La incierta situación provocada por los rebrotes y segunda ola de contagios por Covid-19 dificulta la situación de los cuidados y asistencia de las personas mayores y/o dependientes residentes en los centros sociosanitarios. En este contexto, la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), Aeste y Ceaps, organizaciones empresariales sanitarias, sociosanitarias y de la dependencia, propone la creación de un órgano de coordinación y gestión, liderado por la Administración, que cuente con la necesaria y activa participación de expertos del sector empresarial privado para luchar contra el COVID-19 en las residencias.

“Hoy, más que nunca, es necesario profundizar en una colaboración público-privada para este fin, con la coordinación y colaboración también del sector sociosanitario, ya que estamos seguros de que trabajando juntos y bajo la tutela de las administraciones conseguiremos una mayor y mejor atención y asistencia”, asegura Carlos Rus, presidente de la patronal de la sanidad privada.

Por su parte, desde Ceaps, indican que esta coordinación y colaboración es más necesaria ahora que nunca: “Este órgano debería poder consensuar y establecer los procedimientos o protocolos de actuación de colaboración público-privada”.

Desde Aeste consideran que “este órgano es fundamental para responder mejor a la situación de pandemia, además de sentar un buen precedente de cara a la transición de modelo que necesitan las residencias en España”.

Por otro lado, y ante el problema de la falta de personal en estos sectores, las asociaciones implicadas también consideran necesaria la mejora de la regulación para que las bajas del personal esencial relacionadas con el COVID-19 sean las estrictamente necesarias en función de criterios sanitarios.

Adicionalmente, como medida transitoria mientras dure la pandemia, solicitan que se flexibilice, la contratación de profesionales que cursen el último año de formación y se agilice el proceso de homologación de titulaciones. De este modo, aumentaría la profesionalidad de sus plantillas.

Estas patronales trasladan nuevamente la puesta a disposición de sus recursos para luchar contra esta pandemia y poder cuidar, atender y asistir, con las mayores garantías posibles, a este frágil colectivo de personas mayores.