La terapia intensiva mejora la autonomía y movilidad

La terapia intensiva mejora la autonomía y movilidad en personas abocadas a ser dependientes

El Centro Europeo de Neurociencias (CEN) ha demostrado, en todos los casos tratados, que la terapia intensiva mejora la autonomía y movilidad, incluso en aquellas que habían sido ya dadas de alta por el sistema sanitario porque no parecía posible una recuperación.

 
La limitación de medios y/o protocolos sanitarios provoca que las personas de más de 65 años o con lesiones cerebrales o medulares supuestamente crónicas no tenga la posibilidad de rehabilitación, o bien no con la intensidad y recurrencia necesaria para revertir la lesión y recuperar el máximo la movilidad. Sin embargo, la terapia intensiva mejora la autonomía y movilidad y está consiguiendo muy buenos resultados. «Gracias a la terapia intensiva, el 100 % de los casos atendidos en el centro, para los que no se contemplaba recuperación alguna, han conseguido mejoras muy relevantes para su vida cotidiana», aseguran desde CEN.

 

Casos reales

Tal es el caso de Alicia, que sufrió un ictus con 82 años, y a cuya familia se le comunicó que no sería posible su rehabilitación y, por lo tanto, quedaría en silla de ruedas el resto de su vida. Tras tres meses de terapia intensiva en CEN, Alicia vuelve a andar y a tener una vida con un elevado nivel de autonomía.

Asimismo, Angelina, que sufrió una lesión medular y quedó con la única movilidad de su dedo gordo del pie, fue abocada a vivir totalmente dependiente de la silla de ruedas hasta que, con esfuerzo y una terapia intensiva ha recuperado su movilidad. 

Estos son dos ejemplos, entre otros muchos que abarcan personas desde los 12 años hasta octogenarias, que ilustran una tendencia común en nuestro país que limita la rehabilitación exclusivamente a los casos tipificados en “recuperables”, dejando al margen al resto de personas cuya recuperación se reduce, en el mejor de los casos, al sector privado, siendo el avance solo viable a través de la terapia intensiva que se apoya en tecnología avanzada. 

Desconocida, pero con grandes posibilidades

“En España, desafortunadamente, la terapia intensiva sigue siendo bastante desconocida, dentro de la gran capacidad que tiene para romper muchos de los límites que se han asumido dentro de la rehabilitación. Esto implica que miles de personas queden postradas de por vida en una silla de ruedas cuando lo único que necesitan es ponerse a caminar”, señala José López Sánchez, cofundador y director técnico de CEN.

La robótica, una aliada

La ayuda de la robótica, en terapia intensiva, es fundamental, especialmente al comienzo, dado que las personas que acuden al centro vienen muy debilitadas, y, a veces, incluso, sobremedicadas. Esta falta de fuerza muscular suele ser consecuencia en parte por las lesiones cerebrales, medulares o de otro tipo, pero también por la falta de movilidad a las que las han sometido. 

“Creamos este centro para importar, y compartir con nuestros colegas, la experiencia y la práctica que descubrimos trabajando en algunos de los mejores centros de neurorrehabilitación del mundo, ya que en España no contábamos con ningún centro que practicara la terapia intensiva con tecnología de última generación, tal y como lo hacen en los países más punteros”, comenta Cristina Vázquez González, cofundadora y fisioterapeuta de CEN.

“En el equipo lo vivimos también con mucha intensidad y dedicación, ya que les ofrecemos una oportunidad que cambia muy positivamente sus vidas y siempre se van no solo con mayor movilidad, sino también con esperanza”, concreta esta experta