Castilla-La Mancha comenzará a desarrollar el recién aprobado Decreto del Concierto Social mediante la convocatoria de una orden para la prestación de servicios residenciales, estancias diurnas y otros servicios para personas mayores de la región, que cuentan con unas 90.000 personas usuarias. 

 La consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano, ha explicado que se trata de la primera prestación que se convoca bajo este nuevo instrumento normativo que “forma parte del desarrollo de la Ley del Tercer Sector Social, aprobada en febrero de 2020, y que viene a cumplir el compromiso del presidente García-Page de apoyar a las entidades que prestan servicios sociales especializados, dando una estabilidad al sector y proporcionando una gestión más ágil y cercana”.
 
Así lo ha declarado la consejera durante la visita que ha realizado a la residencia de mayores ‘Princesa de Éboli’, en Pastrana (Guadalajara), donde ha estado acompañada por el alcalde de Pastrana, Luis Fernando Abril; el presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido; el delegado de la Junta en Guadalajara, Eusebio Robles; la delegada provincial de Bienestar Social, Inmaculada Tello, y el director del centro, César Osuna.
 
La concertación social, como ha destacado Bárbara García, es un nuevo modelo muy demandado por parte de las entidades del Tercer Sector ya que encuentran en él mayor seguridad jurídica y más garantías para dar continuidad a la gestión de los recursos sociales especializados y a sus trabajadores y su objetivo es “apoyar al Tercer Sector porque, además es un decreto que  nace de la Ley del Tercer Sector para apoyar a los pueblos, al medio rural, ya que también va muy ligado a la lucha contra la despoblación porque entendemos que en las zonas más rurales y más despobladas es donde tenemos que llevar más recursos para fijar población y a fomentar empleo porque al final cuando fijas población también fomentas empleo”.

Del acuerdo marco al concierto social 

Hasta la aprobación de este Decreto, la prestación de estos servicios se venía realizando dentro del Acuerdo Marco, mediante subvenciones anuales, lo que suponía una sobrecarga en la gestión. Ahora, ha apuntado la consejera de Bienestar Social, se van a ampliar los periodos de concesión ya que, “hasta ahora se renovaban anualmente y ahora van a ser por cuatro años, prorrogable hasta 10 años, en los casos de las residencias que ya están construidas; y en los casos de las residencias que están por construir, van a ser de 10 años y se van a poder prorrogar hasta 20 años con lo cual vamos a generar estabilidad en el sector”.
 
El ámbito de la atención residencial a personas mayores, que será la primera orden a desarrollar dentro del Concierto Social, comprende 5.541 plazas residenciales, 423 plazas de estancias diurnas y más de 84.000 estancias temporales anuales, con un montante total de 100 millones de euros que invierte el Gobierno de Castilla-La Mancha en la prestación de estos servicios.