CEIM Confederación Empresarial de Madrid-CEOE, a través de su Comisión de Sanidad y Asuntos Sociales, ha elaborado un informe titulado “Colaboración público-privada en el ámbito sociosanitario de la Comunidad de Madrid”, en cuya elaboración ha participado la presidenta de Grupo SENDA, Matilde Pelegrí. Los principales objetivos son analizar la situación actual del sistema sociosanitario de la región y plantear propuestas para fortalecer la colaboración público-privada.

Este informe pone de manifiesto el papel fundamental que la sanidad privada tiene en la viabilidad económica de la sanidad pública de la región. En términos generales, la sanidad privada realiza el 24 % de los ingresos, el 18,2 % de las estancias, el 19,1 % de las consultas, el 24,1 % de las urgencias y el 30,9 % de las intervenciones quirúrgicas de media anual.

Asimismo, durante la pandemia, ha constituido un pilar principal en la lucha contra el virus. En concreto, el sector privado sanitario de la Comunidad de Madrid atendió a 9.300 pacientes en centros propios (un 25 % del total) y a 5.000 personas en centro públicos de gestión privada, lo que supone el 40 % del total de personas afectadas por el COVID-19 en los meses de marzo, abril y mayo de 2020.

Además, el total de los actos médicos privados realizados para la atención de las patologías derivadas de la pandemia se contabiliza en más de 60.000, y durante los meses mencionados, la sanidad privada madrileña contrató a más de 1.500 profesionales, realizando, a su vez, inversiones tanto en la ampliación de las UCIS como en la adquisición de material necesario específico de protección.

Por tanto, tal y como explica el presidente de CEIM, Miguel Garrido, “resulta imposible entender las políticas públicas del ámbito sociosanitario sin el ámbito de colaboración público-privada”. Y añade que “hay que poner en valor esta conexión, que mejora la eficacia de la gestión e introduce beneficios sociales y de empleo en ámbitos tan importantes como la promoción del envejecimiento activo, la prevención de la dependencia o la atención a personas en dificultad social”.

8 propuestas en materia sociosanitaria

El informe, dividido en seis capítulos, resalta el papel empresarial en las políticas sociosanitarias para desarrollar el catálogo de servicios y prestaciones del Sistema Nacional de Salud, impulsar la innovación tecnológica, prevenir la dependencia y atender a las personas en dificultad social.

El vicepresidente de CEIM y presidente de la Comisión de Sanidad y Asuntos Sociales, Carlos González Bosch, destaca cómo la colaboración público-privada “es el motor del cambio necesario para que afloren todas las potencialidades que supone esta colaboración en el ámbito del espacio sociosanitario” y subraya la importancia de plantear iniciativas concretas para que “una vez recuperada la normalidad, podamos tomar las decisiones necesarias para que las disfunciones evidenciadas no vuelvan a aparecer”.

En concreto, CEIM plantea 8 propuestas a poner en marcha en el medio y largo plazo:

  1. Evitar que la ideologización sobre la gestión público privada en materia sanitaria pueda perjudicar a los usuarios y a la libertad de empresa.
  2. Poner en valor a los profesionales del sector privado sociosanitario.
  3. Atender con solvencia los nuevos problemas de salud.
  4. Coordinación de las esferas sanitarias y de servicios sociales, impulsando el envejecimiento activo.
  5. Apoyar la digitalización y la innovación.
  6. Impulsar el aseguramiento privado.
  7. Buscar la eficiencia de los recursos sanitarios y asistenciales.
  8. Poner en valor la colaboración privada con la Seguridad Social.

Puedes consultar y descargar el informe completo en este enlace.