventar estos inconvenientes que afectan a diario a las personas con discapacidad.

Conclusiones similares se han extraído del I Foro sobre Accesibilidad, organizado hace unas semanas por ThyssenKrupp Encasa, en el que participaron expertos de distintos sectores. Su director general, Mark Albert, resume de este modo la situación: "La accesibilidad en España es insuficiente, aunque en vías de mejora. En los últimos años se han dado importantes pasos pero aún queda mucho por hacer. A nivel legislativo se ha avanzado considerablemente pero, en el día a día, somos conscientes de que la aplicación, en muchos casos, no se lleva a cabo y, en otros, se aplica de manera parcial o simplemente de forma libre".

En su opinión, el primer paso para mejorar es concienciar, pero a la sociedad en general. "Normalmente pensamos que la accesibilidad es necesaria para personas con problemas porque damos por supuesto que si nuestra salud es buena no vamos a necesitar un entorno accesible. Sin embargo, creo que la accesibilidad debe ser un principio universal. No se trata de hacer un lugar accesible para una persona con problemas de movilidad, si no de conseguir mejorar la movilidad de todos", explica este experto. Asimismo, matiza que, como concienciar en general es una labor que puede llevar mucho tiempo, "se debe empezar por los arquitectos y constructores, por ejemplo, para que en los proyectos y nuevos edificios se tenga en cuenta el principio de accesibilidad. Además, exigir la aplicación de las leyes existentes y velar por su cumplimiento sería otros de los puntos clave".

Por su parte, el presidente de Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), Luis Cayo Pérez, afirma que la accesibilidad universal debería ser hoy el eje de las políticas públicas de accesibilidad porque es una cuestión de derechos civiles, y destaca el papel de las ONGs de la discapacidad en la incidencia sobre el cumplimiento de las normativas y en las funciones de consejo, información, asesoramiento, prescripción y validación en materia de accesibilidad, así como en seguimiento, control y denuncia. Para Pérez la plena ciudadanía de las personas con discapacidad y la calidad de sus derechos pasa por lo que se haga en materia de accesibilidad y, bajo su punto de vista, "encauzar, acelerar y garantizar la buena dirección de este proceso depende de las propias personas con discapacidad y de las entidades en las que se integran, de su acción individual y de su acción colectiva".
Aunar esfuerzos parece indiscutible para desarrollar y crear una sociedad de todos y para todos. Y la única vía para concienciar es la información acerca de las barreras e impedimientos que marcan la rutina de estas personas, así como de las fórmulas apropiadas para cambiarlas.
 

Tecnologías adaptadas que permiten una accesibilidad universal
Eliminando barreras

Partiendo de la base de que la accesibilidad del entorno es la cualidad que deben reunir espacios naturales y construidos, medios de transporte, sistemas de comunicación, productos y servicios para su utilización y disfrute por todas las personas, con independencia de sus condiciones físicas, psíquicas o sensoriales, en condiciones de seguridad, comodidad y autonomía, las barreras habituales se clasifican en:

- Barreras arquitectónicas urbanísticas. Aquellas que existen en las vías y los espacios libres de uso público.

- Barreras arquitectónicas en la edificación. Las que hay en el interior de los edificios y en la conexión entre éstos y el exterior.

- Barreras en los transportes. Las propias de los distintos medios de transporte y en el acceso a los mismos.

- Barreras en las comunicaciones sensoriales. Todos aquellos impedimentos que imposibiliten o dificulten la expresión o recepción de mensajes a través de los medios o sistemas de comunicación sean o no de masas.


Con el fin de conocer mejor cómo es el entorno en el que nos movemos y conseguir así que se evolucione hacia un modelo de convivencia más inclusivo y potenciador de las capacidades de todos los ciudadanos, la Plataforma Representativa Estatal de Grandes Discapacitados Físicos (PREDIF) ha elaborado el estudio Necesidades en el medio urbano de la personas con gran capacidad física y sus familias, que pone de relieve que un 20% de esta población no dispone de apoyos en su vida diaria y que la movilidad y la accesibilidad son imprescindibles para una mejor calidad de vida. En este aspecto, el objetivo debe ser acabar con cada uno de los tipos de barreras existentes.

En lo que respecta al entorno urbano se debe trabajar en mejorar, y sobre todo cumplir, las normativas acerca de la señalización, mobiliario urbano y demás complementos que garantizan la facilidad de uso y seguridad de las personas con discapacidad.

En los edificios la principal novedad se encuentra en los ascensores. Cada vez son más frecuentes la incorporación de ascensores accesibles que utilizan la tecnología de la información y la comunicación (TIC) para adaptarse a las necesidades de cualquier usuario. Estos ascensores diseñados para todos son prácticos y usables. Entre sus características principales destacan la señalización de su presencia por un cambio de cota sobre el pavimento, mediante "franja señalizadora" con contraste de color y textura; las puertas, o al menos su marco exterior, con una coloración viva y contrastada con el entorno; el mecanismo autonivelador que evita los desniveles entre el umbral de la cabina del ascensor y el suelo de la planta; los sistemas de cierre/apertura de puertas con dispositivos sensibles de detección para impedir el cierre automático; la velocidad de cierre ajustable para que las personas puedan entrar de forma segura; los mandos del ascensor que ofrecen información visual o sonora para que los usuarios con distintas capacidades sensoriales puedan utilizarlo sin ayuda; y el dispositivo sonoro que emite una señal acústica en el interior y el exterior indicando verbalmente en qué nivel se encuentra el ascensor.

La accesibilidad en el hogar pretende que la persona se desenvuelva con total tranquilidad y de la forma más independiente posible. Para ello, empresas como ThyssenKrupp Encasa destinan importante recursos en I+D, lo que se evidencia en las soluciones que desarrollan y, sobre todo, en la satisfacción de todas las personas que deciden disfrutar de ellas. Entre los productos más demandados están aquellos para contrarrestar las escaleras: sillas que permiten instalarse en el interior o en el exterior de la escalera y en escaleras rectas o curvas; modelos que permite su instalación a la intemperie, plataformas salvaescaleras, elevadores para el hogar... Esta variedad de alternativas permite que el usuario adapte su casa del mejor modo posible. En este sentido, el director Mark Albert de ThyssenKrupp Encasa aclara: "cada caso debe ser analizado en profundidad, debemos trabajar para buscar las soluciones que mejor se adecuen a las necesidades de las personas que requieren nuestros servicios".

Otra empresa dedicada a la creación de espacios adaptados es Adom, que ha implantado el concepto de "Casa A", como resultado de unir construcción y tecnología. Se trata de un hogar adaptado, automatizado y accesible, en el que cualquier persona con discapacidad o movilidad reducida puede vivir con mayor independencia y autonomía personal.

Tecnologías adaptadas que permiten una accesibilidad universal
Transportes mejorados

En el día a día, el transporte público o privado puede suponer una traba a la hora de lograr una buena movilización y accesibilidad. Pero también es cierto que se están implantando mejoras. Cada vez más autobuses y vagones de metro cuenta con rampas para facilitar el acceso, espacio equipado con cinturones de seguridad, timbres para solicitar la parada o la rampa a una altura adecuada, megafonía que anuncia las paradas y el destino del autobús y pequeñas pantallas donde figura la misma información por escrito, lo que es útil para personas con discapacidad auditiva o visual.

Por su parte, Renfe aunque ofrece algunas medidas de accesibilidad, se quiere comprometer a progresar en este sentido. Por este motivo ha firmado un convenio de colaboración con el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad para promocionar la accesibilidad de las personas con discapacidad. Este acuerdo desarrolla las líneas de actuación señaladas en la Ley de Igualdad de Oportunidades, no Discriminación y Accesibilidad Universal y es plenamente acorde con los principios establecidos en la Convención de Naciones Unidas sobre discapacidad. Su objetivo es fijar el marco general de colaboración entre el Real Patronato sobre Discapacidad y Renfe Operadora para poner en práctica acciones que favorezcan y mejoren las condiciones de vida de las personas con discapacidad en el campo de la accesibilidad universal.

El transporte público accesible abre las puertas hacia una mayor movilidad de las personas con discapacidad. A esta encomiable labor, también están contribuyendo de manera acertada los vehículos adaptados, ya que como afirman desde Rehatrans "no sólo se pretende ofrecer soluciones para el transporte de personas con dificultades de movilidad sino que se trata de que se sientan integradas como uno más en el vehículo para que puedan viajar junto a sus acompañantes, realizando además estos desplazamientos de la manera más cómoda posible". Para lograr este objetivo es fundamental un diseño orientado a la comodidad, que solo es posible mediante el empleo de las nuevas tecnologías. Una de las novedades de Rehatrans es la Fiorella F-Twister, una plataforma elevadora, utilizada para subir y bajar la silla de ruedas al vehículo. Se caracteriza por ser muy ligera (113 kilos), además de tener una capacidad de carga de 300kg. Se puede instalar tanto en la parte lateral como en la zona trasera del vehículo, siempre y cuando el automóvil tenga unas medidas mínimas de 98 centímetros de ancho por 1,10 centímetros de alto (típicas de un coche de tamaño medio). La base rotatoria del F-Twister permite que la elevadora pueda girar hacia dentro y hacia fuera del vehículo con tan solo presionar una palanca, dejando libre la entrada del vehículo para facilitar el uso del maletero. Es de fácil manejo, y cuenta con un sistema de seguridad que impide que pueda desplegarse en otra posición que no sea la correcta.

La Fiorella F-Winch es otra primicia de esta compañía. Se trata de un cabestrante de apoyo para la Fiorella que aporta una ayuda para subir sin esfuerzo la silla de ruedas por la rampa de acceso al vehículo. Puede arrastrar hasta 350 kilos en pendientes del 20%. Además, su sistema de anclaje es acoplable de manera sencilla a todo tipo de sillas de ruedas. A través del mando a distancia ergonómico se puede regular la velocidad con que el dispositivo tira de la silla, pero siempre de manera progresiva para que el arrastre sea suave y sin brusquedades como medida de seguridad y confort. Incorpora un dispositivo que ubica la silla de ruedas en su posición adecuada en el interior del vehículo y se puede instalar en todo tipo de vehículos o incluso en edificios.

Todas estas innovaciones suponen elementos enriquecedores para una sociedad abierta e inclusiva que pretende modificar el entorno solidariamente para acoger a las personas con discapacidad y agregan valor al mundo en el que vivimos. Son solo pequeños pasos hacia el cambio pero imprescindibles para afrontar una reforma con amplias miras en las que la baza principal, además de la concienciación colectiva, es la investigación en nuevas tecnologías.

 Accesibilidad en la información y comunicación

Las barreras del entorno físico son las más evidentes ya que todos las vemos, sentimos o padecemos en algún momento de nuestras vidas. Son tangibles y fáciles de detectar, lo que implica una mayor concienciación sobre ellas. Pero también existen "otras barreras muy graves y más difíciles de abordar como es el acceso a la información y la comunicación. En este sentido, la experta en Accesibilidad Universal, Mariela Fernández afirma que "se trata de discriminaciones que en pleno siglo XXI y en una sociedad tan avanzada como la nuestra, son difícil de explicar y comprender". Un ejemplo de esta discriminación son las redes sociales. Las principales aún no están adaptadas a las personas con discapacidad, lo que provoca exclusiones y barreras en el acceso y uso normalizado de estos canales. De hecho, las asociaciones de discapacitado registran numerosas quejas de usuarios por las trabas que sufren al intentar acceder a estas redes sociales generales. Como respuesta a esta necesidad existen canales específicos para este grupo poblacional. Es el caso de sidiscapacitados.com. En la misma línea, también se ha creado hardware (libros electrónicos, tabletas...) y software (lectores de pantallas, magnificadores de pantalla, traductor de braille, sintetizadores de voz) que se ajustan a las necesidades de los distintos tipos de discapacidad sensorial. A pesar de ello, las organizaciones que trabajan por y para la accesibilidad siguen investigando nuevos recursos para convertir las TIC en herramientas al alcance de todos. Entre lo más novedoso se encuentra un sistema en el que trabajan en la Universidad de Elche, en Alicante, que permite al usuario navegar por la red mediante la actividad cerebral, sin tener que utilizar las manos.


Viernes, 4 de Noviembre 2011

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Viernes, 26 de Agosto 2016 - 11:19 GERAS: software de gestión de centros residenciales