Plan de Inspección

Álava incorpora a su Plan de Inspección “elementos de calidad”

El Plan de Inspección de los servicios sociales en Álava para los próximos dos años incorporará con principal novedad “elementos diferenciadores de calidad”; esto es, no solo revisar las condiciones materiales, funcionales y de personal de los centros y servicios sociales y el cumplimiento de la normativa, sino también “velar por el respeto a la dignidad y los derechos de las personas usuarias”.

Así lo ha anunciado el diputado foral de Políticas Sociales, Emilio Sola, durante la presentación del Plan de Inspección, que se aplicará en 233 recursos sociales situados en el territorio histórico, tanto de titularidad privada como foral.

Acompañado por la directora de Servicios Sociales, Ana Belén Otero, el diputado foral ha detallado que las inspecciones se realizarán en 115 centros para personas mayores (residencias, viviendas comunitarias, apartamentos tutelados, centros de día, y centros rurales de atención diurna); 45 recursos para personas con discapacidad; 23 para personas menores de edad; 5 para víctimas de violencia de género, y 50 para personas en exclusión social o con problemas de salud mental.

Visitas anuales                                

El plan contempla al menos una visita anual en el caso de los centros residenciales y centros de día para personas mayores y mujeres víctimas de violencia de género, mientras que las inspecciones serán un mínimo de dos al año en los centros para menores de edad.

Aunque el Servicio de Registro e Inspección de Servicios Sociales de la Diputación Foral de Álava viene realizando ya estas inspecciones, la institución foral ha considerado publicar un plan de inspección que establece prioridades, define las vías básicas de la actuación inspectora y fija los objetivos anuales del servicio de inspección.

Enfermeras en los equipos de inspección

Ello ha sido posible gracias al aumento de plantilla de inspección en los últimos años y a la incorporación de una nueva figura al equipo, con perfil profesional de enfermería, que “reforzará la dimensión sociosanitaria” de las inspecciones. “Además, durante la pandemia nos hemos cuestionado el orden de prioridades en algunos aspectos que hay que inspeccionar en los centros”, ha añadido Emilio Sola.

Los aspectos en los que inciden las inspecciones son, entre otros, la supervisión de las instalaciones, que la prestación de cuidados básicos sea adecuada al igual que la alimentación, la realización correcta del plan de cuidados y el plan de atención individualizada, el control de las ratios de personal, sus funciones y su distribución horaria, el conocimiento de los protocolos, entre ellos, los más importantes (caídas, malos tratos, derivación a urgencias, úlceras por presión, visitas, sujeciones, y errores en la medicación), y si disponen de figuras profesionales de trabajo social, enfermería, medicina, psicología o fisioterapia.

Elementos cualitativos

El titular de Políticas Sociales ha indicado que “dar un paso más allá” en las inspecciones y otorgarles esa “mirada más amplia” va ser posible con la introducción de elementos diferenciadores de calidad. Algunos de estos elementos de calidad serán la formación en geriatría de las personas profesionales de medicina y enfermería, la continuidad y estabilidad en el empleo con el objeto de favorecer un nivel óptimo de calidad en el servicio, la realización de encuestas de satisfacción de residentes y familiares, y la existencia de actividades diferenciadas y variadas para distintos perfiles de personas usuarias.

Otros aspectos a potenciar son la elaboración de historias de vida de las personas residentes, primar los aspectos personales sobre los organizativos de los centros, y convertir al personal de referencia realmente en un apoyo para la persona usuaria y familia.

Inspecciones sin preaviso

Según ha anunciado el diputado foral, la inmensa mayoría de las visitas de inspección se realizarán sin preaviso, una dinámica que ya se instauró durante la pandemia. El personal de inspección acudirá de dos en dos a las visitas, lo que permitirá interactuar más con personas usuarias y profesionales, e incrementar las visitas en horarios poco habituales, incluso de madrugada.

“El Plan de Inspección pretende no solo la revisión de las condiciones materiales, funcionales y de personal de los centros y servicios sociales, sino también velar por el respeto a los derechos de las personas usuarias, con el fomento de las buenas prácticas en la atención a personas, de forma que se garantice un trato digno y respetuoso, en especial en el entorno residencial”, ha asegurado el diputado foral Emilio Sola.