atención a las personas mayores

Dancausa pide cordura y sentido común para gestionar la atención a las personas mayores con responsabilidad y sin riesgos

Necesitamos cordura y sentido común para gestionar la atención a las personas mayores y en situación de dependencia con responsabilidad y sin riesgos”, ha asegurado la consejera de Familia, Juventud y Política Social de la Comunidad de Madrid, Concepción Dancausa, durante el II “Encuentro con Balance”, que se ha celebrado esta mañana en la sede de CEOE en Madrid. Además, ha pedido lucidez para identificar necesidades y no perder de vista la prioridad, que es atender a las personas mayores y dependientes. Para ello, ha demandado la colaboración de los profesionales para construir el sector sociosanitario que la sociedad merece. El encuentro, organizado por Grupo SENDA, ha contado con la colaboración de Aeste y con el apoyo de miResi.

Durante su intervención, Dancausa ha expuesto las tres líneas de actuación en las que, en este momento, están trabajando desde el área de mayores: mejorar la calidad de la atención, aumentar el número de personas atendidas y evitar las situaciones de soledad no deseada entre los mayores.

En primer lugar, respecto a la mejora de la calidad en la atención que prestan los centros y servicios que atienden a las personas mayores y en situación de dependencia, “nos encontramos ante un cambio del modelo. En el Consejo Territorial de Dependencia se está trabajando en un nuevo marco nacional de acreditación de centros y servicios sociales. Sin embargo, no esperamos al nuevo acuerdo marco y ya hemos planteado la necesidad de un crecimiento significativo de las ratios de personal en la atención directa a los mayores en centros residenciales”, ha subrayado la consejera.

De esta manera, el Acuerdo Marco, adjudicado a finales del año pasado y que entrará en vigor en junio, ya incrementa hasta un 0,33 la ratio de personal de gerocultores, hasta un 0,47 la atención directa, una ratio mínima de 0,62 y un precio de 72 euros + IVA de atención global. Un acuerdo marco que ha supuesto incrementar en más de 54 millones de euros al año el presupuesto para 8.500 plazas.

Mayor financiación

Por otra parte, los pliegos del nuevo acuerdo marco de centros de día que ha comenzado a tramitarse incrementará el peso de personal universitario titulado e incorporará tecnología para el desarrollo de las actividades de estimulación.

Asimismo, Dancausa ha señalado que los pliegos del servicio de ayuda a domicilio darán más peso a las horas de coordinación, a los criterios de estabilidad y a las jornadas ahora consideradas mínimas a nivel nacional. Y respecto a la teleasistencia avanzada, la consejera ha asegurado que incorporará el ejercicio físico, los hábitos, la soledad, la prevención del maltrato y otros elementos estrictamente sanitarios.

“Es evidente que mejorar los centros y los servicios con más personal requiere de mayor financiación que, actualmente, es estructuralmente insuficiente a nivel nacional. Por lo tanto, el Gobierno debe aumentarla y lo debe hacer con cargo al nivel mínimo; no solo con el nivel acordado”, ha subrayado Dancausa.

Falta de profesionales

La falta de personal gerocultor y sanitario es otro problema estructural cuyo abordaje la consejera considera prioritario: “Hemos propuesto la agilización de las homologaciones de titulaciones extranjeras. Creemos que también hay que estudiar nuevos puestos de trabajo intermedios entre lo que es, por ejemplo, una enfermera y una gerocultora”.

Conscientes de que cada vez son mayores las necesidades sanitarias de las personas atendidas en centros residenciales, la Consejería impulsa la cooperación sociosanitaria mediante:

  • Un modelo de Unidades de Atención Residencial, desarrollado junto con Sanidad.
  • Establecimiento de geriatras de referencia.
  • Nuevo protocolo de centros sociosanitarios, acreditados por sanidad, que atiendan y apoyen a las personas con prevalencia de necesidades sanitarias.

Por todo lo expuesto, Dancausa ha compartido con los profesionales la necesidad de trabajar por un nuevo modelo de atención, pero previamente entiende que hay que resolver cuatro problemas estructurales:

  1. La insuficiente financiación del Gobierno de España. No puede haber mayor calidad, sin memoria económica y compromiso de financiación desde el nivel mínimo.
  2. El marco de negociación colectiva no siempre es acorde a un modelo de atención centrado en la persona y que requiere del acuerdo entre agentes sociales a nivel de funciones y modelo.
  3. El marco normativo administrativo hace casi imposible las inversiones de amortización a largo plazo.
  4. La preocupante falta de profesionales sanitarios, pero también de gerocultores.

Más personas atendidas

La segunda línea en la que la Consejería está trabajando está relacionada con aumentar el número de personas atendidas con los diferentes recursos y programas de la Ley de Dependencia. “Vamos a ampliar la cobertura y la calidad, a pesar de la permanente infrafinanciación nacional. La norma establece que el Estado y las comunidades autónomas deben hacer una aportación al 50 % y, sin embargo, a día de hoy la Comunidad de Madrid aporta más del 85 % mientras que el Estado no llega al 17 %”.

Aún así, Dancausa ha asegurado que la Comunidad de Madrid es la que más ha reducido el limbo de la dependencia: “Hemos pasado de más de 28.000 personas sin atención alguna, a menos de 11.000. En un solo año hemos alcanzado el objetivo de legislatura de incorporar al Sistema de Dependencia, por lo menos, un 15 % más de personas atendidas”.

Prevención de la soledad no deseada

La tercera línea en la que la Consejería está trabajando es la prevención. Las evidencias científicas acreditan que la soledad no deseada incide negativamente en la salud y en la calidad de vida de las personas. Se trata de un problema que afecta a cada vez más personas en nuestro país y en los del entorno, “por lo que se ha convertido en un reto para las administraciones”.

Aunque existe un amplio consenso social en que las instituciones públicas deben ocuparse de la soledad, hasta el momento no existe una estrategia nacional ni europea de lucha contra la soledad no deseada de las personas mayores.

“Por eso, estamos construyendo un espacio de trabajo desde el que, de la mano de otras entidades, instituciones y administraciones, se actúe de forma colaborativa para evitar las situaciones de soledad no deseada entre los mayores de la región. Somos muy conscientes de que esta Administración por sí sola no puede enfrentar el importantísimo reto que esto supone. Por ese motivo, hemos puesto en marcha esta iniciativa de construcción de una Red Regional cuya coordinación estamos preparando a través de una licitación”, ha concluido la consejera.

En el próximo número del periódico BALANCE Sociosanitario publicaremos un extenso reportaje sobre los temas tratados durante el «II Encuentro con Balance».

Encuentro Balance