contratar personal y suplir las bajas por Covid

Ceaps exige soluciones para poder contratar personal y suplir las bajas por Covid

El Círculo Empresarial de Atención a la Dependencia (Ceaps) exige al Gobierno que cree de manera urgente una bolsa de empleo específica para trabajar en residencias de personas mayores, ya que el sector se encuentra “al límite” y sin posibilidad de hacer frente a las elevadas bajas en las plantillas provocadas por la sexta ola de la COVID-19. 

Según los últimos datos del Imserso, el porcentaje de contagio entre el personal de los centros alcanza el 4,58 %. A esta situación sobrevenida, hay que sumar que la escasez de profesionales de atención a las personas mayores es un problema endémico en España, que se ha visto duramente agravado por la pandemia, y que los profesionales están “agotados tras 22 meses” luchando contra el virus.

El Ceaps ha alertado insistentemente a las autoridades competentes de esa falta de bolsa de trabajo a la que acudir. “Somos un servicio esencial y, como ocurre con en el sector sanitario, hay que garantizar su continuidad porque trabajamos con personas”, señala la presidenta de Ceaps, Cinta Pascual. “Las necesidades de manos son reales y urgentes”, expone. Y reclama al Gobierno un “aumento” de las medidas y una “flexibilización en la contratación de profesionales”, del mismo modo que se hace en el sector sanitario, más allá de las aprobadas el pasado mes de diciembre que permiten como excepción contratar a personal sin titulación en los centros residenciales por la situación de la pandemia derivada de la COVID-19.

Las medidas “nos da algo de aire, pero no son más que un parche”, reconoce Pascual, quien afirma que se necesita una mayor flexibilización con las ratios y los perfiles de los profesionales y, sobre todo, una “mayor planificación a corto y medio plazo”.

Batería de propuestas

Para contribuir a paliar esta situación, Ceaps propone crear el concepto ‘PCR de personal esencial’, que garantice el diagnóstico en menos de 24 horas de todas las personas que están en la primera línea de atención a los mayores.

Además, propone que:

  • Las bajas se contabilicen desde el día en que se han practicado las muestras, y no desde que se conoce el resultado.
  • El trabajador positivo se pueda incorporar con un alta tras los siete días de baja, sin necesidad de otra PCR.
  • Se agilice el procedimiento con los trabajadores con sintomatología y TAR negativo realizado en el centro mediante una PCR urgente.
  • Que un trabajador vacunado no tenga que cumplir 15 días de baja si es contacto estrecho de un familiar.
  • Reducir las cuarentenas de los profesionales a siete días o de cinco en función de la evidencia científica.

“Sabemos que no hay personal sanitario para todos, por lo que necesitamos compartirlo. ¿O es que los mayores que viven en residencias no tienen los mismos derechos que las personas mayores que viven en sus casas?”, se pregunta Pascual. Además,  reivindica que se “dé prioridad a las personas más vulnerables de la sociedad, ya que presentan muchas patologías y son enfermos crónicos”.

La presidenta de Ceaps alerta al Gobierno de que continuar sin planificar de forma correcta pondrá en serio riesgo al sistema de cara a la llegada de la generación del ‘Babyboom’. Asimismo, reclama que responda con el mismo “compromiso» y «responsabilidad» que han mostrado los profesionales que trabajan en los centros de personas mayores (con más de un 90 % vacunados). Pero también que inyecte una “financiación digna de los servicios”, que garantice la sostenibilidad del sistema, y una coordinación socio sanitaria auténtica.