Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
YouTube




Teleasistencia: Sistemas de comunicación mejorados y nuevas soluciones que rompen fronteras


Si hay alguna cualidad por la que la teleasistencia deba despuntar es por la sencillez, lo que se traduce en mayor facilidad de manejo para que los usuarios puedan utilizar el sistema de forma cómoda y cercana. Tecnológicamente hablando, el servicio de teleasistencia se considera muy básico, sin embargo, el mercado no deja de innovar con la intención de ofrecer soluciones cada vez más eficaces y personalizadas. Eso sí, sin perder de vista los pilares elementales sobre los que debe sostenerse el servicio: una comunicación fluida y sin interferencias y que no suponga complicación alguna para el beneficiario.



Teleasistencia: Sistemas de comunicación mejorados y nuevas soluciones que rompen fronteras
El servicio de teleasistencia facilita atención médica o social, mediante el uso de las Tecnologías de la Información y la comunicación (TIC), ante situaciones de emergencia, inseguridad, soledad o aislamiento. Se trata de un recurso que permite la permanencia de los usuarios en su hogar y entorno habitual de vida, evitando el desarraigo y asegurando la intervención inmediata en crisis personales, sociales o médicas las 24 horas del día, los 365 días del año. Esta prestación es posible gracias a sistemas de información y comunicación muy sencillos, mediante los cuales los mayores pueden entrar en contacto verbal con el centro de atención especializada, pulsando el botón de un medallón o pulsera que llevan constantemente puesto. Asimismo, se dispone de unidades móviles que, en caso de necesidad, se trasladan al domicilio del usuario para dar solución a la emergencia surgida, mediante la movilización de recursos.

A pesar de ser soluciones básicas tecnológicamente hablando, se consideran eficaces y muy fáciles de utilizar por los beneficiarios, particularidad que es especialmente valorada. Pero las empresas que desarrollan sistemas de teleasistencia opinan que aún se pueden perfeccionar, razón por la que siguen investigando y abriendo nuevos frentes, como el de mejorar la calidad de la comunicación, introduciendo la comunicación IP y el GSM, o acabar con los problemas de incompatibilidad con las operadores de telefonía con sistemas multiprotocolo. También se ha conseguido ampliar el rango de población que puede beneficiarse de este servicio; tal es el caso de los mayores con alzheimer y aquellos con problemas de audición.

Mejora de los sistemas de comunicación
La comunicación es la finalidad de la teleasistencia, por tanto, las empresas que ofrecen esta prestación no pueden permitirse el lujo de que falle. La cobertura y la incompatibilidad con las telefonías era el principal hándicap con el que se contaba, pero el mercado está tratando de solventarlo con nuevas estratagias.

Soluciones estandarizadas
A finales de enero de este año, Ibernex Ingeniería, empresa perteneciente al Grupo Pikolín, lanzó la innovadora centralita de teleasistencia AsisT. Esta solución, que permite ofrecer la prestación del servicio de teleasistencia domiciliaria, ya sea fija o móvil, además de los servicios básicos y avanzados de la telefonía tradicional, está basada en una centralita telefónica Asterisk, lo que, según el director general de la compañía, Antonio Remartínez, "abarata los costes de implantación sensiblemente con respecto a las centralitas de teleasistencia tradicionales. Y, además de este ahorro, cuenta con todas las ventajas que tiene una centralita IP, formada por operadores descentralizados distribuidos geográficamente que solo precisan de un ordenador y conexión a Internet para atender las llamadas". De este modo, se pueden gestionar las alarmas generadas por los usuarios, resgistrando en todo momento las actuaciones llevadas a cabo por los operadores.
Es multiplataforma, compatible con Windows, Mac OS X y Linux; multiprotocolo, capaz de operar con todos los terminales de teleasistencia del mercado; y multilínea, ya que es independiente del tipo de conexión a la red telefónica. Pueden ser para RDSI, para RDSI-Primario, para analógicos o incluso podría conectarse a un operador de VoIP. El sistema permite una integración con otras centralitas convencionales a través de IP, RDSI, Primario, etc.

"Se trata de un sistema muy seguro, ya que toda la solución (hardware y software) va instalada sobre un servidor, configurando el mismo con doble fuente de alimentación y con un RAID de discos, lo que garantiza su funcionamiento permanente", sostiene Remartínez. Además, se puede diseñar una solución de altísima disponibilidad utilizando simultáneamente dos centrales y cambiar de una a otra sin realizar ningún cambio físico y sin interrumpir el servicio.

Las ventajas de esta tecnología es la estandarización de la solución para evitar depender de un único fabricante de equipos de teleasistencia. Esto posibilita "el presentarse a concursos públicos con un parque ya existente de terminales de distintas marcas, así como que cualquier operador pueda acceder al negocio de la teleasistencia con independencia de su tamaño, ya que la centralita es totalmente escalable en función del número de abonados del centro", explica Remartínez.
Verkizan también comprobó hace años que existían limitaciones con los terminales analógicos, porque no funcionaban adecuadamente en la red digital moderna. Por tanto, a principios del año 2008, realizó la integración de tecnología digital para la comunicación IP (gestionar las alarmas de los terminales digitales).

Actualmente, apuesta por las terminales IP pero integradas con una plataforma innovadora y completamente abierta a todos los protocolos de comunicación de terminales y dispositivos, la plataforma UMO, mediante la que se consigue solventar las carencias que las terminales IP puedan tener. El concepto UMO consiste en recibir llamadas de alarma, videoconferencia, teleasistencia... procedentes de diferentes terminales o dispositivos y gestionarlos a través de la plataforma. "Todos los protocolos están certificados y aprobados por el propio fabricante para que puedan ser utilizados en nuestra receptora", confirma el director general de la entidad, Joaquín Payá.

El hadware y el software de la receptora son desarrollos propios de Verkinzan y están pensados para que encajen perfectamente, logrando una plataforma a medida y con una configuración mínima de equipos con sistemas operativos para reducir el riesgo de caídas del sistema. No obstante, aunque se produzca la caída de los sistemas operativos, "se pueden recibir las llamadas de emergencia, por lo que garantizamos poder gestionar las alertas en todo momento", puntualiza Payá.
En Verklizan se consideran "independientes" en el mercado, porque no tienen terminales ni dispositivos propios; por lo que pueden obtener una flexibilidad mayor en el momento de elegir los equipamientos más apropiados para prestar el servicio seleccionado

PulsadorTx4 de STT Condigi
PulsadorTx4 de STT Condigi
Terminales más eficaces
Desde la perspectiva de los terminales también se han desarrollado importantes iniciativas con el fin de mejorar la comunicación. Así por ejemplo, STT Condigi ha lanzado al mercado el Careline GSM que permite la comunicación vía red telefónica y/o GSM, así como trasmitir datos vía GPRS. Esta dualidad en la manera de poder comunicarse con las centrales de alarma (analógica-GSM) resuelve los posibles problemas de comunicación. De tal modo, que si existe un fallo en la línea porque se va la luz, no funciona el sonido o el operador no soporta la teleasistencia en sus redes, se puede conectar vía GSM.

Asimismo, tal y como indica el Country Manager en España de esta compañía Sueca, Pedro García, esta novedad "permite cambiar el concepto de teleasistencia que usamos actualmente, puesto que el terminal puede ser utilizado en diferentes domicilios sin necesidad de nuevas configuraciones". Hasta el momento, una persona mayor con el servicio de telesistencia en su casa, no puede pasar periodos de tiempo en casa de sus familiares sin perder este servicio pero, según Pedro García, "con este nuevo terminal podrá desplazarse a otros domicilios (de vacaciones con su familia o a domicilios de familiares) sin ninguna limitación".

Otra novedad de STTCondigi es el nuevo pulsador TX4, que mejora el nivel de seguridad del sistema y reduce significativamente el mantenimiento del mismo, ya que permite el cambio de batería, manteniendo el nivel de estanqueidad. Este nuevo pulsador incorpora un sistema de comunicación con el terminal vía radio denominado "Jumping Frequency", exclusivo de STTCondigi, que trabaja con dos frecuencias de radio en salto para obtener una mayor seguridad en la conexión entre el botón (pulsador) y el terminal de teleasistencia.

También, en una apuesta por mejorar la comunicación y la compatibilidad, Tunstall ha desarrollado la gama Connect, una nueva generación de terminales domiciliarios que, además de nuevas características, cuenta con una funcionalidad desarrollada y patentada por el grupo, el protocolo STMF, que "consigue compatibilidad con las operadoras de telefonía digital y evita los problemas que podrían derivarse del uso de los protocolos habituales DTMF, que no garantizan plenamente dicha compatibilidad", subraya la responsable de Marketing de Tunstall, Sonia Ran.

En esta línea, la empresa inglesa ha lanzado el nuevo pulsador personal vía radio, reducido en tamaño y en peso, pero que, sin embargo, cuenta con una superficie de activación un 30% mayor al de su anterior dispositivo, gracias al aumento de tamaño de su botón rojo. Y no se ha olvidado de mejorar sus software. En esta área, Tunstall ha diseñado una nueva generación de software, la plataforma ICP (Integrated Care Platform), una plataforma informática que unifica, coordina e integra la tecnología del resto de soluciones del grupo, dirigida esencialmente a facilitar la convergencia de los servicios sociales y sanitarios.

Cubriendo necesidades
La innovación en teleasistencia no sólo ha puesto sus miras en mejorar la tecnología de la información y comunicación, sino que también ha habido empresa que han optado por abrir nuevas vías de la teleasistencia con el objetivo de llegar a un mayor número de personas dependientes. Entre ellos se encuentran los enfermos de Alzheimer y las personas con problemas auditivos.
Especialmente concebido para los mayores que padecen Alzheimer y otras demencias, el brazalete Global Vega ofrece protección para la persona que lo lleva puesto y tranquilidad para los familiares y cuidadores. Ante una situación de peligro el usuario puede pulsar el botón de emergencia y solicitar ayuda y, en cualquier caso, puede ser localizado vía GPS y GSM si se mueve fuera de la zona de seguridad que se predetermina.

Esta misma función la cumple el SIMAP (Sistema Inteligente de Monitorización de Alertas Personales), proyecto piloto puesto en marcha por Cruz Roja. El servicio permite la localización de personas con Alzheimer o deterioro cognitivo que portan el dispositivo, gracias a un programa de avisos.
La persona con riesgo se limita a llevar un terminal telefónico con GPS en una funda, para evitar la pérdida o deterioro accidental. Previa validación, los familiares o personas cuidadoras pueden acceder a la localización del terminal, conectándose telefónicamente con Cruz Roja o bien accediendo directamente a la plataforma SIMAP desde un móvil o por internet. También es posible configurar el terminal para que notifique automáticamente la entrada en zonas prefijadas como peligrosas, la salida de una zona segura o bien cuando la persona se desplaza a más de 35 km por hora. Cruz Roja comunica de manera inmediata las incidencias señaladas a las personas de contacto (personas cuidadoras) y, en caso necesario, a los recursos de emergencia que correspondan.

Otra novedad que ha favorecido que la teleasistencia amplie horizontes es el SmartCom de Neat. Se trata de un dispositivo que facilita la integración de personas con problemas de audición. "Su objetivo es complementar los servicios que se prestan actualmente a personas con deficiencias auditivas, un sector de la población mayor para el que la teleasistencia no resultaba eficaz puesto que la comunicación entre el operador y el usuario, prácticamente era inexistente", indica la responsable de Marketing y Comunicación de Neat, Ana Herráiz.

El Smartcom consiste en un sistema de mensajería instantánea con preguntas y respuestas predefinidas, que permiten al usuario comunicarse en cada momento con el operador. El usuario del servicio porta un dispositivo móvil con pantalla táctil, que le va a permitir pulsar la opción deseada a la pregunta que le formula el operador. De este modo, se consigue una comunicación fácil y fluida, y el mayor podrá sentirse más seguro.

Nemo de Neat
Nemo de Neat
Teleasistencia móvil
Además de la teleasistencia domiciliaria, hay que tener en cuenta la teleasistencia móvil. Ambas persiguen mejorar la calidad de vida de los usuarios, dotándoles de autonomía; la diferencia estriba, como sus denominaciones dejan claro, en que la domiciliaria aporta seguridad y confianza cuando el mayor está en casa y la móvil cuando se encuentra fuera.

Ejemplo de ello es el Proyecto paSOS (protocolo de Asistencia SOS), una iniciativa puesta en marcha por Cruz Roja y la Fundación Vodafone España que cuenta con el apoyo del IMSERSO, a través del Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas (CEAPAT); del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, a través de red.es, y de la Fundación Andaluza de Servicios Sociales. Asimismo, en el desarrollo técnico del protocolo participan los principales fabricantes de equipos de teleasistencia: Tunstall, Grupo Neat, Ibernex, Verklizan y Twig (Geosentric), así como la empresa certificadora AT4 Wireless y varias empresas consultoras especializadas en teleasistencia.

Mediante este proyecto, los usuarios equipados con un terminal de teleasistencia móvil, que se encuentren en cualquier lugar con cobertura, estarán conectados a una central de atención de alarmas. Y, en caso de emergencia, los técnicos de la central pueden localizar a la persona mediante GPS u otras tecnologías, y pueden comunicarse con ella para ofrecerle apoyo, así como movilizar las asistencias necesarias.

En esta misma línea, Neat ha desarrollado Nemo, un teléfono GSM pequeño y ligero que puede usarse cuando se necesita un teléfono de teleasistnecia con o sin GPS. Nemo está indicado para aquellas personas que se mueven en áreas relativamente extensas, porque puede enviar una alarma con el botón de la unidad o del pulsador de alarma externo. "Cuando se pulsa el botón de alarma en Nemo, o se ha pulsado el brazalete externo, se establece una comunicación vía radio con el centro de atención, la residencia o un familiar", explica Ana Herráiz. Con este sistema, además, se puede contactar con ellos en cualquier momento, así como conocer el lugar exacto donde se encuentran gracias a la tecnología GPS que incorpora y a la plataforma de localización con la que cuenta Grupo Neat.

Horizontes de la teleasistencia
El sector es consciente de que el concepto de telasistencia irá cambiado. Antonio Remartínez, de Ibernex, defiende así esta idea: "Hasta el momento ha primado la cantidad sobre la calidad, entendiendo por calidad la ampliación de las coberturas basadas en las nuevas tecnologías. Pero con el crecimiento de la población mayor de 65 años, el perfil de usuario va a evolucionar y la teleasistencia debe evolucionar con él". De la misma opinión es Pedro García, de SST Condigi, pero este profesional insiste en que aún deben asentarse las bases y tener claro hacia dónde se quiere dirigir este servicio para no dar palos de ciego. Además, considera que no podemos perder de vista la esencia de la teleasistencia: "Debe ser un servicio sencillo, simple y que cuente con una plataforma segura, en lo que respecta a comunicación", comenta.

Teniendo en cuenta las necesidades de los mayores de esta generación, Ibernex está trabajando en un sistema de asistencia doméstica más fácil de manejar a través de TDT:

T-Asisto 2. El proyecto propone integrar una serie de funcionalidades (servicios de teleasistencia, envío y reproducción de mensajes cortos con vídeo, gestión de elementos domóticos y actividades formativas) en la televisión digital terrestre (TDT). La idea es acercar estos servicios a través de un medio mucho más cercano a la mayoría de personas que requieren asistencia que los servicios, a través de ordenadores. No obstante, como estos servicios serán usados por los asistidos pero también por sus cuidadores o familiares, se facilitará la convergencia de plataformas, permitiendo a usuarios más avanzados manejar el sistema con un ordenador o teléfono móvil. De esta forma, un familiar podrá, por ejemplo, enviar un SMS a un usuario que lo podrá ver en su televisor, o recibir alarmas del sistema domótico.

La telemedicina es otra de las opciones que se plantean y, de hecho, la tecnología de muchos proveedores de teleasistencia permiten emplear este servicio a sus usuarios. Según la responsable de Marketing de Tunstall Ibérica, Sonia Ran, debido a la creciente demanda de atención sanitaria, el aumento de enfermedades crónicas y el envejecimiento de la población, "se está generando una necesidad real de cambios en el modelo de atención social y sanitaria, y la tecnología tiene un papel fundamental para la consecución de beneficios, tanto para los usuarios como para el propio sistema en forma de ahorros importantes". En este contexto, Tunstall dispone de una avanzada tecnología para telemonitorización de la salud y, en la actualidad, tienen contratos para suministrar equipos de telemedicina a más de 10.000 pacientes.

Relacionada con esta tecnología, Ibernex está participando en un proyecto dentro del Programa AAL (Ambient Assisted Living) de la Unión Europea denominado BEDMOND, que pretende la implantación en el hogar de una red de sensores que permita realizar el diagnóstico precoz de las enfermedades neurodegenerativas, principalmente las demencias. En este caso, la teleasistencia se utiliza como punto de convergencia en la captura de datos de los diferentes sensores. El proyecto comenzó en junio de 2009 y tiene una duración de tres años. Por tanto, dentro de un año, tendremos los resultados de esta iniciativa.

Estos son algunos de los proyectos que, en estos momentos, hay en marcha para conseguir un sistema de teleasistencia más completo, pero qué duda cabe de que en tecnología los desarrollos y mejoras son continuos y conviene mantenerse informado.


Martes, 10 de Mayo 2011

Nota




1.Publicado por Jorge Luis Hartkopf el 19/04/2015 04:30
me interesaría profundizar en el tema... super importante la seguridad de nuestros mayores

Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.


En la misma sección...
< >

Viernes, 26 de Agosto 2016 - 11:19 GERAS: software de gestión de centros residenciales