La Fundación Pilares para la autonomía personal ha presentado, en colaboración con la Sociedad Valenciana de Geriatría y Gerontología, y contando con la presidencia del director General del Imserso, Luis Alberto Barriga, dos nuevas publicaciones sobre el ejercicio de los derechos y deberes de las personas mayores en situación de dependencia.

Ambas guías se enmarcan en la colección de la Fundación Pilares:

  • Nº 7 “Ejercicio de derechos y deberes de las personas mayores atendidas en centros”. Guía para profesionales de residencias y otros centros. Edición y coordinación a cargo de Pilar Rodríguez Rodríguez, Toni Vilà Mancebo y Clarisa Ramos Feijóo. Participando como coautoras/es de esta Guía: Félix Arregi Etxeberria, Anna Bonafont Castillo, Xavier García-Milà Lloveras, Ana García Mendoza, Marije Goikoetxea Iturregui, Astrid Lindström Karlson, Josefa Lorenzo García, Antonio Martínez Maroto, Teresa Martínez Rodríguez, Carlos Mirete Valmala. Está orientada a los equipos profesionales que desempeñan su labor en las residencias y otros centros y ofrece conocimientos, estrategias e instrumentos en la misma línea de promoción de derechos que incrementen la autonomía y la calidad de las condiciones de vida de las personas que viven o son atendidas en centros.

Tanto para familias como para profesionales

Durante este acto de presentación se han compartido contenidos sobre el enfoque de derechos humanos de las personas mayores, así como estrategias y orientaciones para promover su ejercicio, tanto en el seno de sus familias como en las residencias y otros centros, Ambas publicaciones buscan abordar de manera didáctica y cercana herramientas, conocimientos y estrategias para facilitar esta labor.

Los cambios acaecidos desde el inicio, hace ya más de un año, de la pandemia Covid 19 nos han confrontado con una normalización de diferentes formas de vulneración de derechos, que han supuesto un recrudecimiento del edadismo, sumado a restricciones que no han tenido en cuenta las opiniones de las personas mayores. Todo ello ha vuelto a mostrarnos la necesidad de insistir en un cambio de modelo que ponga en el centro a las personas desde el respeto de su dignidad y la promoción de sus derechos.