“Emprendimiento, innovación y tecnología en la economía sénior” es el título del III Encuentro de Economía Sénior que se celebró ayer de manera virtual. Profesionales en la materia abordaron los retos que se plantean al estado del bienestar y analizaron cómo la industria se posiciona para satisfacer las nuevas demandas de un segmento de mercado creciente y sorprendente. Asimismo, expusieron diferentes innovaciones tecnológicas y sociales que pretenden mejorar la calidad de vida de los mayores.

El encuentro, conducido por el presidente de Next Educación, Manuel Campo Vidal, fue inaugurado por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. “Debemos fortalecer los modelos sanitario y de bienestar social para revitalizar el relato del envejecimiento”, destacó. Y añadió que la telemedicina “permite ofrecer mejores resultados a los pacientes y aporta más autonomía e independencia a las personas mayores y con discapacidad”. Por eso, en su opinión, la economía sénior ofrece oportunidades extraordinarias de negocio, relacionadas con la robótica, los servicios, el ocio, la innovación tecnológica, etc.

A continuación, el secretario general de Aeste, Jesús Cubero, hizo una completa presentación del Plan de Choque en Dependencia y sus implicaciones para el sector de atención a las personas mayores y en situación de dependencia. “Un sector que tiene un volumen de negocio de 6.065 millones de euros, lo que supone el 0,5 % del PIB del país”, destacó.

Respecto al Plan de Choque Cubero subrayó que “el Estado ha reconocido la financiación insuficiente. Por ello, en 2021 aportará 600 millones de euros adicionales, en 2022 otros 1.200 y en 2023 alcanzará los 1.800. En tres años, el Sistema de Dependencia tendrá un incremento de la financiación de 3.600 millones de euros”. Esto permitirá, detalló Cubero, “mejorar los servicios y prestaciones de las personas dependientes, pero también las condiciones labores de los profesionales que las atienden”. Otros puntos destacados que incluye el Plan de Choque en Dependencia tienen que ver con la reducción de la lista de espera, la acreditación de centros y servicios, la revisión de la compatibilidad entre prestaciones, la regulación del asistente personal y, ya en 2022, la teleasistencia se convertirá en un derecho subjetivo para las personas dependientes.

Iniciativas empresariales innovadoras

Seguidamente, cuatro empresas innovadoras que exploran la economía sénior: Cuideo, Adopta un Abuelo, Idoven y SofiaThinks, expusieron su modelo de negocio. Concretamente, el cofundador y consejero delegado de Cuideo, Roberto Valdés, destacó que en estos momentos “estamos digitalizando el sector de los cuidados profesionales en el domicilio. El año pasado, atendimos las necesidades de 25.000 familias”. Respecto a 2021, Valdés espera que sea un año de crecimiento: “Pretendemos prestar servicio a 40.000 familias, consolidar la internacionalización en Francia y llegar a alianzas con otras empresas para ofrecer un servicio de la máxima calidad”.

Por su parte, el fundador y presidente de Adopta un Abuelo, Alberto Cabanes, explicó que su proyecto conecta a jóvenes con personas mayores “para romper la brecha intergeneracional y lograr la inclusión social de las personas mayores en la sociedad”. Cuentan con una plataforma de videollamada propia y, en 2020, sumaron más de 40.000 horas de acompañamiento. En 2021 espera mejorar esas cifras y, próximamente, “presentaremos una APP innovadora”.

Finalmente, el consejero delegado de Enisa, José Bayón, habló sobre el Plan de Recuperación Europeo y las oportunidades para las empresas de economía sénior.