Andalucía invierte 61,7 millones en la modernización de los cuidados de larga duración

Andalucía invierte 61,7 millones en la modernización de los cuidados de larga duración

La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, ha visitado el centro de día de la Asociación de Familiares de Personas con Alzheimer (AFA) en Huelva, donde ha informado de la generación de un crédito por valor de 61.782.000 euros para financiar la ejecución de proyectos con cargo a los fondos europeos Next Generation para la modernización de los cuidados de larga duración y el Servicio Andaluz de Teleasistencia, entre otras medidas. Se trata de “la puesta en marcha de un conjunto de iniciativas de digitalización y modernización de la Administración Pública que permita una gestión más ágil y eficiente”.

Estos fondos serán ejecutados por la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía y una primera línea de inversión se refiere al Plan de apoyos y cuidados de larga duración: desinstitucionalización, equipamientos y tecnología. Para ello, se incluye “un estudio de la situación de la dependencia en Andalucía como paso previo para la puesta en marcha de una Estrategia Autonómica de Análisis e Investigación Aplicada que lleve a un cambio de modelo de este tipo de cuidados”, ha señalado. Su presupuesto es de 200.000 euros.

Esta iniciativa se suma a la ya aprobada en Consejo de Gobierno para la creación de centros específicos para personas que sufren la enfermedad de Alzheimer y otras demencias, así como de centros de cuidados intermedios. De esta forma, se modifica el Mapa de Servicios Sociales de Andalucía que establece la organización funcional y territorial en este ámbito con la finalidad de contribuir a garantizar el derecho de todas las personas a la protección y promoción sociales y la prevención.

Entre la planificación de las actuaciones, se recoge la creación de nuevas tipologías y subtipologías de centros para la atención y prevención de la dependencia. En estos casos, sus elementos constitutivos en cuanto a materiales, personal y procedimientos estarán ligados a cada prestación social.

“Con estas iniciativas, el Gobierno andaluz afronta una realidad ineludible y en crecimiento, como es la presencia de demencias en las personas mayores con motivo de daño, enfermedad o envejecimiento neurológico, de las cuales el alzhéimer es la más común”, ha destacado Ruiz.

Servicio Andaluz de Teleasistencia

El segundo proyecto contempla la modernización y adaptación de las centrales de atención de llamadas del Servicio Andaluz de Teleasistencia, que en la Comunidad supera ya las 238.000 personas usuarias. Para ello, se ha programado la mejora de las actuales sedes en Sevilla y Málaga, que permita asumir el crecimiento neto estimado en usuarios, y la digitalización del parque de dispositivos. Todo ello suma un importe de 54.882.000 euros.

Por otra parte, Ruiz ha explicado que la segunda línea de inversión prevista para esta partida financiera hace referencia a “la modernización de los servicios sociales para su transformación tecnológica, innovación, formación y refuerzo de la atención a la infancia”. Entre otras medidas, se prevé un ecosistema digital de servicios sociales y dependencia con tres bloques:

  1. Plataforma omnicanal para la implantación de un nuevo sistema integrado que articule los servicios de información, seguimiento y asesoramiento de la ciudadanía andaluza.
  2. Evolución tecnológica y funcional de la Tarjeta Andalucía Junta 65, que tienen más de un millón de personas titulares en la Comunidad.
  3. Sistema de seguimiento y control de las prestaciones de servicios que sea integral, personalizado y participativo.

Este proyecto tiene un presupuesto de 4,2 millones de euros.

Modelo predictivo de atención a la dependencia

Con una financiación prevista de 1,5 millones de euros, la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha previsto también el diseño de un modelo predictivo de atención a la dependencia, como consecuencia del envejecimiento de la población y el esperable incremento de las personas en situación de dependencia que repercutirá en una mayor demanda de recursos para la atención de las mismas. En este sentido, se propone, en coordinación con el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, establecer una herramienta que, mediante un sistema de Big Data, establezca un modelo predictivo sobre la demanda georreferenciada de los recursos del sistema de atención a la dependencia que va a tener la población andaluza.

Por último, con un presupuesto de un millón de euros, se ha propuesto un Sistema colaborativo y Teleformación para profesionales de los servicios sociales. El proyecto se concibe como una plataforma tecnológica destinada a la prestación de servicios de formación y divulgación mediante metodología en línea. “Esto permite la gestión y promoción del conocimiento entre los profesionales que participan en la atención de las personas en situación de dependencia, dando respuesta, de esta forma, a la mejora de los procesos y su simplificación, así como a la atención integrada”, ha subrayado Ruiz.

Más de 156.000 personas con Alzheimer en 2030

Según la Estrategia de Alzheimer de Andalucía, manteniendo los niveles de prevalencia actuales (6,5 % para personas de entre 65 y 79 años y 13 % para mayores de 80 años), la estimación de personas enfermas de demencia en Andalucía superará las 156.000 en 2030. Por tanto, se hace imprescindible contar con recursos asistenciales específicos para el abordaje sociosanitario de las personas afectadas y su entorno, poniendo el acento en la detección temprana, tratamiento y acompañamiento con objeto de mejorar la evolución y la calidad de vida.

En este contexto, la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación contempla diferentes instrumentos de planificación entre los que se encuentra el I Plan Estratégico Integral para Personas Mayores en Andalucía 2020-2023 aprobado por acuerdo de 4 de noviembre de 2020 y que supone la guía esencial de las políticas sociales en Andalucía para los próximos años con la finalidad de promover el bienestar de las personas mayores y proporcionarles una atención basada en la prevención, la sostenibilidad y el cuidado integral y continuado de manera que puedan disfrutar plenamente de sus derechos.