El Gobierno de Cataluña ha dado luz verde a un nuevo Decreto Ley de medidas urgentes en el ámbito social para paliar los efectos del COVID-19. Estas medidas tienen como finalidad ampliar y complementar otras ya aprobadas por el Ejecutivo en relación con el Sistema catalán de servicios sociales, de carácter público y privado, que presta atención residencial.

En este sentido, la norma aprobada faculta al Departamento de Salud para que tenga acceso al censo de residentes, es decir, a los datos sanitarios y asistenciales de las personas mayores de las residencias. El objetivo es doble: por un lado, poder ejercer mejor el control epidemiológico de la pandemia del COVID-19 a partir de la integración de las historias clínicas de los pacientes al sistema de salud pública de Cataluña; y, por otro, mejorar la calidad de los servicios asistenciales que se prestan en estos centros.

Este Decreto Ley entrará en vigor el mismo día de su publicación en el DOGC.