La Fundación DomusVi, sensible ante las dificultades económicas por las que atraviesan muchas familias españolas en estos momentos, destinará una bolsa de un millón de euros para ayudar de manera directa a las familias a financiar el coste de los servicios residenciales de las personas mayores que los necesiten.

A través de un bono-ayuda asistencial, la Fundación DomusVi cubrirá de manera parcial el precio de la tarifa de acceso a la plaza privada residencial a aquellas familias que reúnan los requisitos necesarios para acceder a esta ayuda.

Facilitar el acceso de las familias a un servicio residencial de calidad en sus centros para mayores tras la crisis desencadenada por la pandemia del COVID-19 es el objetivo de esta iniciativa solidaria. Con un descenso del 11,1 % del PIB en el año 2020 y una economía lastrada por la parálisis de la actividad, el bono asistencial busca aportar una ayuda directa a las familias.

Nuevos ingresos

El bono-ayuda se aplicará a los nuevos ingresos de las residencias, porque esta iniciativa solidaria pretende ayudar a aquellas familias que, debido a la pandemia, tienen actualmente necesidad de acceder a una plaza residencial. Sobre todo en un momento en el que las personas mayores son más vulnerables y necesitan los mejores servicios y cuidados asistenciales. Los requisitos de acceso a estas ayudas dependerán de la situación familiar y asistencial de la persona a ingresar.

Cuidar de las personas mayores requiere grandes dosis de empatía y cariño, y hoy día, más que nunca, deben ir acompañadas de las mejores garantías de seguridad. A punto de finalizar la campaña de vacunación en las residencias de mayores, los centros son hogares seguros donde vivir, en los que el cuidado y el bienestar de los residentes y sus familias es la máxima prioridad.