comité de ética

Amade constituye un Comité de Ética para mejorar la calidad de la atención a los mayores madrileños

La Asociación Madrileña de Atención a la Dependencia (AMADE) ha constituido un Comité de Ética, con el objetivo de ayudar a los centros y servicios de atención a las personas mayores y/o con dependencia de la Comunidad de Madrid a resolver los principales dilemas éticos que puedan surgir en la práctica asistencial diaria.

La implantación de un comité de ética es necesaria para la evolución de la atención a las personas mayores. Los cambios demográficos y sociales suscitan nuevas necesidades de cuidado, que deben adaptarse a un modelo de atención centrado en la persona. Y, para dar respuestas a estos nuevos retos y tomar las mejores decisiones, sobre todo en casos complejos en las que los profesionales, las familias y personas mayores sientan que están en una encrucijada, es necesario contar con un grupo experto que analice con criterio y detenimiento la situación.

En este sentido, el Comité de Ética de Amade es un órgano consultor con capacidad para discernir, en base a criterios éticos, sobre cuestiones que el cuidado de personas mayores dependientes puede plantear. De esta manera, la patronal madrileña pone a disposición de cualquier centro que lo deseé una herramienta “para apoyar, formar y acompañar a los profesionales y familiares de personas mayores dependientes en su labor, garantizando el cumplimento de los principios bioéticos”, asegura la directora general de Amade, Inmaculada Cerejido.

¿Cómo es y quiénes conforman el Comité de Ética?

El comité, que se ha registrado y acreditado por la Comunidad de Madrid, está constituido por un experto en bioética, profesionales sanitarios (médico, fisioterapeuta y psicólogo), profesionales sociales (trabajador social) y abogados; todos, profesionales en activo en el sector sociosanitario, en centros privados, públicos y concertados.

Además, cuenta con una estructura de carácter participativo y democrático que deberá someter a votación sus decisiones, “siempre imperando el criterio de consenso tras la escucha del análisis que cada profesional aporta de las cuestiones a tratar, después de acudir a recoger la información necesaria para realizar el adecuado análisis de la situación”, aclara Inmaculada Cerejido, que insiste en que “es un órgano vivo que mantienen reuniones periódicas para seguir de cerca cualquier cambio en la ley o acontecimiento que pueda afectar a la realidad de la persona mayor”.

Primera reunión de Comité de Ética

Esta semana ha tenido lugar la primera reunión del Comité de Ética de Amade para discernir sobre la necesidad de formar a los profesionales sociosanitarios en cuestiones vinculadas al testamento vital y su aplicación en los centros. “Estamos frente a un reto ético sin parangón ni precedentes. Esta será una de las grandes cuestiones a medio plazo”, explica Inmaculada Cerejido. 

En el encuentro, los miembros del comité han sido asesorados por la Asociación Derecho a Morir Dignamente y por el bufete de abogados JB Asesores, que han puesto de manifiesto la importancia de la ética como eje fundamental para implantar el modelo de atención centrada en la persona. “Es necesario escuchar y registrar los deseos de las personas que cuidamos. Las leyes van dibujando un marco en el que cada persona se responsabiliza de su vida hasta los últimos días. Y nuestro objetivo debe ser acompañarles en este proceso”, sostiene la directora general de Amade.