visitas a las residencias de mayores

Castilla-La Mancha flexibiliza las visitas en residencias de mayores

El Gobierno de Castilla-La Mancha mantiene las medidas de prevención y control para hacer frente a la crisis sanitaria provocada por la Covid-19 en centros, servicios y establecimientos de Servicios Sociales de la región.

 
Así se ha decidido por parte de la autoridad sanitaria, a pesar de la estabilización de los contagios y la reducción del número de casos entre las y los usuarios de los centros residenciales para mayores y personas con discapacidad, lo que, sin embargo, sí flexibiliza las visitas.
 
Tal y como ha afirmado la consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano, durante una visita realizada a la Residencia para personas mayores ‘Los Olmos’, de Guadalajara, “las medidas que se han venido tomando en estos centros desde diciembre están siendo efectivas y los datos nos dejan una disminución de los contagios en centros residenciales”, por tanto, la decisión del Gobierno regional ha sido la de publicar hoy una nueva resolución con esa flexibilización de las visitas. “Ya son dos días a la semana los que podrán venir los familiares a visitar a los residentes de los centros residenciales de Castilla-La Mancha”, ha afirmado la consejera.
 
Esta es una de las novedades que recoge la resolución de la Consejería de Sanidad publicada en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha, que estará en vigor hasta el próximo 17 de febrero.  
 
De esta forma, se permiten dos visitas semanales de una duración máxima de dos horas, gestionadas con cita previa por el centro.
 

Se mantienen el resto de medidas

En la nueva resolución se mantienen el resto de las medidas preventivas que se venían aplicando en esta sexta ola en los centros residenciales, tanto para usuarios y visitas como para trabajadores, además de regular la propia actividad interna de estos recursos para la protección de las personas más vulnerables.

Sin embargo, ha aseverado García Torijano, la intención es “ir poco a poco flexibilizando las medidas en continua comunicación con Sanidad”. De esta forma, si durante los 15 días de vigencia de esta resolución se siguen reduciendo notablemente los contagios “se introducirán modificaciones para incorporar otras medidas que puedan facilitar que los mayores puedan recibir más visitas y empezar a realizar esas salidas que están deseando y esperan”, ha afirmado.
 
Hasta entonces, se mantienen otras disposiciones como la suspensión de salidas de residentes por una duración menor de siete días, la realización de pruebas diagnósticas en ingresos o reingresos de residentes, en cuyo caso se recomienda además evitar la interacción social innecesaria en el centro durante los cinco días siguientes.

Medias para los trabajadores 

En relación a los trabajadores de los centros y recursos, se estipula la realización de pruebas diagnósticas dos veces por semana, si no están vacunados o no han completado la vacunación, mientras que los que sí tienen la pauta completa se realizarán la prueba una vez a la semana, siendo el servicio de prevención de riesgos laborales de cada centro el encargado de realizar esas pruebas.
 
Además, la resolución especifica actuaciones que ya se venían realizando en los centros como que, en situaciones de final de vida, se proporcionará a las familias la posibilidad de estar con la persona, asistiendo el número de visitantes que el centro autorice según sus características y la valoración del caso en concreto. También, en salidas puntuales de residentes para asistir a consultas médicas, etcétera, podrán ir acompañadas de un familiar o allegado.
 
Las medidas serán revisadas quincenalmente en función de la evolución de la situación epidemiológica general y la situación particular de las residencias de personas mayores.