El desarrollo de la Especialidad de Geriatría en España no es regular ni homogéneo y los modelos asistenciales también son variables. Concretamente en Extremadura la Geriatría como especialidad Médica se desarrolla en Cáceres pero no en Badajoz. La Unidad de Geriatría de Cáceres, referencia de la especialidad en Extremadura, data de 1992.

Los centros gerontológicas, sin embargo, tienen un desarrollo más homogéneo en todas la comunidades del país y su inicio se remonta al año 1971-72, con la puesta en marcha del primer plan gerontológico de la Seguridad Social que da lugar a la creación de las grandes Residencias de Mayores como las que se encuentran en Extremadura.

La SEGG, como sociedad multidisplinar, aglutina profesionales que trabajan con gran interés en asistencia geriátrica: “el conjunto de niveles asistenciales hospitalarios y extra hospitalarios tanto sanitarios como sociales, especialmente diseñados para la atención a las personas mayores”.

La pandemia ha causado un enorme sufrimiento a las personas mayores y especialmente a las que viven en residencias. Esta situación ha puesto de manifiesto enormes carencias que ya se venían anunciando pero jamás han sido tomadas en serio. El sistema sanitario de atención a las personas mayores que pivota en la atención primaria de salud y escasamente en los servicios de geriatría allí donde existan… ha permanecido de espaldas al sistema de asistencia social a las personas mayores, a lo largo de muchos años.

Los centros específicamente dedicados a la atención asistencial de personas mayores y dependientes han quedado obsoletos y han perdido su idoneidad ya que no responden a las necesidades actuales de un colectivo que va en aumento por el aumento de la longevidad. Dejar de lado esta realidad y evitar emplear recursos para mejorarlos es una auténtica irresponsabilidad.

La tan mencionada Atención Centrada en la Persona no debe hacernos olvidar que hay unos aspectos básicos que tienen que estar absolutamente bien atendidos y son irrenunciables. Digamos que no se puede renunciar en una residencia a una atención sanitaria rápida, eficiente y eficaz, que no aumente incomodidades a la persona mayor y que no facilite la duplicidad y triplicidad del gasto sanitario.

Hay dos claves que se hacen cada vez más necesarias: la importancia que tiene respetar el deseo de la persona mayor en cuanto al lugar donde quiere pasar sus días y sus noches… Y otra, la importancia que tiene una buena información a la familia sobre el estado de los residentes.

Desarrollar sistemas asistenciales específicos para las personas mayores es irrenunciable; por lo tanto extender la asistencia geriátrica a todas las áreas de salud de la comunidad extremeña es necesario; además, implicar a la atención primaria de salud e integrar los niveles sanitarios y sociales es la mejor alternativa.

Fdo.: Mª Montaña Román.

Vocal de Extremadura en la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, SEGG.