Dependencia y discapacidad - proveedores, residencias, sector sociosanitario,
Balance Sociosa Balance Sociosa

Síguenos en:
Facebook
Twitter
LinkedIn




Tenemos que conseguir eliminar la llamada “brecha digital”


José Luis Ripoll es doctor ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, catedrático de la Universidad Politécnica de Valencia y académico numerario de la Academia Europea de Ciencias y Artes. En la actualidad, además de presidir la Fundación Vodafone España, es presidente de la Fundación Tecsos de Tecnologías Sociales, vicepresidente de la Escuela de Organización Industrial (EOI) y vicepresidente del Consejo Social y miembro del Consejo de Gobierno de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).



Tenemos que conseguir eliminar la llamada “brecha digital”
 
¿Cuándo y por qué nace la Fundación Vodafone España?
Fue constituida en 1995 bajo el nombre de Fundación Airtel Móvil (Fundación Vodafone España en la actualidad), a raíz de la liberalización de la telefonía móvil en España y la concesión de la segunda licencia de operador móvil en nuestro país al consorcio Airtel.  En la oferta presentada a concurso, se incluyó un “sobre social” en el que se aportaba la creación de una fundación.
 
¿Cuáles son sus principales objetivos?
La Fundación Vodafone España trabaja con el objetivo de desarrollar iniciativas tecnológicas que promuevan la accesibilidad y la vida independiente de los colectivos vulnerables. Para ello, contamos con dos líneas de actuación: la Unidad de Innovación y la Unidad de Proyectos Sociales.
 
¿Qué aporta a la sociedad y, concretamente, a las personas mayores?
La Unidad de Innovación desarrolla proyectos de I+D+i en el ámbito de la accesibilidad, los mayores y la vida independiente y la e-salud. La Unidad de Proyectos Sociales se centra en ofrecer formación en el uso de las TIC y acciones de integración social para grupos vulnerables.
 
¿Qué actividades promueve la Fundación dirigidas a la población mayor?
Participamos en iniciativas de vida cotidiana asistida por el entorno (Ambient Assisted Living - AAL), como el proyecto europeo Persona, cuyo objetivo es desarrollar servicios que permitan que las personas mayores puedan permanecer el mayor tiempo posible en su entorno habitual. En España, tenemos varios proyectos de teleasistencia basados en la videoatención, como SocialTV para 3G, que busca favorecer el envejecimiento activo a través del fomento de las relaciones sociales; y Telpes, que ofrece servicios de teleasistencia para personas mayores con discapacidad auditiva. Por otra parte, impartimos cursos de formación en el uso de las TIC dirigidos a personas mayores y otros grupos vulnerables.
 
¿Con qué instituciones públicas y/o privadas colaboran?
Son muchas las instituciones tanto públicas como privadas que participan y colaboran en los proyectos de la Fundación: la Administración Pública, universidades, asociaciones, ONG, centros de investigación, etc. Por ejemplo, Junta de Andalucía, Generalitat de Catalunya, Organización Nacional de Trasplantes, Cruz Roja Española, ONCE, Aspaym (Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos) y CNSE (Confederación Estatal de Personas Sordas).
 
¿Cuáles cree que son las claves para mejorar la calidad de vida de las personas en situación de dependencia?
Hablando desde la óptica de una fundación tecnológica, sin duda, la accesibilidad universal. Si somos capaces de “innovar para todos”, conseguiremos que los grupos dependientes puedan beneficiarse de los avances tecnológicos que mejoran la calidad de vida de las personas y su completa integración en la sociedad.
 
¿Qué propone para retrasar la institucionalización de los mayores?
Tenemos que conseguir eliminar la llamada “brecha digital”. Hoy en día se crean un gran número de plataformas de ayuda, productos y servicios basados en las TIC, que permiten a las personas mayores ser independientes durante más tiempo, permaneciendo además en su propio domicilio. No podemos permitir que el desconocimiento en el uso de la tecnología por parte de este colectivo acelere su institucionalización.
 
¿Qué papel juegan las nuevas tecnologías para fomentar la autonomía personal?
El papel de las nuevas tecnologías es clave. Las TIC tienen que ser capaces de adaptarse a las necesidades de cada usuario, y su manejo debe ser sencillo para que todos los ciudadanos tengan las mismas oportunidades de disfrutar de bienestar social, servicios asistenciales, ocio, contactos personales... y las TIC aportan muchas opciones en estos campos.

¿Qué acciones organizan?
En 2004 se pusieron en marcha los cursos de formación de mayores en el uso del teléfono móvil, en los que han participado más de 50.000 personas. La próxima acción formativa que se va a desarrollar es el proyecto PorTICo, iniciativa pionera de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía que tiene como objetivo facilitar el acceso a las TIC a las zonas rurales y aisladas y, en especial, a los grupos vulnerables, que son los que presentan mayor índice de brecha digital.
 
¿Participan en congresos y seminarios?
Sí, tanto invitados por otras instituciones, como en eventos promovidos por la propia Fundación, con la colaboración de ayuntamientos, universidades, asociaciones y otras entidades. Estos se organizan con el fin de acercar a la sociedad los últimos avances en diferentes campos de investigación, como telemedicina, accesibilidad, vida cotidiana asistida por el entorno, vida independiente, etc. En este punto, cabe destacar las Jornadas de Convergencia Ciencia-­­Tecnología, que celebramos cada año en la Universidad de Alcalá de Henares y que reúne a más de 600 personas.
 
¿Qué hace José Luis Ripoll para envejecer activamente?
Trabajar en la Fundación, principalmente, y en el ámbito universitario, dando conferencias como catedrático de Ingeniería de Caminos. Además, llevo una vida activa, me gusta leer y practico ejercicio físico moderado, sin olvidar las relaciones con la familia y los amigos. También soy piloto privado.
 
¿Se ve a los 70 años con el portátil debajo del brazo y un móvil de última generación en el bolsillo?
Ya estoy en los 70 y el móvil, como no podía ser menos, lo tengo incorporado a mi vida diaria desde hace años. El portátil también se ha convertido en herramienta cotidiana.
 
¿Cuáles son los retos de futuro de la Fundación Vodafone?
La Fundación va a seguir apostando por el uso de las TIC como herramienta para mejorar la calidad de vida de los colectivos vulnerables. Por ello, debemos trabajar para lograr la accesibilidad global y que los nuevos productos y servicios que se desarrollen no supongan una barrera para las personas, independientemente de sus capacidades.


Sábado, 25 de Septiembre 2010

Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Balance de la Dependencia no se hace responsable de las opiniones y comentarios
de sus lectores.

Lea las condiciones generales de uso completas AQUÍ.