La Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunidad Valenciana (Aerte) ha valorado de nuevo muy positivamente los últimos datos publicados por la Consellería de Sanidad Universal y Salud Pública sobre residencias con casos confirmados de COVID 19. En la estadística del 28 de septiembre, se contabilizaban 41 centros de personas mayores en esta situación frente a los 57 recogidos en la información del pasado 15 de septiembre, es decir, una reducción de 16 centros en 14 días, lo que supone un 28,07 % menos. A día de hoy, casi el 88 % de los centros autorizados en la Comunidad Valenciana están centros libres de COVID: 286 de los 327 totales.

Estos datos vienen a reforzar la idea de que las residencias están trabajando muy duro para tratar de frenar la entrada del virus en las residencias y para mitigar el impacto que el mismo tiene cuando esto se produce. Además, el incremento de casos detectados en las residencias ha crecido un 21.48 % desde el uno de julio, frente al 160,89 % del conjunto de la población de la Comunidad Valenciana en el mismo periodo, es decir, ocho veces menos.

Por otro lado, la tasa de mortalidad en los centros residenciales desde el 1 de julio es del 7,43 % (39 fallecidos de 525 casos confirmados desde esa fecha) frente a casi el 20,14 % de toda la pandemia (598 fallecidos de 2969 casos confirmados desde el 31 de Enero). Este dato da idea de que el virus tiene menos virulencia en esta fase, casi un tercio de la primera oleada.

“Necesitamos mayor apoyo de los departamentos de salud y de la Consellería de Igualdad y Políticas Inclusivas. En los centros sociosanitarios se está haciendo todo lo posible para atender a las personas en situación de dependencia. El número de centros con casos activos es bajo, la dispersión del virus en el interior de los mismos parece estar más controlada y la mortalidad se ha reducido a un tercio. Tenemos que seguir trabajando con el máximo nivel de alerta y exigencia, todo puede cambiar de un día para otro, pero la situación actual dista de ser dramática”, declara el presidente de Aerte, José María Toro.