Foro LideA

Foro LideA: diez años trabajando por la participación y el liderazgo de las personas mayores

El Foro LideA, foro de diálogo y reflexión que promueve la partición de las personas mayores e impulsa su liderazgo en la sociedad, cumple diez años y para celebrarlo ha reunido a más de 100 personas en la jornada “Liderazgo de las personas mayores para construir la sociedad del futuro” en la Fundación Canal.

La consejera de Familia, Juventud y Política Social de la Comunidad de Madrid, Concepción Dancausa, y Cristina Rodríguez Porrero, coordinadora del Foro LideA, han inaugurado el encuentro. Durante su intervención, Dancausa ha señalado que, hace un tiempo, “habría sido impensable participar en una jornada profesional, con técnicos, empresas y entidades del Tercer Sector, donde se conjugasen las palabras: liderazgo, futuro y personas mayores”. Pero el paradigma ha cambiado y, hoy en día, la consejera asegura que, cuando hablamos y reflexionamos sobre las personas mayores, “estamos hablando de uno de los mayores motores de cambio y un pilar básico de la sociedad actual”. Y ha concluido subrayando que, en el colectivo de las personas mayores de 65 años, “encontramos mucha diversidad; pero, especialmente, gente con tiempo, salud e inquietudes».

Por su parte, Rodríguez-Porrero ha asegurado que las organizaciones que trabajan por el bienestar de las personas mayores “queremos contribuir en una sociedad amigable, ética, justa y digna en todas las edades”. Pero ha advertido de que mejorar la vida de las personas exige “decisiones políticas inteligentes”. La coordinadora de Foro LideA también ha presentado a los asistentes el libro recopilatorio de todos los documentos que la entidad ha elaborado durante esta década: “Si queremos ser agentes de cambio, la reflexión es fundamental. Y estos documentos analizan cuestiones relevantes para constituir una sociedad inclusiva”. También ha avanzado que están preparando otros informes que ponen el acento en aspectos como el envejecimiento y diferencias de género, la discapacidad, las zonas rurales, etc.

Tres mesas redondas han permitido conocer y compartir conocimientos y experiencias con personas de distintas generaciones y organizaciones para, entre todos, construir la sociedad del futuro más inclusiva, justa y equitativa para las personas de todas las edades.

Desterrando estereotipos

La mesa Desterrando estereotipos para acabar con el edadismo se ha centrado en los principales estereotipos a los que aún tienen que enfrentarse las personas mayores. Según Fernando Mosteiro, vicepresidente de Lares Madrid, el edadismo está normalizado: “Los estereotipos predominan en la sociedad. 1 de cada 2 personas es edadista. Y son un lastre que nos cuesta superar porque los mayores los asumimos y nos limitamos”. Uno muy marcado es la homogenización de este grupo poblacional, el lenguaje paternalista, el relacionar la enfermedad con el envejecimiento, etc. Para combatirlo ha propuesto mayor financiación, un pacto nacional de cuidados dignos que mejore la atención a la dependencia y combata la discriminación por edad en sanidad. Asimismo, ha expresado que “cuando nos centramos en la persona el edadismo desaparece”.

En la misma línea, Gonzalo Berzosa, vicepresidente de la Confederación Española de Aulas de Tercera Edad (CEATE), ha manifestado la necesidad de un cambio de imagen de lo que son las personas mayores. Y, para generar imágenes nuevas, “debemos mostrar que realizamos proyectos porque somos activos, tenemos ilusión y somos partícipes del cambio”. También ha pedido a la Administración Pública no identificar la vejez con jubilación, visibilizar a la mujer mayor, realizar políticas de acompañamiento contra la soledad no deseada y apostar por las ciudades amigables.

Javier García, gerente de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA), ha reconocido que cuando las personas mayores comparten sus ideas, los estereotipos se van perdiendo. “Nos negamos a dejarnos llevar por los estereotipos. Los estamos desterrando. Debemos imponer nuestras ideas: somos saludables, activos, participativos… Y tenemos que generar el cambio. No podemos esperar a que lo hagan por nosotros. Tenemos que seguir liderando nuestras vidas”, ha subrayado.

Foro LideA

Soledad no deseada y solidaridad intergeneracional

A continuación, Iñigo Estellés, de la Dirección General de Atención al Mayor y a la Dependencia de la Comunidad de Madrid; Lázaro González, presidente de la Plataforma de Mayores y Pensionistas (PMP), e Inmaculada Ruiz, presidenta de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP), han abordado la soledad no deseada de las personas mayores y la importancia de la solidaridad intergeneracional para acabar con ella.

Íñigo Estellés, ha expuesto antecedentes, experiencias y previsiones del abordaje de la soledad no deseada, a través del Programa de Acción en Red de atención a mayores en soledad. Se trata de una propuesta colaborativa para construir en la Comunidad de Madrid una Red de entidades, profesionales e instituciones para la atención a mayores en soledad, con fórmulas de intervención consensuadas, comunes y coordinadas.

Lázaro González ha hecho hincapié en la importancia de este trabajo conjunto entre la Administración Pública y los movimientos sociales: “El abordaje de la soledad es tarea de todos. Debe estar liderada por las Administraciones Públicas, pero deben intervenir los movimientos sociales, las empresas y la sociedad en general”. En su opinión, debemos avanzar hacia una sociedad cuidadora en la que el eje de todo sea la convivencia intergeneracional. “Sin este concepto de sociedad cuidadora es imposible abordar la soledad”. Además, las ciudades se deben construir en base a la convivencia: “Hay que crear espacios de inclusión que sean accesibles y amigables”, ha apuntado. Por otra parte, ha recordado que “el espacio fundamental para abordar la soledad es el ámbito local”.

Por último, Inmaculada Ruiz ha constatado que la transformación de la familia en estos años ha dado origen a una mayor soledad de las personas mayores. “Existe un problema de comunicación. Por ello, tenemos que informar y educar en la intergeneracionalidad desde la edad infantil”. Precisamente, algunos proyectos contra la soledad en los que UDP trabaja últimamente están enfocados a la solidaridad intergeneracional con estudiantes de Secundaria. Y es que, “la intergeneracionalidad salva vidas”, ha subrayado la presidenta de UDP.

 

Liderazgo y participación social

Finalmente, para hablar del liderazgo y la participación social de las personas mayores para un envejecimiento activo y saludable han intervenido Pilar Rodríguez, presidenta de Fundación Pilares; Marina Troncoso, presidenta de la Confederación Estatal de Asociaciones y Federaciones de Alumnos y Exalumnos de los Programas Universitarios de Mayores (CAUMAS) y José Luis Jordana, secretario general de la Confederación Española de Aulas de Tercera Edad (CEATE).

Pilar Rodríguez ha hablado de ciudadanía activa y comprometida. En su opinión, hay grandes carencias en lo que respecta al liderazgo de las personas mayores: “La sociedad tienen que tomarse más en serio la participación de las personas mayores”. Esa participación tiene importantes beneficios para las personas y la sociedad. Pero, para ello, es preciso “romper muros y llegar a la sociedad, y que la sociedad escuche activamente y con respeto”. Para favorecer la participación de las personas mayores también es interesante conocer qué les interesa. Además, deben ser conscientes de la trascendencia de “traspasar su conocimiento a las otras generaciones. Es nuestro legado”.

Para Marina Troncoso, “las personas mayores tienen la capacidad, el conocimiento y la experiencia para ser líderes de sus propios proyectos de vida y para liderar proyectos políticos, económicos y sociales que beneficien al colectivo de mayores y a la sociedad en general, actuando conjuntamente con los demás agentes implicados desde una posición de poder”. También ha insistido en la idea de que los mayores deben compartir con las demás generaciones su experiencia y conocimiento. Ha reconocido, que “a veces nos falla la comunicación, no sabemos llegar”, pero ha apostado por trasmitir la ilusión a través de nuevos proyectos de vida.

Por último, José Luis Jordana ha explicado que participación es la palabra clave: es un derecho, un deber y una necesidad: “El colectivo de las personas mayores representa el mayor potencial humano de la sociedad actual. Pero este potencial está infravalorado e infrautilizado. La participación activa y productiva de las personas mayores en la sociedad no sólo es un derecho y un deber, sino que es una necesidad, de supervivencia de los mayores y del mundo en que vivimos”. También ha resaltado la importancia del voluntariado: “Es vital llegar a comprender la decisiva aportación de las personas mayores, a través de proyectos y acciones de voluntariado, en la construcción de un mundo más justo, libre, solidario y humano”.

La coordinadora del Foro LideA, Cristina Rodríguez-Porrero, ha sido la encargada de comunicar las conclusiones y el director general de Atención al Mayor y a la Dependencia de la Comunidad de Madrid, Juan José García Ferrer, ha clausurado la jornada concluyendo: «Tenemos que ser capaces de generar políticas públicas que no limiten a las personas mayores. Por eso, es importante que haya personas mayores ocupando puestos importantes en políticas públicas y no sólo en puestos consultivos sino ejecutivos”.