El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha anunciado la convocatoria en los próximos días de 1,5 millones en ayudas para las residencias, con el objetivo de que puedan afrontar gastos sobrevenidos por la pandemia.

Minutos antes de mantener una reunión con las coordinadoras que gestionan las residencias en Aragón, Lambán ha explicado que el encuentro pretende servir para intercambiar opiniones sobre la evolución de la situación y “reforzar al máximo las colaboraciones”. No en vano, ha recordado que es en estos centros donde se concentra uno de los mayores peligros, puesto que se trata de uno de los colectivos más vulnerables.

En el encuentro han participado la Asociación de Residencias y Servicios de Atención a los Mayores (LARES); Asociación de Centros de Asistencia y Servicios Sociales de Aragón (ACASSA); la Fundación Rey Ardid, la Fundación Federico Ozanam; y la Asociación Aragonesa para la Dependencia (ARADE).

Allí, el gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, Joaquín Santos, y el secretario general técnico, José Antonio Jiménez, han explicado el protocolo de coordinación entre Sanidad y Ciudadanía para reforzar la atención sanitaria en las residencias. Este refuerzo pasa por establecer las acciones concretas de los centros de salud en las residencias (tanto en promoción de la salud como en asistencia sanitaria), establecer la figura de un profesional de referencia que coordinará con el centro residencial el cumplimiento de estos planes y supervisar que todas las residencias cumplen con las medidas de prevención frente al coronavirus.

Otra de las medidas adoptadas por parte del Departamento de Ciudadanía y que se ha trasladado a los gestores de residencias es que se van a realizar PCR a todos los trabajadores que se contraten en los centros de mayores.