Auxiliar de enfermería

¿Cuál es el perfil profesional de un auxiliar de enfermería?

Los auxiliares de enfermería son aquellas personas formadas profesionalmente que se encargan de ofrecer atención sanitaria a los pacientes; sin embargo, este trato no se hace de forma directa, sino bajo la supervisión de una enfermera.

Las principales funciones que se realizan en este ámbito puede ser la alimentación del paciente, tender las camas, ordenar la ropa, ayudar al paciente a vestirse, levantarse e ir al baño; ya que, en muchas ocasiones, dado su estado de salud no pueden hacerlo por sí mismos.

Parecen labores sencillas, pero también llevan el registro y toma de la temperatura, el pulso del paciente (de gran importancia para conocer su ritmo cardíaco) o el peso.

Las labores de estos profesionales no únicamente se centran en un hospital o clínica, sino que también pueden dirigirse a los hogares de los pacientes con la finalidad de prestarles la atención necesaria. Cabe destacar que también son los encargados de registrar el progreso o declive de la persona que cuidan, así como de poder contar con materiales para la higiene y curación de heridas en caso requerido.

Para poder llevar a cabo estas tareas debes tener una formación específica en este campo, el FP de TCAE o Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería te permite obtener el aprendizaje académico en el sector de la sanidad, pudiendo adquirir toda la formación que necesitas para ser un profesional en esta área.

La salud es primordial

Actualmente, los auxiliares de enfermería son cada vez más requeridos en lugares como los centros sanitarios, residencias geriátricas e incluso hogares, ya que muchas personas necesitan de atención médica diaria.

Para poder dedicarte a este sector y trabajar en él, es necesaria comenzar una formación profesional para trabajar como auxiliar de enfermería, y si es tu vocación, este hecho debe ser una de tus prioridades y motivación.

¿Cuál es el perfil profesional de un auxiliar de enfermería?

La persona que se vaya a dedicar a la enfermería debe tener algunos aspectos en su carácter, alguno de ello sería la amabilidad, como también estar dispuesto a tratar de buena forma a los pacientes, pues que al final están optando por un servicio.

En muchas ocasiones, los pacientes se encuentran en un estado de salud delicado, por lo que esperan obtener la ayuda y cercanía de la persona que se encargue de cuidarla. Este hecho no solo te ayudará a hacerlos sentir más cómodos, sino que también hará que la relación con el paciente sea la debida dada tu profesión.

Y ya que estamos mencionando ciertas características, no podemos dejar de lado la empatía. Es necesario poder entender al paciente y comprender sus necesidades, de esta forma podemos lograr que se sienta cómodo. A su vez, esto ayuda a obtener una recuperación más rápida, porque fomenta el buen ánimo y colaboración del paciente. Además, es necesario que dispongas de fuerza emocional. No todas las situaciones son fáciles, por lo que, por ejemplo, no puedes transmitir sentimiento de angustia a la persona que tienes al lado, es decir, tus emociones no deberían ser transferidas, a menos que sean positivas y ayuden en la situación.

¿Qué sucede con la comunicación? Es otro factor que también se debe tener en cuenta. La habilidad de comunicación, sea en el área que sea. En este sector no solo te comunicarías con pacientes, sino también con médicos, de esta manera, si existe una buena comunicación, la atención será mucho más fluida.

Se debe ser responsable en todo momento. Al final, el cuidado de una persona está en tus manos y necesita de tu apoyo para poder curarse y obtener cuidados por tu parte como profesional. Confían en ti, así que es necesario enfocar la atención en las cosas relevantes para evitar errores o despistes.

Como te mencionamos al principio, en algún momento tendrás que ayudar a vestir o encargarte de la higiene de los pacientes. En ocasiones no es una tarea fácil dado el estado del paciente, sin embargo, debes de poner la paciencia y empatía como prioridad para así llevar a cabo las tareas de la mejor manera como cuidado, para que el enfermo se sienta cómodo y seguro.

Informe

Debes estar al tanto de los cambios que se presenten, tanto en comportamiento como en salud. Es por ello que las habilidades de observación son sumamente necesarias para un auxiliar de enfermería. La condición del paciente puede depender de ti, por lo que es vital estar atento a cada señal.

Los reportes e informes también podrían formar parte de tus tareas diarias, por lo que debes tener la disposición para escribirlos y transmitirlos de forma precisa, escribir correctamente los informes médicos debe ser vital, cada detalle cuenta.

Una buena aptitud para ser auxiliar de enfermería, es llevar a cabo las tareas con los compañeros de una manera eficiente y siempre con comunicación.

Si tu vocación es ayudar a los demás en los momentos que más lo necesitan, consulta el FP que te proporcionará todos los conocimientos necesarios para formarte como profesional en este sector tan demandado y vital a día de hoy.