El estrés es una de las causas principales de las enfermedades físicas y mentales que afectan a la mayoría de las personas. Por lo general, proviene de nuestro propio estilo de vida y, si no realizamos cambios en nuestras rutinas, corremos el riesgo de padecer consecuencias negativas, como depresión e insuficiencia cardíaca. Por esta razón, resulta imprescindible combatirlo y modificar nuestros hábitos. La risoterapia, una técnica terapéutica, tiene como objetivo mejorar el bienestar personal y, por lo tanto, influye en nuestros niveles de estrés.

¿Qué es la risoterapia?

La risoterapia es la técnica terapéutica que promueve una sensación de bienestar y ayuda a mejorar el optimismo de una persona a través de la risa. La risa es, por su parte, una forma de liberación emocional que transmite alegría y felicidad. Si bien la risoterapia no cura enfermedades, practicar sus técnicas podría tener efectos muy positivos a la salud que, en el corto y largo plazo, contribuirán a reducir nuestros niveles de estrés.

Básicamente, la risoterapia propone distintos ejercicios y actividades que promueven la risa ensayada, es decir, la que se ejerce voluntariamente, hasta alcanzar la risa espontánea que es la que surge involuntariamente. El cerebro no distingue entre ambos tipos y, por lo tanto, las dos risas promoverán beneficios mentales. Por supuesto, esta técnica puede estar acompañada por otros hábitos saludables para maximizar sus efectos positivos; algunas personas combinan la sonrisa y el CBD para lograr mejores resultados.

Efectos positivos de la risoterapia

Al reír, nuestro cuerpo expulsa los sentimientos reprimidos y esto ayuda a disminuir el estrés. Esto se debe a que la risa produce dos neurotransmisores: la serotonina y la dopamina. La serotonina ayuda a que el cuerpo se relaje y tenga más energía; la dopamina promueve la motivación y mejora, entre otras cosas, el humor y los patrones de sueño que contribuyen al bienestar general. Esto conduce a mejorar, además, nuestro estado físico. Entre sus principales efectos a nivel corporal, podemos mencionar los siguientes:

  • Mejora el sistema inmunológico: Esto está íntimamente relacionado con la liberación de la dopamina y la serotonina porque se ponen en funcionamiento nuestras neuronas.
  • Mejora la circulación: Esto sucede porque la risa promueve la relajación y, por lo tanto, tonifica el corazón.
  • Mejora la capacidad pulmonar: La risa ejercita los pulmones y, además, ayuda a combatir infecciones respiratorias.
  • Mejora los movimientos musculares: Los músculos que se emplean al reir se relajan y se ejercitan, contribuyendo a reducir las tensiones musculares producto del estrés y permitiendo fortalecer los músculos y sus movimientos.

El estrés tiene muchas consecuencias negativas en nuestro organismo y, por lo tanto, combatirlo es imprescindible para llevar un estilo de vida saludable. La risoterapia, un conjunto de técnicas que promueven la risa ensayada y la espontánea, ayuda a combatir el estrés y, por lo tanto, sus efectos negativos. Además de los beneficios mentales por la descarga de emociones reprimidas, la risa contribuye no solo a combatir el estrés, sino también a mejorar nuestra salud corporal.