Emera abre una nueva residencia en Carabanchel

A finales de junio se recibieron a los primeros residentes de la nueva residencia situada en la calle Ventura Díaz Bernardo, cerca de la Avenida de los Poblados, en el Pau de Carabanchel. 

Emera abre una nueva residencia en Carabanchel que cuenta con más de 11.650 m2 de superficie que albergan cuatro plantas de uso residencial y un Centro de día de 30 plazas. Las 195 plazas residenciales se distribuyen en 119 habitaciones individuales, 30 dobles y 11 Suites individuales o dobles acondicionadas como apartamentos totalmente independientes. Todas estas estancias son exteriores y están perfectamente adaptadas a personas con movilidad reducida. Además, usuarios y familiares podrán compartir momentos agradables en la cafetería o los espacios al aire libre de la residencia, ya que dispone de un patio amplio, varias terrazas y zonas ajardinadas con todo tipo de comodidades.

Las instalaciones del centro destacan por una alta calidad y un excelente diseño pensado específicamente para los futuros usuarios. Tanto en las zonas comunes como en las habitaciones, se ha hecho hincapié en la estética y en la funcionalidad de los espacios. El objetivo ha sido combinar los más altos estándares asistenciales con servicios de hostelería de calidad de modo que se garantice en todo momento el confort, el bienestar y la seguridad de las personas mayores.

Dividida en unidades de convivencia

Por ese motivo, la residencia de mayores está dividida en unidades de convivencia de pequeño tamaño que tienen en consideración el nivel de dependencia de cada grupo de residentes. Esto permitirá atender tanto a personas más autónomas como asistidas en entornos adaptados para cada una de ellas. Las instalaciones asistenciales han sido también concebidas para permitir todo tipo de estancias, tanto permanentes como temporales (por recuperación, postoperatorio, respiro familiar, etc.), sin duración mínima de estancia.

primeros residentes

Desde su creación, Emera España ha edificado su modelo de atención (el modelo de cuidados en acompañamiento) sobre pilares considerados esenciales para dignificar el cuidado a las personas mayores. Comprometerse a trabajar sin usar sujeciones es uno de ellos. Por ello, al igual que en todos los centros que Emera ha ido inaugurando recientemente en Madrid, Sevilla, Almería y Murcia, todas las medidas implantadas en Emera Carabanchel, desde la iluminación indirecta de las instalaciones, hasta los cuadros sensoriales, pasando por su estructura y organización, han sido pensadas para garantizar desde el inicio unos cuidados sin uso de sujeciones. La atención que se ha dado al diseño y proyecto de la Unidad de Cuidados Especiales para residentes que sufren de demencias con posibles trastornos de la conducta es un claro ejemplo de ello.

Cabe mencionar que, en todo momento, el proyecto asistencial de Emera contempla ofrecer a sus usuarios una atención centrada en la persona y responder a sus necesidades, tanto las derivadas de la dependencia física o cognitiva como los deseos y preferencias del residente dentro de una vida en comunidad.

En cuanto a la parte hostelera, la residencia dispone de lavandería y cocina propias. Los menús se elaboran íntegramente en la residencia, siguiendo una dieta supervisada por el departamento médico del centro, y se sirven en el restaurante o en los comedores de las distintas unidades de convivencia.

Junto con el departamento de Trabajo social, la Dirección de Emera Carabanchel atiende todas las solicitudes de información tanto telefónica como presencialmente. Y cuenta con el apoyo y compromiso de un equipo profesional interdisciplinar (departamento médico y de enfermería, auxiliares de enfermería, profesionales de fisioterapia y terapia ocupacional, psicólogo, etc.) para cuidar de sus nuevos usuarios.